El liderazgo es una oportunidad de servir; no de lucirse.
J.Walters

 

El domingo tomé un 405 repleto de gente. Abarrotado de padres y niños que aprovechan su franco para hacer familia. El 405 pasa por dos centros comerciales por lo que la manada humana aumentaba en cada parada.

El guarda del ómnibus tiene como tareas, o así se percibe, ayudar al conductor y cobrar.

Sin embargo este guarda se encargaba de la seguridad de los niños, pidiendo asientos, señalando gente puntual para que cediera el suyo, hablando con los niños y padres; transmitiendo con su ronca voz preocupación y dulzura a la vez que pedía por favor que obedecieran para que todos pudieran entrar.

Pidió a una señora que bajara, para que gente pudiera descender, y en su desconfianza la señora obedeció y la volvió a hacer subir. Este hombre hizo que un viaje imposible se concretara y que todos estuvieran a salvo.

El liderazgo puede estar en cualquier actividad que desempeñemos, sin importar cuan pequeña o grande sea, cuan reconocida por la sociedad o cuan simple nos parezca.

Este hombre es un líder en su trabajo y dejó una huella en todos los que en ese coche viajábamos.

Me inspiró a hacer siempre más y ser un líder en todo lo que pueda serlo, sin tomar el camino fácil de la indiferencia.

 

106_1312

 

 

Anuncios