Buscar

mes

noviembre 2013

Cine: HANNAH ARENDT, una película de Margareth Von Trotta

ImageComo quienes ya saben, casi todo lo que escribo está teñido por mis experiencias personales. Sin embargo dejaré esa parte hacia el final y hablaré de una película que ví hace más de un mes, la película Hannah Arendt y su libro, que leí un poco tiempo antes, Eichmann en Jerusalén, motivado por la obra de teatro La banalidad del Amor, puesta en escena meses antes en Montevideo.

Con humildad considero a esta película excelente, creo que Margareth Von Trotta se luce en su rol. Lo cinematográfico se disfruta plenamente, desde la puesta en escena propia de la época, a la actriz desempeñando una Hannah Arendt completamente creíble, así también como los otros personajes, que en general fueron personas reales.

Sin embargo lo curioso es que no solo lo cinematográfico roba nuestra atención sino también el contenido, que toma elementos del libro de esta brillante politóloga. El libro fue llamado Eichman en Jerusalén y el subtítulo, Un estudio para la banalidad del mal.

Repasando la historia de Hannah, fue una filosofa judía, que además fue amante de Martin Heiddeger, genial pensador del siglo XX, cuyos vínculos con el nazismo empañaron su obra hasta el día de hoy, dado que nunca mostró arrepentimiento de ser rector universitario brevemente durante este período histórico.

Volviendo a los temas controversiales, tanto para la película como en el libro, fue el rol de lo dirigentes judíos comunitarios, dentro de los ghettos y dentro de los campos. En algunos casos trataron de desempeñar roles positivos para ayudar a la emigración de sus compatriotas y cuando vieron que no había salida; que debían dar listas para deportar –y condenar a muerte a compatriotas- decidieron suicidarse pero en muchos casos abusaron de su poder hasta el final, en el que corrieron casi siempre el mismo destino de quienes dirigían.

El film retrata perfectamente lo escandaloso que fue el proceso de publicación del libro

Un tema que me hizo reflexionar ahora y entonces, fue la despiadada crítica a como Hannah Arendt, ya reconocida por su labor en la ciencia política, en la descripción del juicio.

Lo describió como un juicio con un veredicto ya dado, a pesar de que todas las garantías del proceso se aseguraran. Desde el principio critica la afiliación del fiscal con el Presidente israelí, Ben Gurión. También critica el procedimiento, las preguntas que se escapan, el hecho de que la propia autobiografía de Eichmann sea prohibitiva al acceso público, así como el doblaje al alemán del proceso sea hecho con malos traductores siendo que población de origen alemán abundaba en esa época en Israel, entre otras críticas.

Críticas que como lector uno encuentra válidas. Sin embargo, uno siente en la película que este juicio se vivió como un partido de final de la Copa del Mundo, obviando la frivolidad del ejemplo. Se vivió sin matices, con blancos y negros, si no estas con nosotros sos un enemigo. Y tener una visión crítica y despojada de pasiones, como la que muestra Hannah Arendt tanto en el libro como en la película no es negativo.

En la película la única pasión mostrada es el constante esfuerzo y pasión puesto en un trabajo que ella sintiera correcto y completo.

Eso le costó amistades, repudio de muchísima gente alrededor del mundo.

Pero el libro nos permite entender un poco más como ocurrió la Shoá, como fue posible que las víctimas fueran llevadas a las cámaras de gas como ovejas al matadero. Como Hannah Arendt menciona, el pueblo judío actuó perfectamente bien, lo que no tuvo fueron buenos líderes. No podemos obviar que los judíos “valiosos” para el nazismo iban a Terezin y no a otros campos… aunque su suerte a lo largo de la Shoá va a ir cambiando. No podemos obviar casos como el líder judío del ghetto de Lodz que se quiso considerar el emperador de un pueblo en miserias.

También es escandaloso pensar que el mal es banal. Uno quisiera pensar en Eichmann como una de las cabezas de la Solución Final, sin embargo está en una oficina perdida dentro de la burocracia. Que su rol en la emigración como experto en asuntos judíos se reducía a la lectura de dos libros sionistas y en promover la emigración cuando fue posible. Luego en el manejo de envíos de deportados.

Igualmente quien sigue órdenes también es culpable. De no reflexionar sobre lo que está haciendo, de saber si lo que está haciendo está bien o no. Cuestiones que para Eichmann realmente no eran relevantes. Incluso teniendo parientes judíos. Incluso alardeando sobre sus falsos méritos una vez que el régimen cayó.

