Peaches Geldof era una de las chicas epítome de la moda inglesa: rubia con dos ojos color del cielo pero no por eso etéreamente angelical. Rebelde y tatuada, junto con otras chicas como Alexa Chung representaban ese Londres fashionista y de vanguardia.

peaches

Peaches Honeyblossom Geldof nació el 13 de marzo de 1989 y murió el 7 de abril de este año. Era una periodista (dentro de sus logros están haber tenido publicado su primer artículo para Elle a la tierna edad de 15 años). Además era conductora de televisión y modelo, dueña de una indiscutible belleza.

Su historia es bastante triste. Nació en Londres en el 89, siendo la hija de un famoso cantante llamado Bob Geldof y una famosa conductora, Paula Yates. Su abuelo también era famoso en Gran Bretaña, se llamaba Hughie Green. Tenía tres hermanas. Creció en Londres y Kent y se educó en el Queen’s College de Londres. Se mudó fuera de la casa familiar a los 18 para irse a la Gran Manzana con su esposo Max Drummey.

Su vida hasta ahora podría parecer increíble. Criada en una de las ciudades más trendy del mundo, envuelta en constantes privilegios y glamour y sin pasar ni una sola necesidad. Sin embargo en su infancia su madre Paula va a fallecer de una sobredosis accidental de heroína. Este hecho marcará su vida.

Pero, sigamos conociendo más a Peaches antes de avanzar un poco en lo que nos convoca que es su trágico desenlace. Geldof escribió una columna en la versión británica de Elle Girl entre 2004 y 2005 y también una columna sociopolítica para el Daily Telegraph y numerosos artículos para The Guardian. Bella e inteligente.

modelo

También escribió y presentó su propia serie de documentales y luego comenzó a modelar teniendo el mismo éxito que escribiendo o haciendo sus documentales.  Sin embargo el éxito comenzó a abandonarla en 2010 cuando no se le fue renovado un contrato con Ultimo, una marca que la había contratado para ser la cara de Miss Ultimo collection el año anterior porque fotos de la modelo desnuda salieron en internet, así como también rumores que señalaban que Peaches consumía drogas.

drogada

Esta historia es conocida. Si bien el mundo del modelaje está asociado a los excesos, a la fiesta y a las drogas, cuando las imposiblemente delgadas modelos son visiblemente asociadas con este mundillo muchos contratos son revocados. Las marcas muestran figuras imposibles, cutis perfectos, y las modelos tienen que mantener la ilusión delante de las cámaras que las fotografían y también en su casi inexistente vida privada. Kate Moss aprendió esta lección del modo más crudo cuando perdió numerosos contratos luego de que videos de ella consumiendo cocaína se hicieran públicos.

A los 19 años se casó en Las Vegas, en la infame Little White Wedding Chapel con Max Drummey, un músico de Estados Unidos con el que se divorció a los pocos meses. En 2011 se comprometió con Thomas Cohen, quien también es cantante de la banda londinense S.C.U.M. La pareja se casó en 2012 en la misma capilla donde sus padres se habían casado 26 años antes, y donde también Paula Yates fue velada en 2000. Fruto de esta unión tuvo dos hijos, nacidos en 2012 y 2013. A nivel personal, es en estos años en los que inicia una búsqueda espiritual, interesándose por el judaísmo (dado que su marido es judío) y también se interesó en el Ordo Templi Orientis, tatúandose las iniciales OTO en un brazo.

peaches wedding

Como ya mencionamos la muerte de su madre en 2000 la marcó de por vida y es en una entrevista para Elle en 2013 en la que explica lo difícil de aceptar esta pérdida.

I remember the day my mother died, and it’s still hard to talk about it. I just blocked it out. I went to school the next day because my father’s mentality was ‘keep calm and carry on’. So we all went to school and tried to act as if nothing had happened. But it had happened. I didn’t grieve. I didn’t cry at her funeral. I couldn’t express anything because I was just numb to it all. I didn’t start grieving for my mother properly until I was maybe 16.

Sin embargo poco aprendió de este acontecimiento. En abril del presente año Peaches es encontrada muerta en su casa de Kent. La muerte fue catalogada como extraña e inexplicable. ¿Por qué habría de morir una joven mujer que se mostraba alegre y vital? ¿Por qué moriría una mujer que desde su adolescencia trabajaba y que recientemente había sido madre?

La autopsia inicial no arrojó luz a los hechos y tuvimos que esperar hasta fin de mes para enterarnos de la triste realidad.

Su funeral, también en la iglesia donde se casó, donde sus padres se casaron y donde su madre fue velada, fue un reflejo fidedigno de lo que fue su vida. Fue un evento de la sociedad londinense donde famosas como Alexa Chung, Kate Moss, la Duquesa Sarah Ferguson entre otras mostraron su dolor ante la irremediable pérdida.

Peaches_Geldof__821_666219a

Sin embargo dicho ambiente tóxico, que la rodeó en vida, y que tan bien habló de Peaches en su funeral, y que tanto dolor mostraron al mundo, no la ayudó mucho. El lujo, el exceso y el glamour poco contribuyeron a que esta joven no estuviese alejada de las drogas, ese flagelo que tanto daño hizo a esta familia.

Hoy se publicó el informe toxicológico que señala la presencia de heroína en su sangre, la misma droga que mató a Paula Yates 14 años antes. Como dato curioso, se ha publicado recientemente que Peaches fue encontrada en su casa sin existir rastros de drogas. Si murió de una sobredosis, alguien debió limpiar la escena para quizás proteger el buen nombre de la modelo. Sin embargo ¿de qué sirve el buen nombre cuando dejas huérfanos a dos niños? La historia, trágicamente se repite.

peaches-baby--d

Algo que el mundo debe aprender es a quitarle el glamour a las drogas. Son dañinas y si bien hay gente que puede controlarse y consumirlas de forma moderada y disfrutar de los efectos, el riesgo es muy grande como para jugar a la ruleta rusa con nuestro propio cuerpo. Drogarnos no nos hace libres y modernos sino esclavos y patéticos. Esclavos y sucios.

Si bien esta mujer no iba a salvar a los niños hambrientos en África su pérdida es lamentable porque dentro del ambiente al que pertenecía era una figura por su estilo, su frescura, rapidez e inteligencia para responder, para articular, para ser parte de un evento televisivo, y también como bella modelo y joven periodista se destacaba. Ni tiempo tuvo para disfrutar de su maternidad. ¿Vale la pena perderlo todo por unos minutos de placer vacío?

Yo creo que no.

Anuncios