En monstruosas estructuras metálicas

del brillo actual, completamente distinta a la mayólica

que supo ser la que tapaba de forma metódica

los lugares de nuestro devenir, de forma estoica

en eso se transformaron los edificios donde hoy pasan nuestros días.

 

Ese brillo, que la naturaleza no regaló

a veces parece obnubilar nuestra vista, incluso más que el sol.

¿Son los brillos de modernidad o nuestra ambición eterna?

 

Convivimos con cemento y metal

y metalizadas parecen nuestras almas

con un corazón en coraza paramos ese latido vial

y el mundo pareciera recompensarlo con palmas.

 

Aplauden que seamos una máquina

que produce caliente cemento y brilloso metal

y no nos damos cuenta de que el tiempo mueve esa página

y que en nuestra vida no producimos ningún pilar.

 

Obreros del cemento

dejamos sin cimiento

a los pilares necesarios para alcanzar la felicidad

que, pese a quien le pese, es la expresión más grande de libertad.

 

¿Podemos ser libres de verdad?

¿Existen bloqueadores a ese brillo fugaz?

 

En la vida nunca hay

una puntada sin hilo

y si bien estos dilemas me mantienen en vilo

saber que hay razón en el equilibrio de la balanza

hacen que mire esta bonanza

como algo más.

 

Vivir en el brillo y en el cemento

no cambian como me siento.

Vivir en la vorágine no me da calma

pero me permite lograr eso que alimenta mi alma.

 

El tiempo de la mayólica pasó.

El cemento y el metal dominan el paisaje

pero es difícil dominar el interior salvaje

porque este mundo al mío no lo mató.

 

Aunque tenga un paisaje gris y frio

sigo queriendo cambiar el mundo

tomando las riendas de mi destino

emprendiendo todos los desafíos

aunque a veces en pánico cundo.

 

¿Podré ser fiel a mí mismo y ser un engranaje de la máquina?

Querer es poder, pero me ha costado encontrar el porqué querer.

 

Lo encontré porque pude saber

que es un simple medio

y aunque me dé tedio

me servirá para imprimir mi purpurina en el metal impoluto

y ser parte de quienes violamos de color el aparentemente irreprochable gris.

Anuncios