Una_cuestion_de_tiempo-988331421-large

Las comedias románticas suelen ser de mi agrado, aunque no siempre sean grandes películas, con bien logrados personajes y guiones desafiantes. Muchas veces, como el tipo de películas gustan a las masas, se hacen con la finalidad de ganar dinero. Y eso ha pasado últimamente con las películas de este subgénero.

El caso con Una cuestión de tiempo es que reúne varias características que hacen a una buena película. Como subgénero la comedia romántica ha dado grandes películas. Por eso a muchos escépticos quizás no le interesaría ver esta película. Sin embargo es altamente recomendable.

¿Por qué?

Como director del filme está Richard Curtis, quien comenzó a dirigir (después de haber sido guionista de televisión y películas) con una de las mejores comedias románticas recientes, Love Actually (2013). Y si bien no dirige frecuentemente películas taquilleras, variando el tipo de películas que hace, no necesariamente le huye al éxito y al dinero como director.

La trama, vista de un modo simplista podría ser resumida en que un joven tiene la habilidad de viajar en el tiempo, de hecho todos los hombres de su familia la tienen, pero la película se centra en este joven, quien utiliza esta habilidad para conquistar a la chica de sus sueños. Pienso en otras películas de viajes en el tiempo y amores y realmente los resultados no han sido buenos. Y justamente una de las películas en las que pienso también la protagoniza la bella y talentosa Rachel McAdams.

La película sin embargo logró fascinarme y hasta emocionarme y largar alguna lágrima. Si, reconozco que soy sensible y más ahora pero éramos varios en la audiencia con ese mismo sentimiento. Más que viajes en el tiempo, la película me hizo viajar por mis emociones, desde la ilusión y alegría de que mis personajes, de los cuales ya me había adueñado, estaban juntos, hasta la tristeza y desesperación de que otros enfrentaban vicisitudes.

Si bien la conquista de Domhnall Gleeson, un tipo común, a Rachel McAdams, presentada como una chica adorable, algo torpe, dulce y curiosamente fascinada con Kate Moss es importante, el amor general que se vive en la familia del personaje de Gleeson es al que el director quiere exponernos. La familia, con algunos agregados, es un componente orgánico y vivo de la película y son sus alegrías y tristezas lo que hacen a la película una pequeña obra de arte.

Los viajes en el tiempo, para que la película funcione y no sea una mera fantasía, tiene que incluir reglas. Las reglas en este caso se van desenvolviendo a lo largo de la misma y el aspecto de ciencia ficción que le da estos viajes a la película no son más que para mostrarnos el lado más humano de los personajes de Una cuestión de tiempo.

La fotografía y el vestuario son impecables, las actuaciones son creíbles, los personajes divertidos y fáciles de querer.

 

Esta película nos permite reflexionar sobre las cosas importantes de la vida, como por ejemplo como vivir el día a día o como disfrutar a nuestra familia. Y valorar aquellas cosas que son importantes. Hay una reflexión para cada quien

Se las recomiendo profundamente. Cada quien sacará su propia reflexión al verla. 

Les dejo el trailer a ver si se motivan a verla. ¡No se la pierdan!

Anuncios