Hannah Arendt como filósofa plantea todo tipo de reflexiones en el libro, que quizás hieran a la sensibilidad pública, de no ser leídos de tal manera.

El libro nos explica, y la película esboza que el juicio no es al nazismo, es imposible hacer un juicio a una ideología, sino que es a Eichmann y a lo que hizo, a su rol de facilitador de muchísimas muertes. Él perteneció al nazismo y su fidelidad sigue intacta. Juzgar por qué era fiel es bastante complejo, quizás fue el único lugar de pertenencia que tuvo en su vida, dado sus escasos recursos mentales. El consideró hasta sus últimos minutos que su honor era para con el nazismo. Por eso no miente en el juicio, habla en un lenguaje burocrático, lleno de eufemismos, propio del régimen. Eso parecería hacer banal el mal, al menos para quien habla de las acciones que hizo. Sin embargo Arendt jamás dice que el mal es banal. La película habla del mal como una consecuencia, un resabio que deja un régimen como el nazismo, un régimen que no tiene causas lógicas, razones, consecuencias. Es la gran incógnita del siglo XX: como ocurren todos estos horrores en el mundo sin que haya explicaciones racionales, como las “había” en el siglo precedente donde el mundo avanzaba a través de la razón y la ciencia rumbo al progreso con reglas lógicas que lo explicaban.

Eichmann no era el nazismo, era un burócrata más de esa máquina, que obedecía sin realmente pensar lo que estaba haciendo. Heidegger plantea que pensar es lo que nos hace seres humanos. Entonces ¿Eichmann no lo era? En mi opinión era un ser humano porque tenía cierto grado de pensamiento, sin embargo no de profundo análisis para darse cuenta de las consecuencias de determinados actos suyos. Cuestiona la inteligencia del interlocutor que el tribunal tenía en frente y el grado de responsabilidad en la masacre final. Hannah Arendt al plantear su mediocridad no lo defiende. Solo subraya algo evidente para todos lo que presenciaron el juicio.

Igualmente no debemos olvidar que el juicio permitió a muchas víctimas hablar por primera vez sin vergüenza de lo que les pasó, sin vergüenza de no haber podido detenerlo, sin vergüenza de haber sobrevivido. Y este libro, dentro de sus contenidos habla de los Judenrat y su rol, quizás ayudando a estos sobrevivientes a hablar.

En la película ella, tras tanta crítica, da un discurso en la Universidad con una audiencia que puede escucharla y entender realmente su punto de vista. Lo que plantea es diferente. En un grupo de pares ella no se encontró sola en su planteo.

La soledad la gana respecto a sus pares judíos, a sus amigos que no logran entender su forma única de ver las cosas, que requieren un lenguaje discriminador, depurado, preciso y exacto. Lo diferente no se entiende, y más en temas sensibles. A veces lo diferente nos choca tanto, no lo entendemos y lo repudiamos de tal manera que nuestra reacción es la de repudio. Ocurre al día de hoy en muchas mentes respecto a la transexualidad, a las distintas opciones sexuales, incluso en cosas tan banales como partidos de futbol y las hinchadas, el repudio y la falta de entendimiento que llevan al desprecio. Más entendible es que ocurriera con gente que sobrevivió a un genocidio en el que perdió su familia y parte de su herencia cultural, irrecuperable.

Volviendo a lo más personal, yo vi esta película con un hombre al que amo mucho, y es raro comparar este film con una canción de Taylor Swift, pero ella en uno de sus primeros temas, de su cd epónimo habla de que cada vez que ese chico escuche a Tim McGraw, piense en ella. Yo no creo que él vuelva a escuchar de Hannah Arendt pero espero que si escucha sobre ella, sobre la Shoá, o sobre alguno de estos temas, piense en mí.

Porque invitarme a ver esa película, sabiendo que no era de su interés pero que para mí iba a ser como traerme la luna, fue un acto de amor y de generosidad que no puedo olvidar.

Encuentro (in)fortuito 7

El otro día fui a hacerme análisis de sangre de rutina, por la diabetes, y al salir lo primero que quise fue comprar algo de comer,  doce horas de ayuno no son para cualquiera. Estaba famélico.

El supermercado, de sus 8 cajas, tenía solo dos abiertas. Fui a la que se suponía era rápida. Solo llevaba mi clásica Pepsi light y un alfajor. Sin embargo resultó ser la más lenta. La caja recién abría, la cajera no tenía cambio de billetes de relativo poco valor como 200 pesos, había gente mayor antes que yo.

