Aguantar

nuevas reglas ilógicas

sentirse por fuera

pero cada día nuevo

sentirse más adentro

con más pertenencia y entendimiento.

 

Permanecer

en un ambiente asfixiante

aunque con momentos de goce

compartidos

con gente que no es amiga

pero que existe demasiado de vivido juntos.

 

Cuando escribía esto

pensaba en la oficina.

Porque lo hacía allí

Pero ahora también pienso en el liceo y en la escuela.

 

Supongo que así son muchos ambientes

que nos hacen –o “ayudan”- a crecer.

 

Acá estoy como en el primer escalón

a un futuro.

Si es que se alinean las dimensiones de mi vida

logro independencia y alegría

en el amor y la familia.

Y en eso tengo fe.

 

Estoy en el camino correcto.

Iniciándolo.

Una vez más.

Aguantando.

Tomando bocanadas de aire fresco siempre que puedo.

 

¿Llegará el día en el que el trabajo me de dicha?

Si persevero,

todo en la vida llega.

Además, en la vida todo tiene su cuota de alegría…

y una pizca de pimienta.

Anuncios