Existen algunos olores

fragancias,

esencias

que son suerte de transportes.

 

Formas de transporte,

a otra realidades

como el pasado

porque los olores son como entidades,

que generan en nuestras percepciones su aporte.

 

Esos olores embriagadores

nos ayudan a ser como investigadores

para descubrir

e incluso a adivinar que pasó

en ese lugar minutos antes.

E incluso a adivinar que pasó

en ese lugar horas antes.

 

Estos días he sentido un olor embriagador

cada vez que voy a dormir

que me hace recordar.

 

Esa mezcla de pasión y sudor

con limón,

que en un pasado no tan remoto

hacían de mis noches un terremoto.

 

No siempre físico.

No siempre amoroso.

No siempre emotivo.

Pero siempre un terremoto.
Cada vez que sentía el olor

a la piel

al sudor

de quien amé

mezclado con limón,

me sentía amado, seguro, y feliz de estar. Sin importar las circunstancias.

 

Hoy solo me queda el olor a limón,

que apenas atrevo a sacar de mi arcón

de tesoros.

 

Pero cuando lo saco y logro que Morfeo haga su trabajo

sueño con aquellas noches eternas

que el amanecer rompía como por arte de magia

con ese hombre de piel oscura

de alma clara y de sonrisa límpida,

que me ayudó a ser quien soy hoy.

 

Embriagador es su recuerdo,

Embriagador es que lo recuerde

a través de algo tan simple

como su olor,

nuestro olor

cuando estábamos juntos.

 

Espero volver a sentir algo así

por la embriagadora fragancia

del amor.

Anuncios