Buscar

mes

junio 2013

Derechos Humanos: Entrevista a Margarita Michellini

En el marco de los 40 años del inicio de la dictadura militar en Uruguay compartimos una entrevista  que realizamos para una investigación en la Universidad ORT en 2011 a Margarita Michelini, una víctima de dicho proceso.

1)      ¿Cómo está viviendo este nuevo periodo histórico en el cual existen nuevos procedimientos e investigaciones por la búsqueda de la verdad tras un gran periodo donde se busco tapar la misma?

Lo que sucede es que una cosa es el sentimiento personal y otra la valoración que tú podes hacer la cual es mas subjetiva.

Respecto a la búsqueda de la verdad, en Brasil, Chile, Argentina y Uruguay que es lo que más conozco, puedo decir que Argentina y Uruguay están prácticamente en un mismo nivel, porque yo viví muchos años en Argentina, Brasil y Chile ya han sido muy diferentes, no es lo mismo, el que sea regional es una afirmación que yo no comparto, en Brasil fue muy tardío, si bien el proceso de apertura de Brasil también fue muy diferente, porque incluso antes de que terminara la dictadura empezaron a volver los exiliados,  hubo  proceso de reparación económico y la búsqueda y el conocimiento de la verdad  es muy distinto.

Uruguay tuvo un hecho muy importante con la búsqueda de la verdad , con la “Comisión de la Paz” que empezó Jorge Batlle que yo la viví con optimismo y después me desilusionó,  además está el tema de la muerte de  Pérez Aguirre que a mí me desconcierta.

Por su parte con el gobierno de Vázquez hay una limitación grande, incluso para las personas que quieren saberla, se pone toda la carga en las victimas, en los testimonios de las víctimas y muy poca investigación en archivos y documentos y sobre todo en otras formas de investigación por parte de los gobiernos.

Con el tema de la Comisión de Batlle mucha gente vinculada a la policía que no estaba manchada con este tema, supo plantear a alguna persona que lo que había que hacer era buscar detectives, personas investigadoras que no estuvieran contaminadas para hacer una investigación profesional de alguno de los temas que no se conocen.

Respecto al asesinato de Zelmar, de Gutiérrez Ruiz, hay responsables presos, pero no se logró conocer exactamente de donde vino la orden, quien la ejecutó, el estado está en deuda en este punto de la verdad, avanzó la justicia porque evidentemente el gobierno de Bordaberry tiene responsabilidad política por omisión y porque no hicieron ninguna investigación y porque ellos eran los jefes y por tanto los responsables, pero concretamente sobre este punto hay solo  aproximaciones, no se ha logrado del todo, me parece que falta imaginación, recursos económico y humanos.

Una de las personas que más ha investigado es la fiscal Mirtha Guiance, quien no tenía la posibilidad en su escritorio de llamara el exterior, no tenía el numero 0 para comunicarse al exterior y tenía que hablar a la Argentina por ejemplo. Entonces tu vez la importancia que se le dan a algunas cosas, cuando ves los recursos económicos y  humanos que se destinan a ese punto.

Yo creo que la Comisión para la Paz tuvo poco, no  conozco todo el trabajo a fondo, pero cometió errores, como por ejemplo decirle a  familiares de una persona desaparecida en Uruguay (que no estaba vinculada al plan cóndor) que  ellos sabían que lo habían matado, pero no le daban los restos, para esta persona que había sido su marido, el padre de su hijo, su convencimiento era de que después de tanto tiempo seguramente estaba muerto, no le dijeron nada nuevo, y no le aportaron ninguna prueba nueva.

En este caso lo importante fue para los familiares, que el presidente los recibió, es decir hay gestos importantes de los gobernantes de los estados que no es lo mismo. No es lo mismo que un presidente desconozca que existe una Comisión de familiares desaparecidos a que los reciba.

Pero después hay otro paso, a mi me parece que con respecto a la verdad hay todavía mucho para hacer.

En Argentina se hizo una Comisión  con  Alfonsín apenas asumió para que en ese momento hubiera testimonios mucho más frescos.

A los presos comunes los vienen torturando de hace muchos años, y la tortura en una ciudad democrática hay que erradicarla, en Estados Unidos la justifican pero un país con valores no se puede aceptar.

Personalmente me sentí mucho mejor a partir del primer paso que después me desilusionó con lo del gobierno de Jorge Batlle, que además después apareció Macarena Gelman, se destrabó esa situación que ya era conocida, el presidente Sanguinetti la había conocido y había complicidad del gobierno.

Después concretamente con el gobierno de Tabaré Vázquez hubo muchos gestos, incluso hubo reparación económica, una ley de reparación económica, lo cual no es completa, porque los ex presos y los familiares buscan más y critican esas leyes, pero de todas maneras hubo avances en la búsqueda, yo donde creo que no hay avances es en lograr romper el silencio, el silencio cuando hay crímenes generalmente muchas veces se vuelve contra las victimas porque la gente desconfía, a mi me paso eso en Buenos Aires, donde hubo todo un periodo de apertura con Alfonsín y después se dejó de hablar del tema y un taxi metrista me dijo que todo era mentira, me lo dijo a mí que lo viví personalmente, entonces como no es el tema principal de la gente, porque es lógico las personas tienen  muchos intereses distintos, los gestos y las políticas públicas que se establezcan son muy importantes, importantes para también para el resarcimiento de las víctimas.

Cualquier situación de violencia domestica, de un niño que lo golpean, una persona que la asaltan muchas veces, el sentimiento general es que vos hiciste algo para que te pase eso, te roban la cartera y te dicen ¿hay como la dejaste ahí?, bueno si pero ahí hubo un chorro que me robó la cartera, después yo tuve poco avispada.

También creo que las victimas de cualquier situación, la que sea, tiene  un trabajo personal para salir de esa situación, en el caso de muchos de nosotros además de victimas fuimos protagonistas del hecho porque si bien yo no pensaba que a mí no me iban a secuestrar e iban a dejar a mi hijo solo con 20 meses, yo era protagonista de un momento, yo estaba semi clandestina en Argentina y tenía mis documentos,  participaba de un partido político que si bien no era guerrillero como los tupamaros había hecho actos violentos y que en ese momento estaba trabajando en Argentina bajo dictadura pero de una manera clandestina entonces yo sabía que me podía pasar algo.

