Hace algún tiempo me daba gracia que lloraras

sintiendo el momento

y que con música de fiesta lo evocaras.

 

En nuestra historia fuiste un personaje secundario

pero ahora que lo pienso, tan necesario.

Ni él  ni yo habríamos juntado el valor

para animarnos a vivir ese amor

o simplemente dejarnos llevar por la atracción.

 

Nunca imaginé que yo estaría sintiendo,

meses después,

en carne viva, el momento

como si lo hubiese vivido ayer.

 

No somos tan diferentes y yo me reía

justamente de esa exagerada pasión

de esos locos exabruptos

que tenías cuando sentías el momento.

 

No creo que tengas la respuesta pero…

¿Dejaré alguna vez de sentirlo?

¿Quiero dejar de sentirlo?

 

Estoy embargado en la duda y

sintiendo y sufriendo el momento

del adiós final.

 

Si hubiese sabido que ese era el beso del final

¿Me hubiese animado a dárselo?

¿Hubiese podido separar nuestros labios?

¿Vos que hubieras hecho?

 

Estas líneas rojas se muestran dubitativas,

llenas de dudas como quien las escribe.

No somos amigos pero

si supieras como me siento

¿Demostrarías piedad?

¿Esa que yo no tuve contigo?

 

Nuestras historias se unieron en mi momento más mágico y aunque

en aquel momento no supe entenderte

hoy te recuerdo con cariño

porque también mis lágrimas caen

sintiendo el momento.

Anuncios