Y detrás empiezo a escuchar críticas,  hablando mal de la cajera primero, luego de la clienta, comentarios que llegaron al punto de ser antisemitas, “Y si, seguro que es judía no quiere pagar.” Luego siguieron, “y quién va a querer pagar, este gobierno nos está hundiendo” Y de ahí faltó criticar a Dios, porque todos se unieron en una sola crítica y nube de negatividad, hasta parecía vérsele una nube negra por encima de sus cabezas. Cada quien criticando a quién mejor le venía en gana en vez de concentrarse en ver la situación que estaba pasando.

Sólo uno dijo, y sí, con la reforma gigante que hicieron en el supermercado probablemente ahorren en personal en la mañana. El supermercado estaba como nuevo, y con 8 cajas disponibles y gente deseando trabajar, seguramente sea ese el caso.

Sin embargo, hasta que esa persona dijo eso, y como era un adulto y sonaba razonable fue aceptado (porque yo ya había hecho otro comentario, apelando a una actitud más positiva, comentario al cual ladraron, diciendo que yo porque era joven, que no tenía obligaciones, cuando en realidad estoy atravesando un momento difícil en mi vida, que por supuesto no me interesaba compartir con gente tan cerrada como esa).

Las críticas siguieron hasta que cada uno pagó. Cuando fue mi turno, la saludé con la mejor de mis sonrisas (aunque no tuviera tantas ganas de sonreír), con los mejores modales, y ella esbozó una sonrisa.

Hacía muchos años, cuando estaba en catequesis nos decían que dedicáramos un acto a Dios en el día, creo que ese fue mi acto del día. Volví a esa costumbre de hacer al menos una cosa bien, no sólo por Dios sino como ejemplo cuando voy a dar los talleres de Proyecto Shoá. Y como viene el verano y uno se olvida de lo que es estar parado y ser un ejemplo para los chicos a los que les habla, seguiré con esta práctica lo más que pueda.

Sofía Bueno y las desaparecidas

Durante esta última semana estuvo en el debate público la supuesta desaparición de Sofía, su supuesto secuestro, hasta enterarnos que todo fue un problema familiar que se salió de control.

Ahí la gente, que rápidamente había reaccionado a favor de encontrarla, reacción normal, comenzó a castigarla duramente por haber mentido respecto a su paradero y haber acusado de un crimen a alguien inocente.

El problema con esas críticas es que en general se basaron en prejuicios. No criticaban el artículo específico del código penal en el cual se regula este tipo de situaciones, sino que criticaban que el escándalo que se había formado en torno a su caso era porque venía de una clase social acomodada, tratando a la muchacha de una nena caprichosa que había hecho esto, y que como su familia podía había movida cielo y tierra (incluida la justicia) para encontrarla.

Siendo esto verdad o no, es muy fácil juzgar desde nuestros monitores, en la comodidad de nuestros hogares cuando no conocemos el caso en profundidad. Desde mi perspectiva, de tratar de no criticar tanto a los otros, forma de ser que estoy tratando de adoptar creo que es mejor dejar que la justicia, que para algo existe, se pronuncie al respecto y dejemos que la joven reciba el apoyo y la contención que necesita tras toda la exposición mediática. Tal cual decía El Observador hace unos días ¿quién le devuelve la intimidad a Sofía Bueno?

Por otro lado lo comparaban con el caso de Evelyn. Opuesto por donde se lo mire. Era una chica menor de edad, de recursos limitados que había desaparecido y que no había recibido cobertura mediática, al menos no la cobertura que recibió Sofía y de ahí las críticas. Una desaparecida verdadera, menor, pobre, que no recibe toda nuestra atención.

Por un lado, esa familia y grupo de amigos no se movió por las redes sociales de la misma forma que Sofía, y también hay que revisar el historial de esa familia. Su hermana mayor también se había ido  en su momento con un muchacho. La madre contaba, que su hija de 15 años no estudiaba ni trabajaba ¿dónde están los deberes de madre en este caso? ¿Acaso la Constitución, máximo órgano legal de nuestro país hace obligatoria la educación media? Tanto los padres como el Gobierno están fallando en este sentido. Además el artículo seguía diciendo que más que un movimiento brusco “zarandazo” la chica no había recibido. Y agrega que ella no sabía con quienes se contactaba a través de las redes sociales. Siendo una menor, teniendo la experiencia de la hija mayor, uno creería que como madre preocupada estaría con todos los ojos despiertos.

No quiero culpar a la madre, que también tiene un contexto complejo con el cual lidiar pero sin embargo ese tipo de críticas no se hicieron y se vio a una como una pobre infeliz y a la otra como una cheta aburrida. Y creo que son dos generalizaciones basadas en prejuicios bastante peligrosas.