Yo fui protagonista de un momento histórico, de una lucha  que ahora puedo pensar en algunas cosas igual  o diferente, pero después fui víctima  de cosas muy graves que además no puede hacer un estado.

Para una persona que lo secuestra un delincuente su situación es horrible pero sabe que quienes lo tienen que defender lo están buscando, la policía, su familia, pero cuando el que te infringe el delito es el propio estado, lo que llamamos terrorismo de estado, es muy fuerte.

En conclusión me siento mejor con estos gobiernos porque creo que hicieron reparación, con respecto a la verdad faltan imaginación y recursos, hay que buscarla no solo en testimonios de las personas que vivieron eso y en los documentos por más que se haya avanzado en eso.

¿En comparación con otros países que usted conozca cómo ve a Uruguay en este tema?

Yo lo que más conozco es Argentina y respecto a esto Uruguay está muy mal, porque en aquel país lo que sucedió fue que siempre se habló del asunto, se habló en los diarios, aparecía un hijo de desaparecido y lo ponían en tapa y habían entrevistas.

Yo volví de Argentina y vi que había temas de que no se podían hablar, no se hablaba de determinadas cosas. Cuando apareció el hijo de Sara Méndez  vinieron y me dijeron “Michelini usted tiene que escribir su historia, usted conoció a esa mujer, es aun historia, 26 años buscando a su hijo”, te podía gustar ver la cara de Sara Méndez o no, pero el muchacho este con un criterio periodístico vio que era la tapa de cualquier diario. Yo en ese momento en el diario estaba en una revista infantil y le dije a mí nadie me pidió que haga  la nota, ¿vos como la pones en tapa?, imagínate cualquier novela de televisión buscan a los hijos durante no sé cuantos capítulos y está todo el mundo prendido, acá era;  sos amigo de Sara Méndez o estás en contra, y poco menos que se le negaba, Jorge Batlle le dijo a una persona que yo conozco que ella seguía rompiendo las bolas con su hijo y que hasta desconfiaba de eso.

Hubo una forma de tratar los delitos del terrorismo de estado en Uruguay muy perversa, esa es la palabra que yo entiendo y creo que si bien hay una enorme responsabilidad, está dado en lo que yo le llamo el “partido de la impunidad” que es civil y militar y que atraviesa los partidos políticos porque también los hay en el frente, también desde el sector que reclamó y buscó la verdad a veces se cometieron errores que no ayudaron pero tampoco fueron los determinantes.

En cambio en Argentina tú podías estar en la Recoleta en el restaurante más sofisticado y oías hablar del tema de los desaparecido, con una cierta naturalidad y horror por supuesto, pero no era un tema tabú, acá había un tabú sobre ese tema, se hablaba como en confianza, era el 20 de mayo fecha de mi papá y mis compañeros venían y me saludaban, pero no se hablaba francamente de eso.

Ahora muchos de ustedes dirán ¿otra vez con esto?, como cuando mi abuela me hablaba de la Guerra del Cuatro, yo eso lo entiendo, pero a la salida de la dictadura cuando eso estaba tan fresco en Argentina había reconocimiento, el tema se puso sobre la mesa y la gente habló de eso, como la Guerra de las Malvinas habían cosas que habían pasado y nadie las negaba, pero el silencio y la negación de los hechos, como cuando Sanguinetti dijo “acá no hubo hijos de desaparecidos”, y era un presidente y el sabía que estaba Macarena en manos de un jefe de policías.

O sea negar un hecho al final te hace dudar, preguntarte si las cosas pasaron o no pasaron, y eso es lo que yo encuentro que fue diferente en Argentina, esto es una cosa personal quizá un sociólogo lo ve de otra manera.

¿Cuándo dicen la frase “pasar la página” o “avanzar al futuro” que te produce?

Bueno hay un plano que es personal y hay un plano que es social, de los valores, yo pienso que cada uno hace lo que puede cuando te toca vivir algo y lo digo en todos los planos, hay niños que pierden a su madre en un accidente cuando son pequeños , hay gente discapacitada, hay gente que cuando es chica no come y bueno a cada uno le toca algo, para bien o para mal, y bueno llega un momento de tu vida, después con los recursos que tenés, podes quedarte en eso o revertirlo, a veces podes, a veces no podes, depende de tu recursos o de la genética, hay gente que es religiosa y cree en la ayuda de Dios, yo por ejemplo pienso que del hecho de ser víctima lo peor que te puede pasar es quedarte en el lugar de víctima, y lo mejor que te puede pasar es decir bueno yo fui víctima y ahora voy hacer otra cosa y seguir.

Yo tuve reparación económica hice juicio en Uruguay, y yo en ese momento mas allá del dinero que me vino muy bien, me sentí además de protagonista como siempre me había sentido, sentí que yo había sufrido un daño y que estaba teniendo una reparación que me hizo mucho bien.

En lo personal no se si se puede dar vuelta la página, si se puede superar esa situación, yo me casé, me divorcié y me casé de vuelta y no borro a mi ex marido porque forma parte de mi vida, y lo mismo pasa con esto, no estoy todo el tiempo pensando que pasó, pero si es parte de mí.

Ahora socialmente, no creo para nada en dar vuelta la página, la sociedad debe sincerarse en eso, pienso también que hay una responsabilidad de la izquierda de sincerarse pero de todas maneras siempre me plantié las cosas desde el estado.

El estado tiene la responsabilidad de ejercer la violencia cuando hay que reprimir, es el que tiene la mayor responsabilidad.

El derecho a la vida, derecho a no ser torturado,  son derechos que el estado debe asegurar, después están los otros derechos, económico, sociales y culturales, pero el estado debe servir a la sociedad y no servirse a sí mismo, que es lo que pasa acá en Uruguay cuando salen los empleados públicos a pedir que les suban el sueldo de manera indiscriminada, por lo tanto lo que importa es la sociedad, así como el poder judicial debe servir a la sociedad y no a sí mismo, entonces me parece que una sociedad que tuvo una cuestión traumática y atravesó lo que atravesó desde los años 60 y 70 debería en ese sentido investigar el tema de la verdad y hacer justicia.

