Como parte de una investigación sobre el Plan Cóndor entrevistamos a Mirtha Guiance, una de las juezas que ha avanzado en el esclarecimiento de los acontecimientos de violencia durante la dictadura militar y ha traído algo de justicia y reparación a este respecto. Al conmemorarse los 40 años del inicio del golpe de estado decido compartir esta entrevista. La entrevista fue efectuada a finales de 2011.

¿Cómo llegó a trabajar en este tema (Plan Cóndor), cuál fue su vinculación al mismo?

El primer expediente que tuve fue el de Juan Carlos Blanco en el año 2002 y ahí había un archivo que me lo dio un periodista. Ni si quiera acá en Uruguay se manejaban muchos archivos. Ese archivo hablaba justamente del Plan Cóndor y hacía mención Juan Carlos Blanco  como uno de los más brillantes miembros de ese grupo (Plan Cóndor).

En ese documento, que fue de los primeros que apareció acá, se decía que los países del Cono Sur habían formado el “Plan Cóndor”, que  Juan Carlos Blanco era uno de los más jóvenes integrantes del grupo, se hablaba de hasta una tercera guerra mundial, que eramos el ultimo bastión de la civilización cristiana y cosas así.

Ese documento me costó mucho para traducirlo, al final es el único que yo tengo traducido oficialmente y con la firma de Condoleeza Rice, dado que este fue a Estados Unidos y después lo mandaron para acá, por medio de su embajada, y después los documentos del Cóndor en otros expedientes los fui consiguiendo a través de Osorio y están en internet y es más fácil que antes acceder a estos, aunque no hay un proceso de desclasificación propio aquí.

¿En qué consiste su trabajo actualmente?

Bueno yo como fiscal soy titular de la pretensión del estado, en cada expediente yo tengo que analizar las pruebas que me parece que corresponden que el juez le haga las debidas diligencias porque no  tenemos un proceso puramente acusatorio, es el juez el que diligencia la prueba, el fiscal la pide, y después llegado su momento si entiendo que hay merito para procesar pido el procesamiento, sino pido el archivo y después que el juicio se desarrolla el fiscal acusa y pide la pena.

¿Cómo logro reunir los datos necesarios para el estudio del caso?

En primer lugar el primer archivo como ya dije, me lo dio un periodista, después me fueron dando direcciones de internet para conseguir documentos, hay un proyecto de desclasificación para Chile y para Argentina que fueron países fundamentales para conseguir estos. Ahora como son direcciones oficiales en internet se entiende que son documentos que no necesitan otra autenticación.

También vino Osorio quien vive en Estados Unidos quien se ha dedicado a la cuestión de la desclasificación de archivos y el nos ha aportado no solo documentos y direcciones como también lo tienen los familiares y la Comisión para la Paz.

¿Por qué piensa que Estados Unidos no desclasifica los documentos referentes a esta época?

Uruguay nunca pidió que se desclasificaran, el único caso que se pidió que se desclasifiquen es el de Cecilia Fontana de Heber, pero fue el único, pienso que si Uruguay pidiera se tratarían mejor las cosas, también lo que ocurre  es que muchos vienen con tachaduras, entonces no podes leer bien el texto, por lo tanto hay nombres que se ocultan, con cuestiones con secretos de estado.

¿Cuál ha sido su aporte al esclarecimiento de la verdad?

Esa pregunta es muy amplia, dentro del estudio de cada expediente, uno trata siempre de llegar a la verdad, en estos casos y en cualquiera, común y corriente, no es la obligación de uno tratar de llegar a la verdad, en realidad nosotros no tenemos muchos medios, hay familiares que colaboran, hay organizaciones de familiares, y están quienes trabajan en la Comisión para la Paz determinaron que se fueran recopilando documentos.

Por otro lado en Argentina si hay muchos documentos, en este país es como una política de estado la averiguación de la verdad, entonces también han colaborado conmigo no en forma oficial sino desinteresadamente fiscales argentinas a través del envío de materiales de las causas de allá y su ubicación que de otra manera no sabría.

¿Por qué piensa que se trata diferente acá que en otros lugares?

En Uruguay es distinto, por ejemplo el tema de la ley de  Caducidad que siga subsistiendo mientras que en Argentina hay miles y miles de desaparecidos, fue una cuestión masiva y se tomó como una cuestión más penetrada a nivel de la población, acá todavía hay desconocimiento de la gente de que cosas fueron las que sucedieron.

¿Qué interés presenta con el caso, es profesional o también tiene interés personal?

Interés personal no tengo, en este momento estoy muy cansada, no hay ningún medio especial, no hay comisión especializada, no hay equipos de trabajo, por lo tanto uno tiene que hacer este trabajo de estar de turno cada mes y además hacer otro trabajo de fines de semana y dedicarle horas extras, en todo caso creo que habría que hacer algún sistema que hubiera equipos de apoyo cuando hay juicios de esa envergadura.

¿Por qué crees que se sigue negando la existencia del plan, habiendo tantas pruebas?

Lo único que lo están negando son algunos militares en los expedientes, pero el Plan Cóndor no creo que este negado porque hay documentos, incluso que se han encontrado en Uruguay, por ejemplo en el Ministerio de Defensa la ministra Berrutti encontró una documentación lo cual estaba microfilmado y se digitalizo, se observo comunicaciones del Cóndor 1, Cóndor 5 Condor 2, por lo tanto quedó absolutamente probado. Lo que dicen los militares es que no se trataba de un plan sino de una red de comunicación,  comunicar información, eso es lo mas que he odio negar, en general se acepta.

