Hay historias de las que siento no poder escapar.

Hay amores que vencen la cobardía y llegan a amores,

pero que se vuelven amores truncos por la tonta rebeldía

de quererlo todo, y no saber que tenías todo antes de generarte tantos dolores.

 

Dolores en la cabeza y el corazón.

Dolores que me hicieron derramar lágrimas pero que pude superar.

Dolores que construyeron una coraza.

Dolores que me hicieron quien soy hoy.

 

Aún te me aparecés en sueños y me haces sentir embrujado,

como si fueras un fantasma unido a mí

por una trágica historia sin resolver;

pero que en realidad está resuelta.

 

Quisiera que no estuviera resuelta, no de esta manera.

Quisiera que no fuese así el final.

Quisiera que no fueras como un personaje de aquel programa de televisión

que miro en las noches que se convierten días,

días sin sueño y solo nostalgia.

 

Te reirías si supieras que me gusta ese programa.

Capáz lo sabías.

Tal vez te lo dije.

 

Esos acordes cotidianos son parte de una melodía incompleta,

que sonó una sola vez y de la que hoy solo quedan recuerdos.

Tantas sonrisas pícaras y secretos compartidos quedaron en el inconsciente…

 

Como una maldición aparecés en sueños,

cuando creo haberte olvidado.

Ya no lloro, ya ni anhelo

ni sueño con verte y enamorarte.

 

Sé que es imposible.

Que es un amor trunco.

Un primer amor.

 

Pero cada vez que escucho una melodía

sobre un amor perdido

sobre una historia sin alas

pienso en nosotros y me arrepiento del día,

del minuto, del segundo, en que tomé tan malas decisiones.

 

Ya no me permito ensoñaciones,

quizás por eso tu recuerdo me embruja.

Debe ser la razón por la que aparecés en sueños,

para que no te olvide,

como si eso fuera posible.

 

Quimera maldita sería olvidarte,

aunque en un momento fue un sueño imposible.

Aunque en un momento fue mi más grande anhelo.

 

Olvidarte sería condenarme

a volver sobre mis pasos oscuros.

A volver a ser quien fui.

 

Agridulce aparición entonces,

que por mi bien me recuerda

no estar nunca seguro

ni a salvo de haber crecido.

 

Maldito y bendecido

Me hace feliz y triste que de esta manera sigas estando conmigo.

Yo te hago un lugar en mi vida, desde el recuerdo,

Para que me cuides… porque recordar es mi única chance de poder ser feliz.

Anuncios