“Para el pasado verdad, para el presente justicia, para el futuro memoria y nunca más” eso es lo que resume lo que yo pienso, ahora que hubo otras épocas como dice Saravia, ahora no creo, se supone que nosotros queremos avanzar, si tu miras la humanidad bueno nosotros no tenemos esclavos y sin embargo a veces se retrocede, por ejemplo yo cuando llegué de Buenos Aires acá me di cuenta de que los sindicatos no funcionaban, no podías hacer un sindicato y el sindicato es un derecho constitucional, entonces vos pansas que tenes que avanzar, pero para avanzar la sociedad tiene que sanear y ahora que están diciendo que el problema de la seguridad y hay menores que se escapan y asaltan y resulta que estos hombres hicieron barbaridades mayores desde el estado y a todo el mundo les parece natural que queden impunes, a mucha gente le parece natural eso.

Entonces cuando hay conflictos sociales muchas veces aparece la amnistía y esas cosas, pero tu tenes que primero eso sanearlo, si se hubieran hecho los juicios y la transparencia a la salida de la democracia Dalmao seguramente no hubiera hecho una carrera en el ejercito, lo hubiera procesado y  conmutado la pena y no terminaba en el lugar que terminó, entonces cuando una persona que participa de un homicidio y puede seguir tranquilamente su carrera en el ejercito pasa esto, ahora tu pansas sí claro lo procesan a Dalmao y cuantos hicieron lo mismo y están libres.

Una de las cosas que no cambió la izquierda es el ministerio de defensa, que sigue con los mismo programas, no cambiaron la mentalidad.

En definitiva “El Plan Cóndor” se trató de coordinación represiva, donde yo fui secuestrada en Uruguay, por militares uruguayos y argentinos trabajando en conjunto, donde dejaron a mi hijo con un vecino, y después me llevaron a un lugar que se llamaba “automotores Orletti”, y después nos trajeron en avión para acá, allá había militares argentinos y uruguayos, acá solo había uruguayos, pero hubo un momento que nos visitaron los argentinos.

¿Sentís que sacaste algo positivo de lo que fue el horror de tu experiencia, para la construcción de tu personalidad o de tu vida?

Siempre sacas cosas positivas de las vivencias, pero preferís no vivir eso, cosas negativas saqué muchas por las consecuencias  en la salud , quizá no directamente de la tortura pero si del stress, mi hijo concretamente sufrió mucho.

Cosas positivas también hay porque uno trata de transformar y ver de qué manera salir, es como priorizar que hay cosas más importantes, hoy trato de no hacerme problema por cosas poco importante no me amargo si se  me quema la comida, y cuando termina el día y haces un balances buscas sacar lo positivo y ver de qué manera disfrutar la vida. Sé que hay más cosas que saque de positivo pero supongo que no las discrimino naturalmente vinculadas concretamente a eso, tengo buenas relaciones personales, eso es lo que se me ocurre decirte en este momento, quizá mañana me preguntes y te digo otra cosa.

 ¿De dónde sacaste la fortaleza para superarlo?

Eso es una cosa que lo he pensado, en realidad no sé si tuve tanta fortaleza, pero yo nucleo dos cosas; cuando yo caí presa en el 72 la gente del MLN estaba derrotada, contradicciones, enfrentamiento, y con  problemas internos entre ellos, en cambio el partido comunista no, en el 75 habían  llevado mucha gente presa, también había mucha gente que creía en su ideal y tenía una fortaleza bastante importante a nivel general porque seguían con sus pensamiento, mientras que la gente del MLN tenía ideales más débiles, entonces  encontré que lo que te sostenía era o una creencia grande en tu lucha que había gente de otros partidos que la tenia, una  convicción ideológica, o una estructura personal fuerte, que estaba muchas veces basada en la relación familiar, una cosa de que las personas que nacimos y nos criamos en una familia con valores mas allá de ser rica o pobre, con una estructura personal fuerte eso te ayudaba, y yo creo que en ese caso fui fuerte, porque nací en una familia con muchos hermanos con una madre muy maternal, con un padre muy respetuoso de nosotros y nuestra libertad y eso a mí me ayudó, yo había sido católica pero había dejado el catolicismo a los 18 años, a mi no me sostenía la religión como a otras personas. También algunas personas  se fortalecían de llevar la contra, la resistencia  al enfrentamiento.

La vida a mi me la salvó la suerte, ¿por qué me salve yo y no otros?, creo que tuve suerte.

Estaba la influencia de “El Che” con su vocación de suicida, nosotros sin embargo lo veíamos como un héroe,  entonces tú peleabas por una causa justa y si morías bueno, entonces eso en la gente joven influye.

Muchas veces porque yo era Michelini creían que yo era una dirigente, y yo no era una dirigente sino una del montón, a mi no me llevaron presa por mi papa, sino que me llevaron presa porque yo militaba en un grupo político.

¿Cómo ves el escenario político actual de las autoridades para consolidar definitivamente el nunca más y cuál fue la acción del gobierno real para buscar la verdad?

Yo creo que fue muy difícil, creo que no habría que haber hecho el plebiscito del voto rosado, y creo que no hubo voluntad política del Frente Amplio para avanzar en esto, el presidente Vázquez dijo que él  iba a mantener la ley de caducidad,  sin embargo me parece que así como con la ley de despenalización del aborto el parlamento avanzó y pudo llegar a un consenso, con el tema de la ley de caducidad no lo logró.

