Taylor+Swift

Durante un tiempo estuve sin escribir nada. No por falta de inspiración. Siempre encuentro temas que me despiertan la curiosidad, películas con historias que quiero compartir con ustedes, novedades, noticias que me generan alegría o tristeza. Sin embargo las ganas no estaban.

Durante casi un mes solo tuve ganas de estar descansando, de estar conmigo mismo. No era tristeza, creo. Se sentía diferente. Era un estado mental algo conocido, y a la vez distinto. Durante ya varios años estuve con momentos en el que bajé los brazos y me entregué a la tristeza, al desánimo.

Pero durante este tiempo, sólo quería estar conmigo y pensar. Y por eso me perdí momentos importantes en la vida de mis amigos, pero creo que fue necesario para no perderme a mí mismo en lamentos, para de a poco pero con fuerza recuperarme de tantas caídas, de tantos fracasos que me hicieron sentir como si no valiera nada.

Hice muy pocas cosas en este tiempo, pero siento que cada una de ellas me está llevando muy lentamente a un buen puerto.

A finales de 2012 conocí a alguien que me hizo sentir rápidamente que estaba en la dirección correcta. Pero no funcionó. Y confirmé que nadie más que uno mismo puede ser quien nos catapulte al éxito en nuestra vida, personal, profesional, estudiantil o lo que sea. Existen ayudas pero ni los perros lazarillos arrastran por la vereda a los ciegos, solo los ayudan a que ellos recorran el camino.

Igualmente me sentí como en la canción de Taylor Swift Enchanted:

There I was again tonight
Forcing laughter, faking smiles
Same old tired lonely place

Walls of insincerity,
Shifting eyes and vacancy

Así me sentí durante mucho tiempo estando en lugares que no eran para mí, perdiendo mi tiempo con gente que no me nutría.

Con él, eso empezó a cambiar, pero a la vez terminé, por tonto, estando en otros lugares que me volvieron a hacer sentir de esta manera.

Igual siempre me preguntaré lo mismo que Taylor Swift se pregunta en Enchanted:

I’ll spend forever wondering if you knew
I was enchanted to meet you

Pero con el tiempo (y reconozco, escuchando de forma casi enfermiza las canciones de Taylor Swift) pude sanar y reflexionar y vivir la vida de una forma un poco más sana.

Falta un largo, larguísimo camino para que me reencuentre con la mejor versión de mí mismo. Pero finalmente, me siento listo.

 

En los próximos días empezaré a escribir nuevamente.  Es parte del camino.

 

Anuncios