Otros casos bastante más trágicos como el de Nadia Cachés o el de Natalia Martínez.

Natalia Martínez Bengoa tenía 19 años. El 19 de enero de 2007 desapareció luego de asistir al local bailable La Rinconada, en Piriápolis. Al cabo de varias semanas de búsqueda, su cuerpo apareció 22 días después de su desaparición en Laguna del Sauce.

Los medios virtuales y los tradicionales rápidamente se movieron, como me comentaban, en este caso se respetaron las horas de desaparecido de una persona para iniciar todo tipo de búsqueda, por las dudas que sean casos como los de Sofía (en cuyo caso no se respetaron, quizás por tener familiares jugadores de fútbol o dinero,  o amigos muy ansiosos que publicaron cosas en facebook enseguida de que la noticia trascendió, no está en mi juzgar). Sin embargo por esta chica, también de clase media la justicia se movió y rápidamente. Como el desenlace fue trágico absolutamente nadie bromeó al respecto. Aunque tardaron años en hallar un culpable, suicidio del padre de Natalia mediante.

Como otro caso insigne, que conmovió a nuestra pequeña sociedad tenemos el de Nadia Cachés, de origen más humilde, una estudiante universitaria que en el trayecto de un lugar a otro desapareció. El lunes 13 de diciembre de 2010 a las 17:30hs. aproximadamente, Nadia Pamela Caches Pérez partió de la casa de su prima en Santa Lucía rumbo a la Ciudad de Canelones (República Oriental del Uruguay). Salió temprano, porque temía que la agarrara la noche y su bicicleta no estaba en buen estado. Había quedado en encontrarse con su hermano y nunca llegó, se supone que su recorrido fue enteramente por ruta 11.

El jueves 16, se encontró su bicicleta “sin daños aparentes” en las aguas del Arroyo Canelón Grande cerca del puente Margat viejo. El viernes 18, al mediodía su mochila fue encontrada cerca de dicho puente (a por lo menos 50 metros) en medio de espesos matorrales. El sábado 19, se suma trabajo de efectivos de la Armada Nacional, incluido un equipo de buzos.

A dos semanas de la desaparición se declaró que llevaron perros entrenados a la zona que parecieron mostrar que Nadia había estado allí aunque, claro está, no muestran si estuvo acompañada o no.

Pasado un mes y medio de la ausencia de la joven aparece un buzo a unos 400m. de la zona donde se encontraron sus pertenencias pero tras reconocimiento de amigos y familiares no pertenecía a Nadia. Fuentes oficiales acaban de confirmar al grupo,que el ADN encontrado en los restos óseos, corresponde a Nadia Cachés Pérez. Para ella aún la justicia no ha llegado.

En este tipo de casos la difusión fue lo que hizo que los casos fueran conocidos y al menos uno tuviese una resolución, controvertida, pero resolución al fin. La utilización de los medios de comunicación de forma respetuosa, pensando que estamos hablando del hermano, del hijo, del padre de alguien y sea su destino la muerte, o problemas psicológicos, tenemos que aprender a vestirnos de humanidad y lograr hacer críticas informadas y no escribir simplemente lo que se nos ocurra.

 

“Solo existe un sentimiento mayor

que el amor hacia la libertad

que es el odio a quien te la quita.”

Ernesto Che Guevara

Moda: Cesanette y su propuesta inclusiva

El viernes pasado en uno de los tantos salones de la Intendencia Municipal de Montevideo ocurría un evento de moda al que asistieron personalidades distinguidas como la ex Primera Dama María Auxiliadora y Jorge Vázquez, hermano del ex Presidente Tabaré Vázquez.

El motivo de que estas y otras tantas personas estuvieran allí no fue solamente la moda. Eventos en lugares más distinguidos y propuestas más abarcativas en moda suelen concentrarse en la Montevideo Fashion Week o en la Moweek donde muchas marcas presentan distintas propuestas.

El motivo fue porque Cesanette, junto con una marca naciente que lleva el nombre de su impulsor, Steven Vázquez plantearon un desfile inclusivo.

Desde el uso de modelos profesionales y no, con distintas formas físicas, incluso impedimentos que no le quitaron ni un ápice a la belleza de las prendas y de quienes las modelábamos, pertenecientes a distintas etnias, hasta la presentación de una pareja gay y una lésbica en pasarela.