La ley de caducidad es una vergüenza, es inconstitucional, ahora están preocupados por la inconstitucionalidad de la ley interpretativa y la ley de caducidad ¿Qué?, fue un engendro del presidente Sanguinetti justamente para llegar al silencio, es otra etapa de la represión, por medio del silencio, todo esta discusión acerca de la ley, como después habiendo dicho en el frente que la iban a votar y se dieron vuelta  yo no lo puedo entender, yo pienso que hubo presión militar, pero no tengo ninguna prueba, es una apreciación personal y si hubo presión militar es triste porque ya no tienen  fuerza, tenían a la salida de la dictadura, aunque ahí también se podía haber avanzado, pero hoy por hoy realmente ni a nivel regional ni a nivel del país el ejército tiene fuerza y sin embargo de alguna forma logran que el partido de la impunidad vuelva otra vez. Me pasa que lo que más me entristeció es que si no hubiesen llevado ningún proyecto al parlamento digo bueno seguimos así, pero llevaron un proyecto al parlamento que lo votaron  todos los diputados  y el frente Amplio hizo acuerdo, y luego Saravia dijo que no lo votaron, ahí me vino un dolor físico, después lo dijo Nin Novoa, entonces yo digo si el estado le tiene que pagar plata  a mi no me importa, pero la mayor falta fue contra la causa porque trataron a las personas que quieren buscar la verdad, las trataron de querer violar la constitución y de desconocer a la gente , y la voluntad del pueblo es lo primero.

La primera vez con el voto amarillo y verde lo que el pueblo hizo fue, no derogar una ley, pero no la aprobó, hay gente que votó el amarillo porque tenía miedo, es decir no todo el mundo que votó el amarillo estaba de acuerdo. Legalmente lo que se hizo fue no derogar la ley, pero no aprobarla, el voto rosado fue más complicado porque era una reforma constitucional. Ahora si mañana sale una ley que dice que a pesar de la constitución vamos a tener esclavos, yo aunque todo el pueblo esté a favor yo voy a estar en contra, se trata de una cuestión de principios. Entonces el parlamento está habilitado y eso me parece muy demagógico por parte de algunos legisladores y eso va contra la causa, contra la cusa de la verdad, la justicia, la memoria y el nunca más.

Anuncios

Derechos Humanos: Entrevista a Mirtha Guiance

Como parte de una investigación sobre el Plan Cóndor entrevistamos a Mirtha Guiance, una de las juezas que ha avanzado en el esclarecimiento de los acontecimientos de violencia durante la dictadura militar y ha traído algo de justicia y reparación a este respecto. Al conmemorarse los 40 años del inicio del golpe de estado decido compartir esta entrevista. La entrevista fue efectuada a finales de 2011.

¿Cómo llegó a trabajar en este tema (Plan Cóndor), cuál fue su vinculación al mismo?

El primer expediente que tuve fue el de Juan Carlos Blanco en el año 2002 y ahí había un archivo que me lo dio un periodista. Ni si quiera acá en Uruguay se manejaban muchos archivos. Ese archivo hablaba justamente del Plan Cóndor y hacía mención Juan Carlos Blanco  como uno de los más brillantes miembros de ese grupo (Plan Cóndor).

En ese documento, que fue de los primeros que apareció acá, se decía que los países del Cono Sur habían formado el “Plan Cóndor”, que  Juan Carlos Blanco era uno de los más jóvenes integrantes del grupo, se hablaba de hasta una tercera guerra mundial, que eramos el ultimo bastión de la civilización cristiana y cosas así.

Ese documento me costó mucho para traducirlo, al final es el único que yo tengo traducido oficialmente y con la firma de Condoleeza Rice, dado que este fue a Estados Unidos y después lo mandaron para acá, por medio de su embajada, y después los documentos del Cóndor en otros expedientes los fui consiguiendo a través de Osorio y están en internet y es más fácil que antes acceder a estos, aunque no hay un proceso de desclasificación propio aquí.

¿En qué consiste su trabajo actualmente?

Bueno yo como fiscal soy titular de la pretensión del estado, en cada expediente yo tengo que analizar las pruebas que me parece que corresponden que el juez le haga las debidas diligencias porque no  tenemos un proceso puramente acusatorio, es el juez el que diligencia la prueba, el fiscal la pide, y después llegado su momento si entiendo que hay merito para procesar pido el procesamiento, sino pido el archivo y después que el juicio se desarrolla el fiscal acusa y pide la pena.

¿Cómo logro reunir los datos necesarios para el estudio del caso?

En primer lugar el primer archivo como ya dije, me lo dio un periodista, después me fueron dando direcciones de internet para conseguir documentos, hay un proyecto de desclasificación para Chile y para Argentina que fueron países fundamentales para conseguir estos. Ahora como son direcciones oficiales en internet se entiende que son documentos que no necesitan otra autenticación.

También vino Osorio quien vive en Estados Unidos quien se ha dedicado a la cuestión de la desclasificación de archivos y el nos ha aportado no solo documentos y direcciones como también lo tienen los familiares y la Comisión para la Paz.

¿Por qué piensa que Estados Unidos no desclasifica los documentos referentes a esta época?

Uruguay nunca pidió que se desclasificaran, el único caso que se pidió que se desclasifiquen es el de Cecilia Fontana de Heber, pero fue el único, pienso que si Uruguay pidiera se tratarían mejor las cosas, también lo que ocurre  es que muchos vienen con tachaduras, entonces no podes leer bien el texto, por lo tanto hay nombres que se ocultan, con cuestiones con secretos de estado.

¿Cuál ha sido su aporte al esclarecimiento de la verdad?

Esa pregunta es muy amplia, dentro del estudio de cada expediente, uno trata siempre de llegar a la verdad, en estos casos y en cualquiera, común y corriente, no es la obligación de uno tratar de llegar a la verdad, en realidad nosotros no tenemos muchos medios, hay familiares que colaboran, hay organizaciones de familiares, y están quienes trabajan en la Comisión para la Paz determinaron que se fueran recopilando documentos.

Por otro lado en Argentina si hay muchos documentos, en este país es como una política de estado la averiguación de la verdad, entonces también han colaborado conmigo no en forma oficial sino desinteresadamente fiscales argentinas a través del envío de materiales de las causas de allá y su ubicación que de otra manera no sabría.

¿Por qué piensa que se trata diferente acá que en otros lugares?

