Sos misterioso

porque sin ser mi novio o mi amante

o en el sentido más tradicional, mi amigo

me haces sentir de besos y abrazos goloso.

 

Goloso de cariño

porque a veces siento al amor fuera del designio

marcado para mi

y siento que la vida parece a veces que siempre quiere hacerme sufrir.

 

Sos misterioso

porque logras relajarme

y al charlar contigo logro expresarme

como con otros no me es posible.

 

Como vivís a mí me parece una locura,

porque tengo la mente llena de proyectos y ambiciones.

Pero cuando compartís tu dulce locura,

por un momento me siento libre.

 

Al sentirme así

se esboza en mi

un estado de casi calma felicidad.

 

Y en esa felicidad quiero besarte

para sentir el bienestar de encontrarme en tus brazos,

aunque no sean míos

y ni siquiera en ese momento así se sientan,

igual se siente bien.

 

Me haces bien

con tu generosidad de espíritu

y semblante amoroso

dispuesto a escuchar y a contarme tus cosas.

 

En esas charlas se opera en mi un cambio de paradigma

al poder reflexionar sobre cómo vivir bien en general se estima

de forma realista.

 

En el mundo siento que me meto.

Pero no de forma natural,

porque solo con un embudo nos podemos meter los soñadores y nuestros sueños.

 

Por tus ojos felices

y su sonrisa infantilmente masculina

y por todo lo que me das

siento que te quiero.

 

Anuncios