En esta oportunidad no solamente se distinguieron los bellos vestidos confeccionados por Ana Hosta y la rebelde propuesta de Steven Vázquez para los y las más jóvenes sino también el compromiso de mostrar determinados valores como la igualdad en la diferencia y el valor de la belleza que todos tenemos dentro, independientemente de cómo nos veamos. Fue una forma de romper con estereotipos de belleza que no existen en la vida real.

Asimismo también mostrarnos que el mundo no es un binomio hombre-mujer heterosexual no es el único existente y que otras realidades son aceptables, posibles y bellas como para ser mostradas con orgullo en una pasarela.

1479517_576489049083469_441713592_n

30# ¿Los jóvenes uruguayos somos emprendedores?

Esta pregunta me la he planteado y me la han planteado muchísimas veces, porque al pertenecer a una organización durante muchos años que fomenta el emprendedurismo en sus acciones, siempre tratamos de vernos y definirnos como emprendedores y aumentar nuestras virtudes como tales.

Se me volvió a plantear ante el encuentro del Foro de Jóvenes Líderes de la Embajada de Estados Unidos, al cual lamentablemente no pude ir, pero cuya pregunta de apretura sembró una semilla para escribir un artículo que fomentara el debate.

Yo en particular no me vi nunca como un emprendedor. Por mi historia de bullying siempre me gustó estar al fondo, aunque con mi personalidad y mi forma de ser, costaba no destacar. Quizás no destacaba en ese modelo de emprendedurismo empresarial, quizás nunca encontré mi pasión, pero todavía no me considero un emprendedor. Hay aspectos que me interesan del emprendedurismo pero primero exploremos un poco definiciones y conceptos, para entender mejor de qué estamos hablando.

Para simplificar que es el emprendedurismo, o los emprendedores mejor dicho, son aquellos que se atreven a romper paradigmas y esquemas a la horas de buscar soluciones poco convencionales a actividades usuales, que generarán oportunidades de crecimiento social y de negocios y empleos nuevos para la sociedad.

Un emprendedor debe poseer determinadas virtudes y valores como la honestidad, solidaridad, responsabilidad, amistad, compromiso y excelencia en lo que hace.

Se pregunta si en Uruguay los jóvenes somos emprendedores. No sé si todos lo somos. La educación es una herramienta para poder ser emprendedores, si bien existen aquellos emprendedores que cambian su realidad, independientemente de su contexto. Y dada la situación social actual respecto a la educación y los valores, podría decirse que no todos los jóvenes son emprendedores.

Pero existen organizaciones que motivan a que lo sean. Vamos a explorarlas un poco, desde las universitarias hasta que se enfocan en los más jóvenes.

La JCI (Cámara Junior Internacional) es una federación mundial de jóvenes líderes y emprendedores fundada en el año 1915 en Missouri, Estados Unidos. Actualmente, se encuentra presente en 110 países, y cuenta con alrededor de 200.000 miembros activos en todo el mundo.

Su lema es Be Better, que en español significa ser mejores y tratan de generar cambios positivos en la sociedad a través del liderazgo y el emprendedurismo de los jóvenes, en interacción con su comunidad.

Destacados líderes mundiales como John F. Kennedy, Jacques Chirac, Bill Clinton, Al Gore, Kofi Annan y Bill Gates, fueron miembros de la JCI en sus respectivos capítulos.

 

Esta ONG da la oportunidad de:

  • Descubrir su potencial.
  • Aprender nuevas habilidades.
  • Ayudar a otros participando de proyectos locales y nacionales.
  • Construir una red de contactos local, nacional e internacional.

Uruguay tiene dos unidades; una en la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay y otra en ZONAMERICA, planeando expandirse a interior.

 

Otra ONG que trabaja en el emprendedurismo es AIESEC. Su origen se remonta a la Europa de la posguerra y siempre trató de tener como Visión la Paz y pleno desarrollo del potencial humano.

Avanzando en el tiempo y viendo que no se acercaba una tercera guerra mundial amplió sus horizontes a lo largo de lo que fue la Guerra Fría y el mundo contemporáneo y como Misión estableció ser la plataforma internacional para que los jóvenes descubran y desarrollen su potencial para generar un impacto positivo en la sociedad.

Sus valores son:

  • Activar el liderazgo, guiando con el ejemplo e inspirar liderazgo a través de nuestras acciones y resultados.
    Demostrar integridad siendo consecuente y transparente en nuestras decisiones y acciones
  • Vivir la diversidad aprendiendo de los diferentes estilos de vida y opiniones representadas en nuestro medio cultural.
  • Disfrutar de la participación
  • Luchar por la excelencia entregando en el trabajo de mayor calidad en todas las tareas.
  • Actuar sustentablemente tanto con los recursos materiales como humanos, teniendo en cuenta las necesidades de las generaciones presentes como las futuras dentro de la organización.