En Uruguay es distinto, por ejemplo el tema de la ley de  Caducidad que siga subsistiendo mientras que en Argentina hay miles y miles de desaparecidos, fue una cuestión masiva y se tomó como una cuestión más penetrada a nivel de la población, acá todavía hay desconocimiento de la gente de que cosas fueron las que sucedieron.

¿Qué interés presenta con el caso, es profesional o también tiene interés personal?

Interés personal no tengo, en este momento estoy muy cansada, no hay ningún medio especial, no hay comisión especializada, no hay equipos de trabajo, por lo tanto uno tiene que hacer este trabajo de estar de turno cada mes y además hacer otro trabajo de fines de semana y dedicarle horas extras, en todo caso creo que habría que hacer algún sistema que hubiera equipos de apoyo cuando hay juicios de esa envergadura.

¿Por qué crees que se sigue negando la existencia del plan, habiendo tantas pruebas?

Lo único que lo están negando son algunos militares en los expedientes, pero el Plan Cóndor no creo que este negado porque hay documentos, incluso que se han encontrado en Uruguay, por ejemplo en el Ministerio de Defensa la ministra Berrutti encontró una documentación lo cual estaba microfilmado y se digitalizo, se observo comunicaciones del Cóndor 1, Cóndor 5 Condor 2, por lo tanto quedó absolutamente probado. Lo que dicen los militares es que no se trataba de un plan sino de una red de comunicación,  comunicar información, eso es lo mas que he odio negar, en general se acepta.

 ¿Siente que el gobierno y las autoridades colaboran con la investigación?

En este momento me parece que no hay una colaboración oficial para la investigación, lo único que existe todavía es la documentación esa de la Comisión para la Paz que uno puede pedir  que quedó recopilada, no es de la Comisión para la Paz solamente sino que secretaria y seguimiento siguió recopilando información, porque hay un convenio de la secretaria de derecho humanos de la Argentina con la secretaria de seguimientos, entonces uno puede conseguir algún documento, después hay historiadores que trabajan como Álvaro Rico y todo el equipo que uno puede recurrir y preguntarle si hay algo, pero no hay una cuestión oficial, no hay ningún equipo ni hay coordinación entre los distintos servicios.

¿Le parece satisfactoria la actuación de la Comisión para la Paz?

La Comisión para la Paz tuvo una virtud que fue poner ese tema sobre la mesa y que se volviera a hablar de los desaparecidos pero después esta trabajo en forma secreta y no se pudo conseguir que ninguno de ellos declarara ni diera la fuentes, y mucha de la información que dieron fue falsa en cuanto a la ubicación de los cuerpos, ya que nada de eso resulto cierta y mas se comprobaron que no eran verdaderas. Es decir no funcionó como una verdadera Comisión de la verdad, como funciono en otros países, ya que no tuvo facultades suficientes.

¿Cómo cree que van a ser los resultados de su trabajo respecto a esto?

Hemos logrado resultados parciales, porque procesar personas no es necesariamente el objetivo de esto, hay memoria verdad y justicia, podes procesar personas pero esas personas no hablaron no dijeron nada y los desaparecidos siguen y no hay rastros, entonces esto genera una frustración en el sentido de lo que se está buscando, que no se ha podido lograr.

¿Consideras que la sociedad uruguaya no está preparada para enfrentar la verdad?

Se ha escamoteado la verdad a la sociedad uruguaya, la sociedad uruguaya no sabe lo que ha pasado, porque desde el 85 hasta acá hubo una política de ocultar las cosas que sucedieron y todo se silencio, en este país no hay juicios orales, como no se publicaron resultados de comisiones investigadoras parlamentarias ni de nada, como la cobertura que hace la prensa es muy superficial, se habla de segundo vuelo pero no se dice que en ese vuelo se trajeron veinti tantas personas que después las ajusticiaron, creo que la gente no conoce ni hay interés en hacerle conocer a la gente.

Es una cultura de silencio que se impuso desde el 85 y que actualmente se está tratando de consolidar, ha habido avances pero no los suficientes.

Creo que una cosa es lo del plebiscito del si, una iniciativa de un grupo de gente, pero lo que se necesita son políticas estatales para la averiguación de la verdad, o sea verdadera investigación de los hechos y en este país no hay investigación.

Para un hecho común investiga la policía, existen equipos para crímenes organizados, pero para esto no tenemos un equipo de inteligencia ni nada que nos respalde en nuestro trabajo.

¿Qué fue lo más difícil que le toco enfrentar en este trabajo?

Me impresiono cuando encontraron los huesos del escribano Miranda con los restos de ropa, con cal, me pareció terrible saber que la gente fue muerta en condiciones de tortura, y ver ahí durante más de 30 años enterrada en un lugar donde pasaban todos los días.

Otra cosa que me impresiono mucho fue el caso de Macarena Gelman que le dijeron que en un lugar estaba la madre donde ella estuvo llorando y aquello resulto una burla, me precio que era muy cruel eso que le hicieron a ella.

Lo mejor fue una muchacha que vino que no vive en el país que declaro en España, en Italia y en Argentina y finalmente pudo declarar acá en su país contando lo que paso, hija de padres desparecidos que la criaron los abuelos y se le dio la satisfacción de que en su propio país pueda contar su historia.

¿Por qué se domara tanto en el esclarecimiento de la justicia?

En este tipo de casos hay un mundo de silencios que es indudable, los que fueron protagonistas de estos no quieren hablar y es muy difícil llegar a ellos y no tener documentación, por más que la documentación exista no se puede encontrar o no hay voluntad de encontrarla o está escondida, además de que son cosas que ocurrieron hace muchísimos años, si esta investigación se hubiera hecho en el año 1985 con las cosas más cercanas, hubiera sido más fácil, incluso hay gente que ha muerto, hay gente que no está en el país, es muy difícil de investigar.

¿A pesar de lo que pasó en el plebiscito por la ley de caducidad, considera este momento auspicioso para la búsqueda de la verdad de estos casos?

Me parece que es necesario, es una cosa que no se van a cerrar las heridas, que después se estudie si es necesario imponer penas largas, si esta gente puede ser librada bajo algunas condiciones, eso es otra cosa, porque tampoco hay que interpretar la justicia como una venganza, pero me parece que si no se llega a la verdad eso genera heridas que van a quedar abiertas siempre.

