Busqué en variopintos páramos

un oasis

que me hiciera sentir así de grácil

así de torpe y de amado

como cuando me paraba en tus pies.

 

Busqué en la multitud

de miradas deseosas de ser amadas o al menos de sentir algo

pero fue como estar en un alud

de sentimientos y personas que no pueden cautivarme.

 

Cautivarme como lo hiciste vos

sin artilugios

usando un trench coat de jean, lentes cuadrados

que apenas podía ver por como me encandilaban tus ojos

me encantaba tu sonrisa

y me atrapaba tu dulce y provocadora pelea.

 

Busqué placer efímero

pero tras conocer otro tipo de encuentros

es difícil complacer con lo hueco

a un cuerpo entrenado en el amor.

 

Por eso me declaro en rendición absoluta.

Descubrí en dos días que es lo que me hace bien,

quienes pueden emparchar mi corazón

y quienes simplemente deberán seguir su rumbo.

 

Rendido no significa muerto,

estoy construyendo mi camino

aquel caminito de fe que debí empezar en una lluviosa tarde de junio.

Soy amado y espero ser amado

de otras formas más profundas.

Yo amo, y espero poder amar

sin que sea efímero, sin artilugios.

 

Espero poder ser el hombro

el eterno compañero

el andariego de otro loco lindo.

La búsqueda implacable terminó

nunca debió empezar

siempre encontré lo que se precisó

cuando uno no lo buscó.

Anuncios