 

La experiencia completa en AIESEC consta de dos etapas: la realización de un intercambio y el ejercicio de un rol de liderazgo. Quien cumple con ambas, sin importar el orden,  se convierte en un Alumnus.

La estructura funcional es del tipo empresarial. La organización está dividida en áreas: Comunicación y Marketing, Relaciones Externas, Intercambios Entrantes, Intercambios Salientes, Recursos Humanos, Gestión de la Información, y Finanzas & Legales.

 

Para los más jóvenes, en Uruguay hay un programa que viene de una organización internacional llamada Junior Achievement que es DESEM Jóvenes Emprendedores. Desde 1991 implementa programas educativos con el propósito de desarrollar el espíritu emprendedor de los jóvenes.

DESEM trata de desarrollar a los jóvenes fomentando el deseo de permanecer en la escuela y valorar el estudio constante durante toda la vida, tener una actitud positiva hacia el trabajo y un sentimiento de familia y comunidad que promueva el comportamiento positivo.

En 2005 más de 6000 jóvenes participaron de alguno de los programas educativos tanto en liceos públicos y privados del país, en pos de prepararse para su futuro. Jóvenes de entre 5 y 19 años, se forman en DESEM. Son jóvenes inquietos, rebeldes, traviesos y divertidos, tal cual los describe la página web de la ONG, pero emprendedores. Muchos preparan su estrategia de empresa, su investigación de mercado y diversos talleres se forman y a temprana edad desarrollan ese espíritu emprendedor.

Más de 25.000 jóvenes en 15 años han participado de los programas educativos y muchos siguen vinculados a la ONG a través de becas de estudio, la oportunidad de participar en foros nacionales e internacionales o ser parte del personal de la organización.

Para concluir lo claro es que oportunidades y marcos para el emprendedurismo joven en Uruguay existen. Lo que es difícil contestar es si somos una sociedad abierta a que jóvenes emprendan. Al ser una sociedad crecientemente envejecida, las nuevas ideas a veces tardan tiempo en calar hondo en nosotros.

Hay un dicho conocido que dice “mejor malo conocido que bueno por conocer” y es difícil vencer a ese tipo de fantasmas. Es responsabilidad de nosotros, los jóvenes, demostrar que una mejor forma de hacer las cosas es posible. En todos los ámbitos de la vida.

El amargo final

Al final, como dice aquel viejo dicho “el infierno está pavimentado de buenas intenciones”, parece ser cierto.

Y no es sólo el infierno. Los seres humanos parece que estamos pavimentados de buenas intenciones.

Yo tuve buenas intenciones con alguien al que amé. Yo tuve buenas intenciones en muchos momentos, en los lugares en los que trabajé, estudié o di mi tiempo de forma voluntaria y no muchas veces logré objetivos.

Y todos tuvieron un final amargo. Porque el fruto no era dulce. Porque lo  logrado no fue lo esperado.

Pero en este caso el final es aún más amargo, porque yo jamás quise que hubiera un final, aunque precipité todo para que eso ocurriera.

En este, como en todos los otros casos no puedo responsabilizarme más que a mí. Sin embargo, hoy me veo en un espejo y pienso, quizás el mundo me de otra oportunidad.

Estoy dejando entrar a Dios en mi vida mucho más frecuentemente, entonces ¿por qué no habría de tener oportunidades?

Abajo, algunas dos de los lugares donde brillé y también me consumí como una estrella fugaz.

Amnistía Internacional: amnistía

Trabajé en un grupo de diversidad, pero mis frecuentes ausencias, sumadas a varios problemas internos hizo que lográramos mucho menos de lo planificado.

Igualmente tuvimos charlas con referentes en la temática y el grupo humano sigue sólido, aunque fuera de la organización.

Serví Tu Ciudad:

Hoy dos personas distintas, a la de la foto, pero vibrando juntos.
Cuando nos conocimos en Serví Tu Ciudad, trabajando por el liderazgo y la gestión de proyectos sociales.

Es una historia similar, saqué grandes amigos, pero estaba tan involucrado en tantas cosas, que ninguna salió bien. Aprendí de gestión de liderazgo y de proyectos, a soltarme y dar abrazos gratis y sobre todo a moverme en el heterogéneo mundo del voluntariado.

AIESEC:

En AIESEC tuve batallas ganasdas y perdidas, porque estuve cinco años perteneciendo a la organización. Los mayores logros fueron mi crecimiento personal, el impactar en la vida de otras personas a través de la educación, de su propio crecimiento y de la difusión de la organización para que otros pudieran seguir el gran trabajo.

También mi experiencia en Brasil como pasante internacional cambió el rumbo de lo que quiero hacer con mi vida.

AIESECMi relación con Diego:

Nunca había estado en una relación seria, había vuelto de Brasil confundido y sin rumbo, y seguí metido en la sordidez mientras él brindaba un páramo de luz, una relación hermosa que terminé destrozando, pero que nunca olvidaré.

con diegoTodo esto tuvo un final, y con este post quiero perdonarme a mi mismo por los errores que cometí en esos ámbitos. Por la falta de compromiso, de honestidad y de verdad dentro de las causas. Por no haber sido fuerte para encararlas con energía y amor, como digo que encaro las cosas.

De ahora en más no quiero encarar nada de la manera que hice en estos ámbitos.

29#La amistad

 

La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.

Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.

Aristóteles decía esto respecto a la amistad. A mí últimamente dos amistades y alguien más me reprochan egoísmo y egocentrismo.

Otros amigos sin embargo saben que si llaman, estoy ahí para lo que precisen, pero que en la cotidiana es difícil encontrarme. Al menos en esta época de mi vida. Una época dada a la introspección.

Sin embargo los reclamos de egocentrismo de una y de otra fueron bien diferentes. Por un lado mi egocentrismo en un caso fue no prestar atención a un logro espectacular que ella había tenido, en el otro, fue producto de quejarme de por qué estando yo mal durante todo un año, el apoyo dado era tan poco, cuando yo sentía que mi apoyo y mi respeto a su trabajo y a su persona eran muy grandes.

Me di cuenta que el amor se manifiesta de distintas maneras, que hay formas diferentes de ser amigos, y algunas son compatibles con uno y otras no tanto.

Me di cuenta que no hay que ser tan duros, porque cuando uno señala con el dedo hay tres dedos que te señalan a vos.

Me di cuenta, que cada vez estoy más solo pero quienes se quedan valen el doble. O el triple.

Con un amigo ayer, tan absorto en mi mismo estaba que no lo apoyé en el momento que su abuela murió. Y decía que había tanto que él no había podido decirle. Y yo podría haber tenido muchísima empatía para con él. Porque cuando mi bisabuela murió, estando yo en Estados Unidos y habiendo soñado que moría pocos días antes, o con mi abuela adoptiva, la mamá de Paola, Norma cuando estaba en Brasil, me paso lo mismo. Hubo muchas palabras que no pude decir.

Pero estaba metido en mi mundo y lo ignoré. Sin embargo, me perdonó, o al menos me sigue hablando. Las relaciones de tantos años, pueden curar y pueden sobrellevar golpes.

fabi xtino

Creo que la amistad es un camino que se va construyendo piedra por piedra, día tras día.

Creo que Dios es sabio y nos cruza con las personas apropiadas en el momento apropiado para que crezcamos y seamos mejores.

También nos presenta desafíos y batallas, pero nada que no podamos superar. Dios aprieta pero no ahorca.

La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.

Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.

28#Egocéntrico e infantil

Hoy tuve una charla que tenía atragantada en mi pecho con alguien. Alguien a quien consideraba amiga. Hoy somos buenos conocidos y valoro los recuerdos juntos.

Me dijo algunas cosas que si considero verdaderas. Que soy egocéntrico y que –con ella- siempre hablo de lo mismo, y es triste y depresivo. Dijo que me regodeo de estar triste, que lo disfruto. Yo creo que no. Yo disfrutaba mi brillo anterior. Quiero desempolvar mi viejo yo. Pero soy alguien que necesita hablar las cosas muchas veces.

Ella tiene una forma de ser distinta, y según ella y yo también hay que respetarla. Pero de alguna forma yo me sentí lastimado en algunos momentos, ignorado por esa forma de ser, que no conocía y no comprendía.

En mi infantilismo interpreté falta de interés, falta de valoración. Quizás me valora de una forma distinta a la que yo quiero.

Pero en este momento solo me puedo dar el lujo de conservar personas que me ayuden a salir adelante.

A veces, aunque dos personas compartan historias difíciles no son kindred spirits, y son amistades duraderas. Son amistades que coincidieron en un momento y un lugar y no hay pieles sintéticas ni brillos que puedan hacer que esas personas vuelvan a coincidir.

Quizás yo crezca, y sea el adulto que puede tener esa amistad, quizás ese infantilismo, que en realidad es compulsividad en las acciones, deje de ser un problema.

Quizás en algunos sentidos somos espejos, y es un espejo molesto, en el que no le gusta reflejarse.