Pasa en España, donde ahora se están encontrando cuerpos y a este país nos lo pusieron como un ejemplo, España ahora está dando la vuelta a todo esto.

¿Respecto al momento actual, te parece que va avanzar en este tema o no ve ningún signo de cambio respecto a las anteriores administraciones?

Creo que ha habido algunos cambios en el sentido de habilitar juicios, ahora respecto al esclarecimiento de la verdad eso es más difícil porque se necesitan otros recursos que por ahora no los tenemos.

6# A 40 años del Golpe de Estado en Uruguay

El 27 de junio de 1973, el presidente uruguayo Juan María Bordaberry, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, disolvió la Asamblea General y creó un Consejo de Estado con la intención de reformar la Constitución.

El contexto histórico era complejo y en la vorágine muchas malas decisiones fueron tomadas y muchas personas ocuparon los roles de víctimas y victimarios en un momento histórico que marcó un antes y un después en la vida de los uruguayos. 

Durante la década del 60, producto de la depresión económica y el agotamiento de los modelos políticos, sumado a la Guerra Fría (proceso global), ideas comunistas y socialistas, con raíz previa en el país pero a menor escala, hicieron que uruguayos tomaran las armas y comenzaran una guerrilla. 

Dicho proceso llevó a que el estado democrático fuese desgastado. La subversión fue aplastada. Sin embargo tiempo después, quizás producto del estado de las cosas en la sociedad, las Fuerzas Armadas toman el poder. 

El proceso en detalles es muy largo como para dedicarle una simple entrada en un blog, pero si merece una mención porque este golpe de Estado, hoy cumple 40 años. Fue el punto de partida de una dictadura que duró hasta 1985. 

Pero a 40 años del golpe, Uruguay tiene una deuda pendiente en materia de justicia. Con las leyes de amnistía que se generaron para volver a la democracia y tras dos consultas populares sobre si derogar o no las leyes con resultados negativos a la propuesta de Imagederogarlas, la justicia para las victimas aún no llega. Los familiares de los desaparecidos, cuyos restos quien sabe donde estarán; hasta algún ignorante aduce que ni siquiera perecieron sino que emigraron a Europa -como otros afortunados si pudieron hacer, no pueden ni llorar a sus muertos y cerrar ese capítulo. 

Hablando de capítulos, uno nuevo, lleno de tensiones se abrió recientemente con las últimas decisiones de la Suprema Corte de Justicia en cuanto a los delitos cometidos durante la dictadura, de no continuar las investigaciones por la llamada Ley de Caducidad, incluso removiendo de su cargo a una jueza que se encargaba de dichos casos, porque consideran que la ley que permite investigarlos es inconstitucional y se rigen por la llamada Ley de Caducidad de la Pretención Punitiva del Estado. 

En los próximos dos días compartiré con ustedes dos entrevistas efectuadas a propósito de una investigación sobre el Plan Cóndor (que fue el plan de coordinación de las dictaduras en América Latina, efectuadas en 2011) para una investigación de una asignatura de la Licenciatura en Estudios Internacionales de la Universidad ORT. 

5# La construcción de una cultura del encuentro

En este blog pensaba escribir sobre muchos temas. Todos relacionados con actualidad, derechos humanos, arte y cultura, moda, pero nunca pensé que fuera a escribir sobre un libro sobre Francisco I, el nuevo pontífice, líder de la Iglesia Católica.

Pero a veces la mente te lleva por otros lugares. Quienes me conocen bien saben que soy un cristiano en una familia atea y que eso me define mucho. Cuando asumió el nuevo Papa, decidí comprar un libro acerca de él.

No le presté mucha atención, porque no tenía tiempo, porque no tenía ganas, que se yo, porque no. Un amigo extranjero, radicado temporalmente en Uruguay, hablando de libros y de creencias decía que los libros te llegan cuando los tenés que leer. Evidentemente tenía que leerlo ahora y no cuando lo compré.

El libro es una serie de entrevistas hechas a Jorge Bergoglio (actualmente el Papa Francisco I) organizadas temáticamente y que a la vez recorren un poco su vida. Se llama El Jesuita por si alguien quiere leerlo. Uno de los capítulos se titula como esta nota y de ese capítulo extraigo la siguiente nota:

(Una de las razones para) explicar la decadencia es la incapacidad de los ciudadanos para actuar como una sociedad articulada (…) La cultura del encuentro es lo ´´unico que hace que la familia y los pueblos vayan adelante. En el friso de la catedral de Buenos Aires está graficado el encuentro entre José y sus hermanos (…) para significar el deseo de encuentro de todos los argentinos. (…) (Sin embargo) enseguida armamos boliche propio. (…) En tiempos de crisis, donde todo lo “establecido” suele tambalear el planteo adquiere una mayor vigencia. La palabra crisis viene del griego y significa zarandear. (…) en este momento creo que, o se apuesta a la cultura del encuentro o se pierde.”

Leyendo esto, pensé mucho en lo que hacemos o podemos hacer para encontrarnos. Encontrarnos entre culturas diferentes a través del intercambio estudiantil y laboral, las redes sociales, los viajes e incluso la televisión e internet. Todo aquello que genera el contacto con gente de otros pueblos. También con el crecimiento y el aprendizaje que vivimos en nuestra vida, tropezando y levantándonos, aprendemos a encontrarnos con nosotros mismos. En estos años una de las grandes lecciones que aprendí fue el ejercicio de la introspección y la autocrítica. Sin embargo, como decía en la cita, también tendemos a armar el boliche propio. Muchas veces tendemos a encerrarnos en nuestros propios grupos sin salir al encuentro de lo distinto, a disfrutar de la diferencia, porque es más cómodo quedarnos donde estamos, con quienes ya conocemos y confiamos.

