2

Ver a esos hombres hermosos mirando futbol

con sus miradas apasionadas e infantiles.

Casi me gusta más que ver a los adonis,

corriendo –con o sin esperanzas- por la victoria,

una búsqueda en algunos casos casi tan quimérica como la del santo grial.

 

Me gusta más aún que ver las emociones de dos ojos azules

que a mi lado miran con desesperación como se desarrollan los acontecimientos.

Me gusta ver como su color blanco va volviéndose apasionadamente rosa,

como las venas se comienzan a marcar azules como las de un príncipe encantado.

 

Eso es quizás lo único de príncipe que tenga,

porque todo el lenguaje corporal

exuda sin duda virilidad.

 1

Que espectáculo lindo es ver a un chico lindo mirar futbol.

Me hace increíblemente consciente de que me gustan los chicos,

De que me gustan esos hombres que brillan de emoción con la victoria,

O simplemente con una gran jugada.

 

Me dan ganas de probar y saber si podré hacer yo una jugada…

3

Anuncios