campo

Volví a publicarlo para recordarme a mi mismo y a todos de vivir los buenos momentos, disfrutarlos y sentirnos jóvenes y dueños del mundo, tengamos 22 o algunos años más. 

 

Obviamente, por lo que ven en el título, voy a citar una canción de Taylor Swift. Si, su nuevo CD, se volvió una obsesión, y el sonido que suena constantemente en mi casa.

La canción 22 no fue mi canción favorita de entrada. Definitivamente no fue Stay, Stay, Stay, Starlight o Trecherous. Sin embargo, ayer la escuché tres veces seguidas, y dije “Tengo que escribir mañana en el blog sobre esta canción, define como me siento ahora”.

Taylor+SwiftNo es una canción profunda, no necesariamente habla del amor y sus dificultades, como la mayoría de las canciones de Taylor Swift. Es, en cambio, una oda a la celebración y la fiesta, al sentirse bien. Y bien como me gusta a mí. Una oda que no recurra a los típicos lugares comunes de las canciones de fiesta, a los excesos vulgares del sexo y el alcohol, que si bien todos alguna vez hemos cometido, no son mi imagen idealizada de una fiesta perfecta y de una juventud en jolgorio.

Estoy en un momento de fiesta a pesar de todavía estar en un período de transición en la vida, y de tener que tomar decisiones dolorosas y definitivas, como cuidarme más de salud, como estudiar algo que laboralmente me pueda rendir en lo más inmediato y estudiar con más seriedad en general, como trabajar y administrarme de mejor manera, me siento así:

We’re happy free confused and lonely at the same time
It’s miserable and magical oh yeah
Tonight’s the night when we forget about the deadlines, it’s time uh uh.

taylor 2Me siento feliz, confundido y a veces solo también. Y me pongo a analizar muchas cosas. ¿Por qué solo si estoy rodeado de gente? No debería sentirme solo. Pero en realidad muchas veces estás solo aunque puedas rodearte de gente amigable. Amigable… pero que no son tus amigos. Ya no me llena compartir actividades y lugares con gente copada.

Estoy más selectivo, la muchedumbre no me hace sentir bien. Sin embargo, cuando estoy con ESA gente, realmente me siento capaz de olvidarme de todos los deadlines, y se vuelve mágico.

El ser más selectivo me ha hecho valorar mucho mí tiempo. Si bien sigo diciendo que sí a demasiadas cosas, y hago cosas que realmente no están alineados a objetivos generales de mi vida, en cierta forma incluso lo random me nutre. Ya no pierdo tanto el tiempo.  Y esa selección también se aplica a quien decido  tener a mi lado de forma romántica. Y por eso estas noches de verano se vuelven:

It feels like a perfect night for breakfast at midnight
To fall in love with strangers
Everything will be alright if you keep me next to you

taylor 1Encontrar a esa persona que valga la pena, ese soñador que quiera desayunar de noche, que banque mis locuras, que me obligue a quedarme (parafraseando a Stay, Stay, Stay, otra canción del CD Red de la susodicha) y que me empodere a seguir soñando, hace que uno se pueda volver mejor en todo lo que hace. El hombre y la mujer son seres gregarios, están hechos para vivir en sociedad, eso es un hecho. No sé si estarán hechos para el amor, pero cuando golpea la puerta, si uno decide abrirse a esa experiencia, la energía que va a sentir para hacer todo lo que tiene que hacer, será mucho mayor que cuando hace las cosas, simplemente por el mero deseo de hacerlas.


It seems like one of those nights
We ditch the whole scene and end up dreaming instead of sleeping

¿Por qué digo esto? Porque creo que una persona especial  te coloca en un estado de humor tan onírico que hace lo excelente –como en mi caso seria dormir porque sufro de insomnio- en algo grandioso –soñar-.

Ese estado de alegría, esa fiesta que va mas allá del lugar fácil de la fiesta vista como sexo, drogas y rock and roll, te hace sentir poderoso. Te hace sentir que lo podes hacer todo.

No lo podes hacer todo, sin embargo. Pero sentir que lo podes hacer, hace que ciertas cosas que no habrías encarado de determinada forma, y por ende no habrías conseguido lograr, las logres.

Vivir con amor, vivir en el amor nos hace la mejor versión de nosotros mismos. Por eso, empezar a ser selectivo, me hizo encontrar el amor verdadero en aquellos amigos que valen la pena, y el amor hacia mi mismo, el valorarme a mi y a mi tiempo, me llevo a una nueva aventura con un compañero de ruta que se ve muy prometedora.

Creo que como escritor del blog de líder, esta entrada tiene un único concepto:

Anímense a vivir la vida con amor, a amar con locura y a recorrer las rutas que sientan correctas en el corazón. Vivan la vida como si fuera la mejor parte de una fiesta, con energía, con ganas de seguir, con alegría. Solo al final de la fiesta uno baja el nivel de energía que le imprimen al momento…. Y para eso nos falta un montón.

Anuncios