El capitulo sigue, sugerente, sobre cómo podemos crear una cultura del encuentro. Dice así:

(Se avanza hacia una cultura del encuentro) reflexionando sobre lo que es la cultura del encuentro humano. Una cultura que supone, centralmente, que el otro tiene mucho para darme. Que tengo que ir hacia él con una actitud de apertura y escucha, sin prejuicios. (…) El prejuicio es como un muro que nos impide encontrarnos. También es un problema comunicacional fomentado por tres acciones: la desinformación, la difamación y la calumnia (…) La desinformación es la actitud más peligrosa, porque decir una parte de la verdad marea, desorienta al receptor. La difamación y la calumnia son más graves moralmente que la desinformación, pero quizás no tan dañinas en el plano del encuentro (…) Cuando se carece de identidad se busca afirmarla por la negativa, descalificando al otro (…) Lo que afirma la identidad son tres horizontes claves (…) el horizonte de la trascendencia (que) posibilita (trascender) a los demás (…) El horizonte de la diversidad que es lo que enriquece a un pueblo. Una diversidad organizada y armonizada. Finalmente, el horizonte de la proyección que lleva, luego de mirar hacia atrás para ver lo que se recibió, a enfocar hacia delante, hacia donde se quiere y debe ir. Son tres horizontes para defender a la persona y la patria.”

De este fragmento se pueden hacer múltiples interpretaciones y pensar muchísimo.

A mí me hizo reflexionar sobre mi propia actitud hacia los otros. Vivir el encuentro y propiciar el encuentro con otros sin tapujos, con alegría y ganas. También que actitud tomar cuando recibimos feedback y o nos encontramos con nuevas ideas de forma libre y desprejuiciada.

También como tratar de evitar ser un agente de desinformación (porque difamar o calumniar a alguien no está dentro de mí, pero al que le calce el sayo que se lo ponga), porque a veces es bueno verificar lo que decimos antes de hablar y antes de actuar.

Todo eso, sumado a respetar y vivir la diversidad –en discurso y en acción, aunque no sé en cuál de las dos perspectivas al día de hoy ocurre más- nos va a sumar mucho.

Y por último mirar hacia adelante. Pero para mirar hacia adelante e ir hacia donde debemos ir tenemos que tener claro que queremos y que debemos hacer y eso depende mucho de que análisis hacemos, individual y colectivamente. De nosotros depende lo individual y fomentar lo colectivo. Si todos somos abiertos a los demás, podríamos cambiar nuestra realidad y el mundo, que es en definitiva el propósito de nuestra organización y de nuestra vida. Y pensar de esta manera, me hace sentir optimista y esperanzado sobre el futuro.

Los once princi…

The Goebbels children with Joseph and Magda Go...
The Goebbels children with Joseph and Magda Goebbels: Helga, Hildegard, Heldwig, Holdine and Heidrun. (Photo credit: Wikipedia)

Los once principios de la propaganda

1.Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

2.Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3.Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

4.Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5.Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

6.Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

7.Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8.Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

9.Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10.Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11.Principio de la unanimidad. Llegar a convencer mucha gente que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.

1.Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

2.Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3.Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

4.Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5.Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

6.Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

7.Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8.Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

9.Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10.Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11.Principio de la unanimidad. Llegar a convencer mucha gente que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.

El Dr. Paul Joseph Goebbels fue el ministro de propaganda  de Adolf Hitler. Fue una figura conocida por  su capacidad persuasiva. Promovió la depuración de los ambientes culturales y la más extensa difusión de los mitos nazis. Creó unos de los legados nazis conocidos de la era moderna, usados hasta el día de hoy. “Los once principios de la propaganda”

Utilizada, estudiada y venerada por Stalin, Mao tse Tung, Fidel Castro, Pol Pot, Kim Jong-il y otros dictadores, se utilizaron en otros regímenes dictatoriales e incluso al día de hoy sus ejemplos, su propaganda son estudiados como forma de convencer al mercado de consumo.

De forma irónica Goebbels lucho toda su vida contra el comunismo, sin saber que sus mandamientos serían utilizados por sus mismos enemigos.

Just Do It!

Hoy puede ser un gran día,
plantéatelo así,
aprovecharlo o que pase de largo,
depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia
para comenzar,
y recíbelo como si fuera
fiesta de guardar.

No consientas que se esfume,
asómate y consume
la vida a granel.
Hoy puede ser un gran día,
duro con él.

Hoy puede ser un gran día
donde todo está por descubrir,
si lo empleas como el último
que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos.

Si la rutina te aplasta,
dile que ya basta
de mediocridad.
Hoy puede ser un gran día
date una oportunidad.

Hoy puede ser un gran día
imposible de recuperar,
un ejemplar único,
no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea
lo han puesto para ti.
No lo mires desde la ventana
y siéntate al festín.

Pelea por lo que quieres
y no desesperes
si algo no anda bien.
Hoy puede ser un gran día
y mañana también.

Hoy puede ser un gran día
duro, duro,
duro con él.

Joan Manuel Serrat

Para ser líderes tenemos que hacer cosas.

“Nosotros tenemos las antorchas encendidas en nuestras manos cuando, con buenas obras, damos a nuestros prójimos buenos ejemplos” -San Gregorio Magno

4 # Hay que ser egoísta ¿hay que ser egoísta?

Hoy me encontré en el ascensor con lo que creo o creíamos con mi madre era una vecina nueva. Nos llamaba la atención lo melindroso de su estilo, lo harapiento de su atuendo. Sin embargo, al ser una señora grande, no nos mereció más reflexión que la de que curiosa nueva vecina teníamos.

Sin embargo hoy en el ascensor tuve la chance de hablar con ella. Yo, que soy medio arisco con mis vecinos, no hablo mucho. No sé porque, nunca me generó curiosidad entablar más que una cordial relación de respetuosos saludos.

Había forjado, a la fuerza de ella, relación con la abuela del edificio, mujer que vivió allí desde su creación y que no vacilaba en pararte justo cuando llegabas media hora tarde a una reunión, para contarte los pormenores de la construcción del edificio, el cáncer de su marido, su trabajo en CONAPROLE, y como le partió el corazón que para mudarse al edificio tuviese que regalar a sus perros y que nuevos compradores los tuvieran a pesar de las reglas en su contra. Empero sin esa excepción, nunca hablé mucho con nadie.