Quizás.

Soy infantil, y en algunos sentidos me gusta eso de mí. Soy un libro abierto, y en muchos sentidos me gusta.

Pero también trato de ser un buen amigo y una buena persona. Trato de respetar aunque a veces no de la manera en que otros quieren ser respetados.

Creo que lo más importante es que reflexiono sobre lo que me pasa a diario y trato de salir mejor parado después.

Con esto que acaba de pasar me doy cuenta que tengo que invertir más en mis amigos, los verdaderos, y no tanto en amistades más recientes, a excepción de algunas, que realmente no me conocen y no van a poder decodificarme. O que al menos no las siento con autoridad para hacerlo.

Creo que sea va a ser una meta de ahora en más, vivir la amistad de una forma más auténtica y verdadera.

¿Ustedes como viven la amistad?

 

27# La vida me habla en canciones

 

Quizás sea de lo más cursi, aunque no de lo más triste, que escriba en el blog. Pero últimamente siento que la vida me va hablando a través de canciones. Creo que ser seguidor de Taylor Swift cuando terminás una gran historia de amor no es una buena idea.

 

Se torna difícil cerrar capítulos, todo te habla de esa persona especial que ya no está. Que perdiste.

 

Sobre todo cuando estás en un proceso de mirar detrás del brillo y la alegría de la serpentina que hace menos lacrimógena la propuesta artística de Taylor Swift. En mi vida estoy en ese momento, de mirar más allá.

 

Y escucho canciones como “I almost do” y hoy lo hice. A sabiendas de que aún no puedo saber de él sin ponerme a llorar le escribí.

 

O escuchar “All too well” y escuchar esa línea que dice que recuerda muy bien como fue todo, porque estaba ahí. Recuerdo y me torturo por tonto y soberbio.

 

Y hay dos peores, pensar en cuando me auto-dedicaba Treacherous porque este amor iba a vencer todo, y cuando no me puedo imaginar un nuevo comienzo y escucho Begin Again y pienso, si a ella no le pasó, y es perfecta ¿Cómo me va a pasar a mí que estoy quebrado –en todo sentido-?

 

 

Mi gusto musical no es refinado, es pop adolescente en general, salvando algunas excepciones a las que me fui exponiendo a lo largo de la vida y que sigo cultivando. Por eso, cuando salgo a la vida escucho una radio de música pop, simplemente para tapar el ruido del ambiente. Algunas veces aparece Taylor Swift, pero estoy generalmente a salvo de ella y de la exposición más carnal de mis sentimientos.

 

Aparecen otros cantantes, hasta Bruno Mars me hizo pensar en que te extrañaba, pero creo que aún no estas bailando con nadie más y eso me alivia un poco. Aunque a veces la inseguridad me mata. Lo que más me mata es pensar que somos como la última canción de Belinda, que estamos convertidos en polvo. Que simplemente es nada.

 

Incluso a veces, a pesar de lo vulgar de su exposición, me identifico con Wrecking Ball de Miley Cyrus por lo absolutamente emotivo de la canción.

 

Y por si fuera poco, la acaramelada Katy Perry decide, después de darme una de las pocas canciones alentadoras de que voy a salir adelante y que me oirán rugir (no sé quienes, porque mi enemigo ha sido, hasta ahora yo mismo, pero mi yo de antes oirá rugir a un ungido nuevo yo), lanza una canción emotiva. Y yo sé que te amo incondicionalmente. El tema es que la expresión más completa de ese amor parece imposible.

 

Y ahora descubro una colaboración country de Tim McGraw con Taylor Swift y Keith Urban y siento que no puedo vivir sin vos aunque tenga que hacerlo. Y las guitarras, la ausencia de dubstep y lo maravillosamente country moderno que suena esa melodía hace que me conmueva sobremanera.

 

Y yo pienso que el subterfugio de la música ya no lo tengo. Siempre estarán los libros, aunque hay historias que no puedo leer.  A veces me siento desesperado como una Anna Karenina enfrente a las vías de un tren, deseando saltar. Como una Madame Bovary enredado en sus propias mentiras. Como una sociedad newyorkina tratando de tapar lo feo sin nombrarlo como los personajes de La Edad de la Inocencia. Pero yo fallo en esta táctica. Yo soy como la Condesa caída en desgracia del libro de Edith Wharton.

 

Igualmente mi gusto literario es más amplio y hay historias que si puedo leer. Espero llegue el día que pueda oir cualquier melodía u hojear cualquier libro, sin que tu reflejo se me aparezca.

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: