Emma-Watson-Career-Choices

Emma Charlotte Duerre Watson, mejor conocida como Emma Watson, nació en París el 15 de abril de 1990 y es una actriz y modelo británica. Licenciada en Literatura Británica de la prestigiosa Brown University de Estados Unidos (con un sobresaliente desempeño académico a pesar de su enorme fama que le complicaba su adaptación a una vida de estudiante promedio en la exigente universidad, perteneciente a la Ivy League, que es el grupo de universidades más prestigiosas de Estados Unidos) y más recientemente Embajadora de la Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas Mujeres –ONU Mujeres-.

No es casual que no solamente sea una actriz de Hollywood, sino una mujer fuerte y pensante.

Es hija de abogados británicos, ambos graduados de la Universidad de Oxford. Vivió hasta los cinco años en Paris, Francia. Con el divorcio de sus padres ella se mudó con su hermano menor y su madre a Oxford, Inglaterra, pasando los fines de semana en la casa de su padre en Londres.

Al mudarse, comenzó a estudiar en la escuela privada Dragon School, donde permaneció hasta 2003 y a los seis años de edad le surgió el interés por la actuación y comenzó a estudiar paralelamente canto, danza y teatro en el Stagecoach Teatre Arts. Al salir de la Dragon School asistió hasta 2007 a Headington School, una escuela privada para niñas, también en Oxford pero mientras se filmaba Harry Potter tenían cinco hora de clases diarias con profesores particulares porque ninguno de los jóvenes actores podían asistir a la escuela.

Emma Watson se hizo una cara familiar para todos los que habitamos el planeta porque interpretó a Hermione Granger, la nerd que amamos durante toda la pasada década. Fue elegida con nueve años, teniendo como precedente artístico algo que casi todos los niños del mundo tenemos: participar solo en obras de teatro de la escuela. Evidentemente ella tenía algo que la mayoría de nosotros no. Protagonizó junto a Daniel Radcliff y Rupert Grint las ocho películas que dieron vida a los ya popularísimos libros de la saga de Harry Potter, escritos por J.K.Rowling.

emma_watson

Su primera aparición fuera del mágico mundo de Harry Potter fue en la cinta para televisión Ballet Shoes, de la BBC One el 26 de diciembre de 2007. En 2008 prestó su voz para la Princesa Pea en una película animada llamada The Tale of Despereaux, basada en el libro homónimo de Kate DiCamillo.

En 2011 participó en la controversial My Week with Marylin (que tengo como pendiente terminar de ver). Este fue su primer trabajo al terminar la saga de Harry Potter. En 2012 protagonizó junto a Logan Lerman su mejor trabajo The Perks of Being a Wallflower, basada en la novela, también homónima de Stephen Chbosky.

Otros trabajos fueron su interpretación como Illa en Noé, una película épica bíblica de Darren Aronofsky que fui a ver por ella y por Russell Crowe. No me fui del todo decepcionado. En 2013 participó en The Bling Ring, una película de Sofía Coppola, en la que interpretó a Nicki.

La variedad de papeles que interpretó mostraron su ductilidad y versatilidad como actriz. Esto fue muy importante para ella porque al interpretar 10 años a la misma persona, podía quedar congelada en ese papel. Además, al empezar a actuar tan pequeña, sus primeras interpretaciones como Hermione Granger son tiernas y dulces pero distan de mostrar el abanico de emociones que muestra la Hermione adolescente y joven adulta.

Si bien el enfoque de la carrera de Watson es la actuación, ha hecho trabajos relacionados con la moda. Destacable es su participación en campañas de Burberry y durante un tiempo convertirse en el rostro de Lancôme.

Según Watson, la moda le dio la oportunidad de tener una identidad fuera de la serie de Harry Potter, así que tuvo la oportunidad de crear su propio estilo y reinventarse a sí misma por su forma de vestir y sus cortes de cabello

Burberry-AW-09-10-HQ-emma-watson-7684312-1420-1024

Con gran conciencia social y ecológica siguió participando en causas filantrópicas. Por ejemplo, en 2011 aceptó posar para el artista británico Mark Demsteader pidiendo que el 10% de las ganancias por la venta de las pinturas se donaran a la CAMFED International, una ONG que busca introducir a las niñas en el ámbito escolar, facilitándoles libros, uniformes y otros enseres necesarios. En 2012 se convirtió en la embajadora internacional de esta ONG.

Anteriormente había colaborado por varios años como estilista conjuntamente con la People Tree y la italiana Alberta Ferretti con el objetivo de producir colecciones de ropa ecológica. También fue su cara visible.

El año pasado, posó para las fotos a favor de la campaña Natural Beauty del fotógrafo James Houston, con el objetivo de recaudar fondos para la Global Green USA, una ONG que se centra en la sustentabilidad y preservación del ambiente.

Y su carrera como agente de cambio en el mundo continúa con tanto éxito como su carrera artística. Emma fue nombrada Embajadora De La Buena Voluntad De La Organización de las Naciones Unidas Mujeres o ONU Mujeres, obtuvo este nombramiento por su gran desempeño por la lucha de la igualdad. Emma fue nombrada el 20 de septiembre de 2014 en Nueva York Estados Unidos.

Emma visitó Uruguay para resaltar la participación de las mujeres en la política. Ademas hizo un llamado a los hombres y niños, que se unieran a este gran movimiento por la igualdad de género.

Una de las acciones más importantes que emprendió en este nuevo rol fue dar un discurso para lanzar la campaña HeForShe. Esta campaña establece que para que exista equidad de género, tanto hombres y mujeres debemos comprometernos con la causa. Destacable es su visión del feminismo, que vuelve a las raíces de su definición como equidad entre hombres y mujeres y no como odio hacia los hombres como algunos suelen verlo. Escucharla realmente convence a muchos de los que no son feministas de antes, de convertirse en tales.

Les dejo el video con el discurso y debajo una transcripción del mismo:

 

Estamos lanzando la campaña HeForShe. Me dirijo a uds porque necesitamos de su ayuda. Tenemos que tratar de movilizar el mayor número de hombres y niños como sea posible para ser promotores del cambio. Nosotros no sólo queremos hablar de ello. Queremos tratar de asegurarnos en cosas tangibles. Fui nombrada Embajadora de Buena Voluntad de ONU Mujeres hace 6 meses.

Cuanto más hablaba sobre el feminismo, más me daba cuenta de que la lucha por los derechos de las mujeres a menudo se ha convertido en sinónimo de odio hacia los hombres. Si hay una cosa que sé con certeza es que esto tiene que parar. El feminismo, por definición, es la creencia de que los hombres y las mujeres deben tener los mismos derechos y oportunidades. Es la teoría de la igualdad política, económica y social de los sexos.

Cuando tenía 8 años, me llamaron mandona porque quería dirigir una obra de teatro para nuestros padres. A los 15 años, mis amigas no querían unirse a los equipos de deportes porque no quieren parecer masculinas. A los 18 años, mis amigos varones eran incapaces de expresar sus sentimientos.

Entonces decidí que era feminista. Esto parecía complicado para mí. Pero mi investigación reciente me ha mostrado que el feminismo se ha convertido en una palabra impopular. Las mujeres están optando por no identificarse como feministas. Al parecer, se consideraba ser demasiado agresiva, anti-hombres, muy fuertes, poco atractiva.

¿Por qué la palabra “feminismo” se ha vuelto tan impopular? Creo que es justo que me paguen lo mismo que mis compañeros varones. Creo que es justo que yo tome decisiones acerca de mi propio cuerpo. Creo que es justo que las mujeres participen en mi nombre en las decisiones políticas que afectan a mi vida. Creo que es correcto que socialmente se me dé el mismo respeto que a los hombres.

Pero, lamentablemente, puedo decir que no hay un solo país en el mundo en el que todas las mujeres pueden esperar estos derechos. Ningún país en el mundo todavía se puede decir que ha alcanzado la igualdad de género. Estos derechos son considerados como derechos humanos, pero yo soy uno de las afortunadas.

Mi vida es un privilegio enorme porque mis padres no me aman menos porque les nació una niña. Mi escuela no me limitó porque yo era una niña. Estas influencias son los embajadores de igualdad de género que me hicieron lo que soy hoy en día. Es posible que no lo saben, pero son las feministas se necesitan en el mundo de hoy. Necesitamos más de esos.

La palabra no es lo importante. Es la idea y la ambición detrás de esa idea, porque no todas las mujeres reciben los mismos derechos que tengo. De hecho, estadísticamente, muy pocos tienen.

En 1997, Hillary Clinton dio un famoso discurso en Beijing sobre los derechos de las mujeres. Tristemente, mucho de que quería cambiar sigue siendo cierto hoy en día. Menos del 30% de la audiencia eran hombres. ¿Cómo podemos lograr un cambio en el mundo en que sólo se invitó a una parte de la población a participar en la conversación?

Hombres, me gustaría dar esta oportunidad para extender su invitación formal. La igualdad de género es su problema, también. Hasta la fecha, he visto el papel de mi padre como padre está valorando menos por la sociedad. He visto a hombres jóvenes que sufren enfermedades, incapaces de pedir ayuda por miedo a que se los tome por “menos hombres”. He visto a hombres frágiles e inseguros por lo que constituye como “el éxito masculino”. Los hombres no tienen los beneficios de la igualdad, tampoco.

No queremos hablar de los hombres que están en prisión por los estereotipos de género, pero puedo ver que son. Cuando están libres, las cosas van a cambiar para las mujeres como una consecuencia natural. Si los hombres no tienen que ser agresivos con el fin de ser aceptados, las mujeres no estarán obligadas a ser sumisas. Si los hombres no tienen que controlar, las mujeres no tendrán que ser controladas.

Tanto los hombres como las mujeres deben sentirse libres para ser sensibles. Tanto los hombres como las mujeres deben sentirse libres para ser fuertes. Es hora de que todos vemos el género como un espectro en lugar de dos conjuntos de ideales opuestos. Debemos dejar de definir entre sí por lo que no somos y empezar a definirnos a nosotros mismos por lo que somos. Todos podemos ser más libres y esto es lo HeForShe se trata. Se trata de la libertad. Quiero que los hombres asuman la responsabilidad de que sus hijas, hermanas y madres pueden estar libres de prejuicios, así como también, sus hijos tienen permiso de ser vulnerable y humanos, y al hacerlo, ser una versión más verdadera y completa de sí mismos.

Se podría pensar: ¿quién es esta chica de Harry Potter? ¿Qué hace en la ONU? Me he estado preguntando lo mismo. Todo lo que sé es que me preocupo por este problema y quiero mejorarlo. Y después de haber visto lo que he visto y me dieron la oportunidad, siento que es mi responsabilidad decir algo. Edmund Burke dijo todo lo que se necesita para que las fuerzas del mal triunfen es que los hombres y mujeres buenos no hagan nada

En mi nerviosismo por este discurso por un momento dudé, luego me dije: si no yo, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo? Ustedes tienen la oportunidad aquí. Si ustedes cree en la igualdad, les imploro: debemos luchar por un mundo unido, pero la buena noticia es que tenemos una plataforma. Se llama HeForShe. Les invito a dar un paso hacia adelante, para ser vistos y les pido: si no yo, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo? Gracias.

Emma Watson, 2014

Emma-Watson-to-star-in-Shekhar-Kapurs-Paani

Anuncios