Y hoy esta señora se sube al ascensor conmigo. En esos pocos instantes me cuenta que la vida es difícil. Para ella es difícil cuidar a una señora mayor enferma. Y más si sus familiares no se preocupan.

¿Ella, que ante mis ojos es una señora mayor trabaja, quien sabe por qué motivos cuidando de otra señora mayor? Quizás por eso su apariencia, mimetizada con su entorno. Pero eso es otra reflexión. Volviendo al diálogo ella me dice que ella cuidó a su madre hasta los 92 años. Suspira. Y dice “Y se me fue la vida en eso…”  medio para que yo lo escuche, medio simplemente para ella.

Quizás era como consuelo, como forma de razonar el porqué de su existencia, o porque en ese instante estaba ante un joven de lentes grandes que la miraba con atención y la escuchaba con respeto. Un joven, que a diferencia suya tenía el futuro por delante. Quizás lo decía como consejo. Esa es mi conjetura más fuerte. Como consejo. Terminó la charla con un simple quizás hay que ser más egoísta en este mundo. Balbuceó algunas palabras más y el ascensor siguió su camino.

Y yo pensaba. ¿Hay que ser egoísta? En este mundo para lograr lo que nos proponemos tenemos muchos obstáculos. ¿Será que uno de nuestros obstáculos es nuestra bondad y don de gente, en suma nuestros valores? ¿Será que podremos ser egoístas para alcanzar resultados?

Para algunos la respuesta es muy sencilla. Para otros de una tremenda complejidad. Yo me encuentro en el primer grupo. Para mí los valores son lo que guían mi vida. Puedo descarriarme de ellos, pero sin ellos no tendría orden alguno mi existencia. Sin embargo en mis acciones se refleja que si bien mi corazón y mi parte más racional de mi cabeza piensan eso, instintiva e intuitivamente a veces actúo de acuerdo a mis intereses y no en consecuencia a mis valores.

Entonces en esa dicotomía pienso, ¿hay que seguir los valores siempre? Creo que los valores son ideales, modelos a seguir, y no podemos seguirlos siempre. A veces defender la vida es un valor que tenemos pero protegemos la propia porque no nos animamos a detener un crimen. ¡Y así con todo! Esta señora perdió su vida, o gran parte de sus años cuidando de un ser querido. Y dijo “No me arrepiento, puedo dormir tranquila” y posó su mano en el pecho, cerca del corazón.

Pero ¿no podríamos tenerlo todo? Tranquilidad de espíritu y una vida plena parecen cosas básicas. Sin embargo a veces estamos en la disyuntiva de cómo hacer para cumplir con los otros, y básicamente con nosotros mismos y nuestra consciencia. Y también cumplir nuestros sueños.

Todo es cuestión del equilibrio, de la reflexión y de priorizar. Tener los valores como ideales a seguir y las ideas sobre quienes queremos ser bien claras.

Los sentidos so…

Los sentidos son una materia destinada a producir sentido (1)

sentidos es una palabra polisémica
sentidos es una palabra que se puede interpretar en varios sentidos
incluso si los sentidos no llegan a ser sino apenas siluetas jugando…

jugando a los cíclopes que se miran
jugando con el encantador gesto y con el cuerpo que dice ser la fiesta
jugando a no ver la obtusa realidad

sentido un sentimiento
sentido que se utiliza para percibir el mundo exterior
sentido que percibe el mundo interior

sentido porque indica el rumbo
sentido porque fue escuchado
sentido o herido en el cuerpo físico

sentida emoción
sentido para apreciar
sentido que se pierde y se encuentra en la conciencia

con sentido o sin sentido
sentido inteligente
sentido propio de entender algo a tu modo

sin sentido de finalidad
sentido significativo
sentido doble o múltiple…
y otras tantas siluetas más

La aventura comenzó explorando intuitivamente el espacio y el tiempo con el cuerpo.
Volvemos a vibrar en lo primitivo y con lo que nos atraviesa:
la sensibilidad
lo que eriza la piel
la emoción desbocada
lo inexplicable
el miedo prendido a los músculos
el placer chorreando sudores olorosos.

La sensorialidad marca el rumbo de este nuevo viaje con una brújula que no mira al norte
ni al sur. Esta aguja dibuja un recorrido tridimensional.

La experiencia sensible reside ante todo en los significados con los que se vive el mundo…
Los significados que se adosan a las percepciones son huellas de la subjetividad… (2)

Nos gustaría re-encontrarnos con:
el agua clara
los indicios del principio
ser todo lo que somos para hacer con todos los que queremos
el refugio manso del ir descubriendo los sentidos y los sinsentidos en la ruta
las dudas jamás satisfechas
el aire…
con el aire leve que se aspira a cada instante para sostenernos

Me gusta que el saber haga vivir, que cultive, me gusta convertirlo en carne y en hogar, que ayude

Esta es una Plaza - I
Esta es una Plaza – I (Photo credit: r2hox)

a beber y a comer, a caminar lentamente, a amar, a morir, a veces a renacer, me gusta dormir

entre sus sábanas, que no sea exterior a mí.

(1) y (2) Michel Serres, Les Cinq Sens y LE BRETON, David – El sabor del mundo. Una antropología de los sentidos – Nueva Visión, 2007

Esta cita la obtuve gracias a que, conociendo gente en CocoSur, un congreso que organiza AIESEC, una organización a la que pertenecí durante varios años, conocí a un chico que me contó de La Mancha, un centroi que educa sobre la recreación. Pero educa  de la recreación como algo más, que nutre al alma, y ayuda al desarrollo personal. Eso rompió mis esquemas sobre un tema y me hizo interesarme y ponerlo dentro de mi plan de carrera, la educación como algo también lúdico y que involucra el juego y la recreación como acto mismo de re-crearse y recrearse. Entiéndase como dos significados opuestos, re-construirse y a la vez simplemente el goce de, juego. Como me interesé en el tema pregunté a La Mancha sobre cursos. Aún no empecé ninguno pero eso no quita que reciba correos electrónicos con poesía tan hermosa como esta.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: