involucrate

Ayer se celebró una vez más el Día Mundial del Voluntariado Juvenil. Este día es una de esas fechas que vale la pena destacar. Porque alrededor del mundo, millones de jóvenes estamos haciendo la diferencia en nuestras comunidades a través de muchísimos programas que promueven la acción voluntaria en infinidad de áreas para generar cambios positivos. El objetivo de tener un Día Mundial de Voluntariado Juvenil (DMVJ) es el de estimular un mayor conocimiento de las oportunidades de voluntariado existente y también gritar bien fuerte que el trabajo voluntario es una de las mejores formas de promover el desarrollo positivo de la juventud. El servicio comunitario de los jóvenes nos hace fuertes y saludables, nos dignifica como personas y como por contagio hace que nuestras comunidades sean fuertes y saludables.

Este día es una campaña de Youth Service America, un líder internacional en el voluntariado juvenil. El DGVJ celebra y moviliza a los millones de jóvenes que con nuestro aporte, tratamos de mejorar nuestras comunidades todos los días del año a través del servicio. Se estableció en 1988 y es el evento más grande de servicio en el mundo, y el único día de servicio dedicado a los niños y a los jóvenes. Se celebra cada año en más de 100 países con todos los jóvenes que trabajamos juntos (y con las escuelas, organizaciones juveniles, organizaciones sin fines de lucro, organizaciones comunitarias y religiosas, programas nacionales de servicio, agencia gubernamentales y adultos que trabajan en el mentorazgo de estos jóvenes) para mejorar un poco el mundo en aspectos críticos como la pobreza, la falta de educación, la discriminación entre otros.

Voluntariado-Juvenil

En Uruguay se celebró por decimoquinta vez consecutiva este día. Cada año se toman diferentes iniciativas y lugares de trabajo. Este año la fecha fue promovida por la Asociación Cristiana de Jóvenes y el Plan Juntos y se trabajó en los barrios 1ro y 22 de mayo, en los 20 puntos donde el mencionado Plan Juntos viene trabajando tanto en Montevideo  como en el interior del país –una causa muy cercana al presidente Mujica, que pretende dar soluciones habitacionales a personas muy pobres en nuestra sociedad-. Este año se trabajó en mejorar las condiciones socio-habitacionales de estas zonas.

Como todos los años participaron jóvenes voluntarios de diversas organizaciones, colegios, escuelas y liceos, colectividades, siendo vivo testimonio en este día de celebración de la actividad voluntaria que realizamos todos los días en los diferentes espacios donde participamos.

Dentro de los que participaron se encontraron más de 100 jóvenes de las Tnuot (movimientos juveniles judíos por más información ir a: http://www.nativ.org.uy/menu/tnuot.pdf) y 15 jóvenes del programa Salir Adelante de la B’nai B’rith. Hace unos días, en el lanzamiento de la jornada solidaria, la colectividad judía fue reconocida como un actor permanente y fundamental de esta actividad.

Dentro de las ONGs que participaron en esta iniciativa se encuentra Un Techo para mi País que organizó una jornada de trabajo en el asentamiento 5 Barrios Unidos, donde la organización está trabajando hace varios años con los vecinos de la zona y el Plan Juntos. Es bueno recordar como el PIT CNT en mayo de 2013 criticó fuertemente a la organización, sugiriéndole a sus voluntarios que trabajaran con el Plan Juntos si estaban aburridos, sin saber que ese trabajo ya estaba siendo efectuado. Posteriormente vinieron críticas pertinentes al caso, manifestada por la sociedad en su conjunto, y en particular (como recogió El País http://www.elpais.com.uy/informacion/beneficiarios-de-techo-plan.html) por vecinos que nunca recibieron ayuda del Plan Juntos pero sí de la ONG que, con esas casas temporarias, le cambiaron la calidad de vida.

Traigo esta anécdota a colación porque muchas veces la gente piensa que los voluntarios en distintas causas sociales somos voluntarios porque nos sobra el tiempo, porque somos como dijo Gabriel Molina “chetos de pocitos” que estamos aburridos y decidimos limpiar nuestra conciencia con unas horas de voluntariado. Algunos voluntarios pueden ajustarse a esta descripción. Hay voluntarios ocasionales que deciden que es divertido dedicar una tarde a ayudar a otros, que lo ven como una forma de pasar tiempo con sus amigos que es diferente a la de embriagarse en una discoteca. Y no está mal. Pero esa gente, si bien ayuda, no es la que mantiene a las ONGs a lo largo del tiempo. Los que mantenemos vivas a las ONGs en general somos gente muy ocupada, con la facultad, con el trabajo y con nuestras vidas personales que decidimos dormir menos, dejar de lado muchas cosas para colaborar.

¿Por qué lo hacemos? Damos porque necesitamos. ¿Qué necesitamos? Depende de cada voluntario pero cada vez que hables con un voluntario de ley te va a comentar lo enriquecida que está su vida gracias al servicio. Además de que muchas veces las causas a las que apoyamos nos conmueven y nos movilizan a hacer algo para mejorar el mundo. Actualmente yo por ejemplo trabajo en Proyecto Shoá que habla de que podemos aprender del Holocausto y de la discriminación. Enfocado a jóvenes liceales, hablamos mucho del fenómeno del bullying. Siempre pienso que me hubiese encantado poder escuchar a jóvenes hablándome de esto, hablando de que todo puede mejorar, y haciendo reflexionar a mis compañeros de clase respecto a cuan imposible hacían mi pasaje por el liceo.

En mi caso hay también un trasfondo moral. La Madre Teresa de Calcuta decía esto:

 El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (…) Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal.

 

Teniendo fe en Dios, naturalmente tengo que entregarme al servicio. Porque el fruto de la fe es el amor a los demás, y ¿qué mejor forma de amar a los otros que a través del servicio?

Además el Padre Hurtado decía:

 

Hay que dar hasta que duela.

 

Y sin duda ha dolido. Duele a veces revivir y recordar las experiencias de discriminación en el salón de clase que me marcaron de forma indeleble hasta hoy. Pero Dios me dio estas experiencias para que las capitalizara y ayudara a otros. Y eso es lo que estoy haciendo. Y a la vez, como doy porque necesito, también estoy sanando. Lentamente.

volunteering_heart

Anuncios