“Juventud, divino tesoro”

suelen decir los mayores,

idealizando un tiempo

en el que las tribulaciones

de la vida no eran mas los cambios de estar creciendo.

 

Curiosamente ser joven

no es como esos mayores creen

tener cierta edad.

 

Ser joven es sentirse joven

Pero, ¿Qué es sentirse joven?

Es sentirse vivo,

Arrebolado por las emociones

de comerse el mundo, como cantan melodías de populares canciones.

 

Durante un tiempo hice cosas que la gente cree juveniles.

Pueriles tonterías de querer perder la inocencia,

cuando aun la ingenuidad me persigue, con su dulce presencia.

 

Empero no me sentía joven

Ni me sentía entero.

Quebrado entre identidades, me sentía perdido

y cansado como si hubiera caminado entre un millón de soles

encerrados en las cuatro paredes de mi habitación.

 

Finalmente decidí

Que era tiempo de partir

y volver a vivir.

 

Me sonreí con otro roto,

con los pies entre arena y pasto.

Mirando un cielo de nubes y sin estrellas

pero con una luna que brillaba mas que ellas.

Y ahí me volví a sentir joven.

 

Con conversaciones mundanas, tontas o simples

recupere ese divino tesoro y ayudaron algunos gestos dulces.

¡Hoy puedo decir que me siento joven y en tanto lo soy!

 

Anuncios