seis

Esta obra es probablemente el mejor espectáculo teatral que haya visto. Si bien no puedo decir que soy un experto en crítica teatral, el sentimiento que reinaba entre los espectadores a la salida del teatro aquel día era de sobrecogedora emoción. Durante esa hora y media que sinceramente, pareció mucho más tiempo, reímos y hasta lloramos al vernos envuelto en esa historia coral, que tan bien fue contada.

Esta obra trata acerca de los asesinatos de mujeres trans cometidos en nuestro país. Pero no es un cuento sobre cómo estos horribles hechos fueron cometidos, que tanto se avanzó (o no) en las investigaciones al respecto, cuál fue el manejo de la prensa, etc –que bien daría para escribir un drama de dimensiones épicas- sino que se centra en hablar de que la homofobia es un tema que como sociedad no hemos resuelto.

La homosexualidad estuvo presente siempre en la sociedad y todas las culturas han regulado el amor entre personas del mismo sexo. Se trató, hasta no hace tanto tiempo, de hacerla desaparecer. Sin embargo, como es parte de la naturaleza humana, ha sido completamente imposible e inviable. También se viene tratando de borrar la homofobia, con éxito cuestionable.

El colectivo LGBT, como minoría, a veces trabaja en equipo para defenderse del acoso verbal y físico que recibimos por ser diferentes. Por algo en estos últimos años se lograron cambios en la legislación para no seguir siendo ciudadanos TAN DE SEGUNDA CATEGORIA… aunque para algunos políticos de nuestro país, este tema no sea relevante. Pero por esa diferencia, que en vez de ser respetada y aprovechada como parte de la riqueza de vivir en un mundo y una sociedad con gente distinta a nosotros, que es vista como peligrosa en la búsqueda de mantener el orden social como es, somos discriminados por gran parte del resto de la sociedad. Como consecuencia de esa discriminación, muchas veces vivimos con miedo. Miedo real a los ataques físicos y psicológicos.

Cada vez que salimos a la calle tenemos miedo de que se burlen de nosotros, nos peguen, nos griten y humillen. Especialmente de noche. Especialmente cuando los hombres (y algunas mujeres) están bajo el efecto del alcohol y en manada, queriendo demostrar su virilidad burlándose del distinto.

Estos asesinatos a mujeres trans fueron crímenes particularmente cargados de odio y perpetrados con extremada violencia, confirmando así que la homofobia (y en particular la transfobia) no es algo que en Uruguay esté superado.

Este es el tema que plantea la obra. Sin embargo ¿cómo plantearlo? Este fue el desafío al cual se enfrentó el autor Federico Roca a la hora de querer plasmar de forma artística esta triste realidad para sensibilizar y concientizar a una sociedad que parece no querer ver el grave problema que la atraviesa.

Tuve la oportunidad de hablar tanto con el autor como con el director de la obra en una charla que tuvimos los asistentes del Taller de Adela Vaz y Tiso Silvera y nos contaban cómo fue que surgió la idea de crear este espectáculo.

En principio se quería llevar a escena una obra de temática similar (también convertida en película) pero debido a lo costoso de los derechos de autor no se logró poder traerla a Uruguay. Mientras tanto ocurrían estos terribles acontecimientos que merecieron la atención de ambos.

Por eso investigaron en profundidad estos asesinatos. El sexto de hecho ocurrió ya en el medio de la construcción del texto para el espectáculo. La obra pretende ver los vínculos que existen entre la homosexualidad y la sociedad contemporánea, en particular la uruguaya y las reacciones de la misma hacia quienes quieren llevar su vida adelante.

Por eso, en ningún momento aparecen las fallecidas en escena. Sus historias nos las cuentan los distintos actores de la sociedad, aquellos que tienen contacto directo o indirecto con ellas. Vemos como enriquecieron las vidas de quienes tienen a su alrededor como también podemos observar lo difícil que fue para algunos superar sus propios miedos y prejuicios.

Los actores maravillosamente nos cuentan esta gran historia a través de distintos cuadros, con distintos personajes y utilizando una variedad increíble de recursos tanto emotivos como materiales. Hay canto, baile y alegría como lágrimas y escenas de gran tensión dramática.

De hecho aún resuenan las palabras de uno de esos cuadros, de una vecina que podría ser la señora que vive al lado de mi casa. Las palabras de una mujer que podría llegar a ser mi propia madre. Ojalá fueran así todas las vecinas de al lado de todas las casas, ojalá fueran así todas las madres. No voy a contar más detalles de la historia narrada en la obra, porque creo que vale la pena que todos la veamos. Pero sin dudas esta escena fue el cenit de la obra, aunque tiene varias interpretaciones que le compiten dignamente por ese honor.

Tras escenas llenas de emoción se pasa a interpretaciones más alegres pero no por eso menos creativas y geniales para aliviar el dolor que el espectador, completamente sumergido en esa historia, está sintiendo.

Charlando con el autor y director, en algún momento les plantearon a los actores poder hacer más de una función por noche y lo sintieron imposible. El cansancio físico y emocional tras una interpretación imposibilita realizarlo.

En esta obra, escrita por Roca sobre trabajos de improvisación colectivos, todo está pensado. La escenografía está cuidadosamente planteada para que todos los detalles sean perfectos. Incluso detalles que a simple vista el espectador no va a notar pero que en la suma crean la perfecta atmósfera para que el espectáculo se desarrolle.

En aquella charla en el Taller que mencionaba anteriormente, Roca y Rodríguez Compare mencionan que los trabajos de improvisación fueron tan extensos y ricos que a la hora de seleccionar aquellos cuadros que formarían parte de este cabaret dramático muchos no fueron incluidos para no hacer demasiado extenso el espectáculo pero que perfectamente podrían ser una digna continuación de 6SEIS. Todos los que allí estábamos deseamos que realmente se hiciera una continuación de esta obra tan increíble.

No queda más que recomendarle a todos que vean este espectáculo y no se lo pierdan.

final 6seis

Ficha técnica:

  • Título Original: 6SEIS: todos somos culpables
  • Año: 2014
  • Género: Drama
  • Duración: 1h30′
  • Calificación: +15 años
  • Autor: Federico Roca
  • Dirección: Fernando Rodríguez Compare
  • Elenco: Fernando Amaral – Sebastián Cardozo -Alicia Dogliotti – Lucía García – Anselmo Hernández- Nino Márquez
  • Localidades: $ 220. Tarjeta Joven y jubilados: $ 180. Socio Espectacular libre (con cupos limitados).
  • Funciones: viernes y sábados a las 21:00 y domingos a las 20:00 horas.
  • Estreno: Viernes 28 de febrero.
  • Dónde: Teatro Circular de Montevideo – Sala 2
  • Por reservas: produccion.utopica@gmail.com
  • Facebook: https://www.facebook.com/6seisteatro

Este espectáculo es producido por el Programa de Fortalecimiento de las Artes del Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo

 

Anuncios