Con Geraldine, una alumna del Proyecto Shoá, de Ombúes de Lavalle, aquella que nos escribió a Evelyn y a mí sobre sus sentimientos tras el taller del Proyecto. Me sorprendió en la mañana con otros mensajes de facebook para pensar.

Como una hormiguita roja, que a veces te hace picar con solo rozarte, ella me lee, me entiende pero me cuestiona. Y disfruto del cuestionamiento con otro “Kindred spirit” (expresión en inglés que no sé traducir pero que significa algo así como con otra alma blanca y sensible).

Ella me dice que me molesta, pero su conversación es un regalo inesperado, como aquella ambrosía o maná que cae del cielo en esos momentos en que exactamente lo precisas. Dios es sabio en la gente que pone en tu camino.

Estos mensajes casi al alba, que me llegan al celular desde facebook fueron de los pocos que no encuentro molestos sino sumamente provocadores a la reflexión y al encuentro.

Ella me dice que lo que más le gustó de un texto mío fue:

“Lo que quiero de mi mismo es sentirme empoderado, sentirme exitoso, sentirme fuerte y no como un sauce llorón que lo vuela cualquier brisa. Yo sé que los sauces y los bambúes a veces resisten los más fuertes temporales, pero yo, soy un sauce defectuoso, yo me muevo y me caigo. Y si bien aprendí a levantarme quiero estar fuerte, para caerme menos y por cosas más importantes.

Quiero tener el autoestima más alta, ser más seguro de mi mismo, y darme valor por ser, ser digno de ser y no valor por lo que hago o por lo que tengo. Quiero sentirme sano. Sentirme fuerte.”

Pero me arenga:

 

“Pero mirate frente al espejo y analizate, sonrei y pensa ya todo lo que has logrado junto a Proyecto Shoa, valórate a ti mismo porque ya lo vales.

No es un querer y quedarte en eso, es una decisión tuya.

Cuando te decidas a valorarte y a ver que siempre has sido lo que ahora pretendes. Te vas a dar cuenta que no siempre miramos todo de nosotros sino que tratamos de quebrantarnos con la imagen más visible nuestra. Ya sos todo lo que querés ser. Todo lo tenés, solo falta que te observes cada cosa de vos y darte cuenta. Ese día vas a decir soy todo lo que un día quise”

Yo pienso y le digo que son Lindos mensajes pero que Igual a todos podemos ser mejores y más felices tomando las decisiones correctas. Yo siento que muchas no lo fueron.

Y ella replica sabiamente:

Todas las decisiones son correctas si lo tomamos en el punto en cual estábamos y felices tenemos q ser siempre aunque a veces estemos tristes”

Anuncios