Ramadán: Comienza una celebración para cerca de 1500 millones de personas en el mundo.

El 28 de junio comenzó Ramadán en el año 2014 y finalizará el 28 de Julio de 2014. Cada año cambia de fecha porque se rige por el calendario lunar como veremos más adelante cuando nos adentremos en la temática. El mes de Ramadán es el noveno mes lunar y empieza con la aparición de la luna a finales de Sha’ban (octavo mes en el calendario lunar islámico).

Ramadán es el noveno mes del calendario musulmán, conocido internacionalmente por ser el mes en el que los musulmanes, por su fe y por sus creencias, practican el ayuno diario desde el alba hasta que se pone el sol.

ramadan-2

Coincidentemente con la llegada del mes de Ramadán, se conmemora uno de los acontecimientos más importantes y especiales, tanto real como simbólicamente, para un musulmán: Lailat ul-Qader, la noche del Decreto. Es la noche en la cual Mahoma recibió la primera revelación del Corán. Con ello comenzó su misión como Profeta y Mensajero de Allah.

Durante  Ramadán, los musulmanes de todo el mundo realizan un ayuno diario desde antes de la aurora hasta la puesta del sol, comiendo por primera vez en el día cuando se acerca la oración del anochecer. El ayuno en el mes de ramadán se realiza en las horas de sol, en cambio se puede comer antes del amanecer y luego del atardecer.El objetivo del ayuno es muy loable: es enseñar a los musulmanes la paciencia y la humildad, así como recordarles lo afortunados que son y hacer hincapié en la ayuda al necesitado y aquellos con menos suerte.

Como el ayuno tiene un significado por detrás tiene pilares. Los pilares del ayuno en el Islam, así en ramadán como en otros meses, son los siguientes:

  1. Tener presente la intención. Se debe tenerla presente en la mente y en el corazón antes de la primera oración del día.
  2. Tanto tomar algo antes del salat (oración), aunque solo sea un vaso de agua (sunna) y algo antes de la oración del anochecer.
  3. La abstinencia de todo aquello que rompa el ayuno (bebida, comida o relaciones carnales, los cambios de ánimo exagerados) desde el alba hasta la puesta del sol.
  4. Buscar un estado de paz que promueva el estado de conciencia divina.

Sin embargo no todos podemos realmente ayunar, por salud, por vejez y esto está previsto en el Islam. Quien ayuna, según los preceptos islámicos debe ser un musulmán adulto, mental y físicamente sano, que no esté de viaje, sea hombre o mujer. Con respecto a ella se hacen algunas especificaciones. La mujer en su período o en el período del puerperio (los primeros meses después de parir). Tampoco las embarazadas o las que estén amamantando. Los ancianos débiles son eximidos de este ayuno. Suena bastante lógico. Además los menores de edad no tienen la obligación de ayunar pero los musulmanes aconsejan a sus padres a que los alienten a hacerlo para que se acostumbren y lo puedan practicar sin problemas al ser mayores. Lógicamente tienen que ser jóvenes sanos, que no sufrirán consecuencias adversas respecto al ayuno.

En algunos casos los días que no pudieron ayunar, por estar de viaje o las mujeres con su regla, los pueden recuperar. También personas que trabajan en empleos que precisan fuerza física, o ancianos demasiado débiles hay otras formas de compensación. Asimismo la forma de rezar y que oraciones serán dichas varía respecto de las personas que si hacen el ayuno durante Ramadán.

La recuperación de los días durante el mes de ramadán no tiene por qué ser inmediatamente después de dicho mes, sino que dispone del periodo que se extiende desde que finaliza el actual mes de ramadán hasta que empieza el siguiente.

Hay que recuperar un día por cada día que haya desayunado durante el mes de ramadán, pero no tienen por qué ser todos los días seguidos pudiéndose hacer seguidos o salteados. Si volviera a llegar el mes de ramadán sin haber recuperado los días adeudados, la persona ayunará ese mes y recuperará lo que adeudare más tarde. En caso de fallecer podrán ser recuperados bien por su familiar encargado o por uno de los que lo heredan. Aquí radica la diferencia entre el ayuno y la oración, la oración no puede ser recuperada por otros.

El ayuno puede ser invalidado por varias causas, entre ellas comer, beber, tener relaciones sexuales, masturbarse, vomitar intencionalmente o realizar cualquier acto que invalide el ayuno siendo conscientes de sus consecuencias. Y por eso se tiene que pagar el kaffāra. Esto consiste en liberar a un esclavo o en su caso ayunar dos meses, si no se puede dar de comer a 60 pobres. Castigos bastante duros. Además de que cada acto que invalida el ayuno tiene su propio kaffāra que cumplir. Por ejemplo si en un matrimonio la pareja consensualmente tiene relaciones sexuales serán dos kaffāras que hay que cumplir. En cambio sí uno de los cónyuges es forzado, sólo tiene que hacer kaffāra el que forzó al otro. Si el acto carnal se repite, otro kaffāra tendrá que ser hecho. Si esto se toma al pie de la letra, lo mejor es no violar las prescripciones de Ramadán porque si bien la esclavitud ya no existe, ayunar dos meses o alimentar a 60 personas pobres son tareas difíciles.

Para desmitificar un poco, hay cosas y hechos permitidos durante este período. Por ejemplo bañarse, ducharse, nadar y sumergirse en el agua, a condición de que no se trague nada ni por la boca ni por la nariz. Se complica más nadar o bañarse, pero nada del todo imposible de lograr. También se pueden hacer enjuagues bucales o nasales con el agua, para luego sacar esa agua para afuera. También se puede comer, beber y tener sexo desde que se rompe el ayuno hasta que comienza de nuevo, es decir desde el ocaso hasta el alba.

Tras Ramadán se inicia Eid al-Fitr justo tras el ocaso del último día del Ramadán. En las horas tempranas de la mañana del primer día del Shawwal (jornada inaugural del Eid al-Fitr), los musulmanes realizan un plegaria ritual, entonces se reparten dulces, comida y bebidas sin alcohol en las mezquitas y hogares. Las celebraciones duran tres días en los países islámicos.

En el nombre de Allah, el compasivo, el misericordioso

Es el mes de ramadán, en que fue revelado el Corán como dirección para los hombres y como pruebas claras de la Dirección y del Criterio. Y quien de vosotros esté presente ese mes, que ayune en él. Y quien esté enfermo o de viaje, un número igual de días. Alá quiere hacéroslo fácil y no difícil. ¡Completad el número señalado de días y ensalzad a Alá por haberos dirigido! Quizás, así seáis agradecidos. (Sagrado Corán, 2:185)

“Su principio es misericordia, su medio es perdón y su final es la liberación del Fuego”,
dijo el Mensajero sobre el mes de Ramadán

Anecdóticamente acompañé a una amiga que hice en mi viaje en Estados Unidos que decidió igual seguir Ramadán, y verla con esa dedicación fue una inspiración.

sittie

Anuncios