 ¿Siente que el gobierno y las autoridades colaboran con la investigación?

En este momento me parece que no hay una colaboración oficial para la investigación, lo único que existe todavía es la documentación esa de la Comisión para la Paz que uno puede pedir  que quedó recopilada, no es de la Comisión para la Paz solamente sino que secretaria y seguimiento siguió recopilando información, porque hay un convenio de la secretaria de derecho humanos de la Argentina con la secretaria de seguimientos, entonces uno puede conseguir algún documento, después hay historiadores que trabajan como Álvaro Rico y todo el equipo que uno puede recurrir y preguntarle si hay algo, pero no hay una cuestión oficial, no hay ningún equipo ni hay coordinación entre los distintos servicios.

¿Le parece satisfactoria la actuación de la Comisión para la Paz?

La Comisión para la Paz tuvo una virtud que fue poner ese tema sobre la mesa y que se volviera a hablar de los desaparecidos pero después esta trabajo en forma secreta y no se pudo conseguir que ninguno de ellos declarara ni diera la fuentes, y mucha de la información que dieron fue falsa en cuanto a la ubicación de los cuerpos, ya que nada de eso resulto cierta y mas se comprobaron que no eran verdaderas. Es decir no funcionó como una verdadera Comisión de la verdad, como funciono en otros países, ya que no tuvo facultades suficientes.

¿Cómo cree que van a ser los resultados de su trabajo respecto a esto?

Hemos logrado resultados parciales, porque procesar personas no es necesariamente el objetivo de esto, hay memoria verdad y justicia, podes procesar personas pero esas personas no hablaron no dijeron nada y los desaparecidos siguen y no hay rastros, entonces esto genera una frustración en el sentido de lo que se está buscando, que no se ha podido lograr.

¿Consideras que la sociedad uruguaya no está preparada para enfrentar la verdad?

Se ha escamoteado la verdad a la sociedad uruguaya, la sociedad uruguaya no sabe lo que ha pasado, porque desde el 85 hasta acá hubo una política de ocultar las cosas que sucedieron y todo se silencio, en este país no hay juicios orales, como no se publicaron resultados de comisiones investigadoras parlamentarias ni de nada, como la cobertura que hace la prensa es muy superficial, se habla de segundo vuelo pero no se dice que en ese vuelo se trajeron veinti tantas personas que después las ajusticiaron, creo que la gente no conoce ni hay interés en hacerle conocer a la gente.

Es una cultura de silencio que se impuso desde el 85 y que actualmente se está tratando de consolidar, ha habido avances pero no los suficientes.

Creo que una cosa es lo del plebiscito del si, una iniciativa de un grupo de gente, pero lo que se necesita son políticas estatales para la averiguación de la verdad, o sea verdadera investigación de los hechos y en este país no hay investigación.

Para un hecho común investiga la policía, existen equipos para crímenes organizados, pero para esto no tenemos un equipo de inteligencia ni nada que nos respalde en nuestro trabajo.

¿Qué fue lo más difícil que le toco enfrentar en este trabajo?

Me impresiono cuando encontraron los huesos del escribano Miranda con los restos de ropa, con cal, me pareció terrible saber que la gente fue muerta en condiciones de tortura, y ver ahí durante más de 30 años enterrada en un lugar donde pasaban todos los días.

Otra cosa que me impresiono mucho fue el caso de Macarena Gelman que le dijeron que en un lugar estaba la madre donde ella estuvo llorando y aquello resulto una burla, me precio que era muy cruel eso que le hicieron a ella.

Lo mejor fue una muchacha que vino que no vive en el país que declaro en España, en Italia y en Argentina y finalmente pudo declarar acá en su país contando lo que paso, hija de padres desparecidos que la criaron los abuelos y se le dio la satisfacción de que en su propio país pueda contar su historia.

¿Por qué se domara tanto en el esclarecimiento de la justicia?

En este tipo de casos hay un mundo de silencios que es indudable, los que fueron protagonistas de estos no quieren hablar y es muy difícil llegar a ellos y no tener documentación, por más que la documentación exista no se puede encontrar o no hay voluntad de encontrarla o está escondida, además de que son cosas que ocurrieron hace muchísimos años, si esta investigación se hubiera hecho en el año 1985 con las cosas más cercanas, hubiera sido más fácil, incluso hay gente que ha muerto, hay gente que no está en el país, es muy difícil de investigar.

¿A pesar de lo que pasó en el plebiscito por la ley de caducidad, considera este momento auspicioso para la búsqueda de la verdad de estos casos?

Me parece que es necesario, es una cosa que no se van a cerrar las heridas, que después se estudie si es necesario imponer penas largas, si esta gente puede ser librada bajo algunas condiciones, eso es otra cosa, porque tampoco hay que interpretar la justicia como una venganza, pero me parece que si no se llega a la verdad eso genera heridas que van a quedar abiertas siempre.

Pasa en España, donde ahora se están encontrando cuerpos y a este país nos lo pusieron como un ejemplo, España ahora está dando la vuelta a todo esto.

¿Respecto al momento actual, te parece que va avanzar en este tema o no ve ningún signo de cambio respecto a las anteriores administraciones?

Creo que ha habido algunos cambios en el sentido de habilitar juicios, ahora respecto al esclarecimiento de la verdad eso es más difícil porque se necesitan otros recursos que por ahora no los tenemos.

Anuncios