romina-yan-1775493w618

Hace cuatro años Romina Yan murió de un ataque cardíaco a los 36 años. Actriz y cantante, dejó en toda una generación el recuerdo de sus ojos color de cielo, esos ojos límpidos y llenos de una magia irrepetible.

El dulce homenaje de su madre tras un montón de programas que este año le rindieron tributo hizo que quisiera escribir esto. De hecho el día anterior al aniversario de su muerte hablé de ella en una cena. Es que sigue presente como un recuerdo indeleble de mi infancia.

Aquí les dejo un link para que vean el homenaje de su madre:

http://personajes.lanacion.com.ar/1731294-el-dulce-homenaje-de-cris-morena-a-romina-yan-a-cuatro-anos-de-su-muerte

Su madre, la bella Cris Morena, con su pluma logró escribirle las frases más bellas para que dijera en el rol que la catapultó a la fama regional e internacional. Como la inocente pero corajuda Belén Fraga defendió a los niños del sufrimiento y el dolor del abandono, del abuso.

Si, es verdad, fue de una manera idealizada y azucarada para que los niños la vieran.

Si, es verdad, era un mundo fantasioso.

Pero a través de sus canciones y diálogos se transmitieron valores e ideas que hicieron felices a una generación de niños y adolescentes. El valor de la amistad, de la honestidad, de la valentía y del amor eran temas frecuentemente abordados por ella.

Para quienes en nuestra niñez nos sentimos solos y vulnerables, escucharla era un bálsamo que curaba un poquito el alma. Por ejemplo, escuchar esta canción:

Nunca estás solo, siempre habrá un amigo
estando a mi lado, no serás vencido
y juntos haciendo un nuevo mundo
alcemos las manos y miremos el Sol

Si le das la espalda, te darán la espalda
y en la vida amigo, codo a codo vas
si escondes tu cara no podrás mirarla
y en la vida amigo hay que saber mirar.

Si negás tu mano, pedirás en vano
y al cerrar el alma se escapa el amor
y es muy triste amigo que camines solo
si tenés hermanos caminás mejor.

Juntos podemos volar, volar.

Este fragmento es parte de la obra de teatro, el cierre de hecho, en una de las temporadas (Gran Rex, 2001). Así elijo hoy recordarla.

Despertá a la vida, abrí los ojos al amor, elegí sin miedo por donde caminar, deja atrás todo lo que te hace daño. Los miedos son paredes que encierran nuestro corazón y no lo dejan respirar.

Dejate llevar por las señales de la naturaleza, abrigá al alma en invierno, desplegá las alas en otoño, volá hacia el riesgo en primavera, disfrutá el calor y la luz en el cuerpo y en el corazón en verano, observá como avanza la vida en la vida. Donde algo se pierde, otro algo se encuentra. Cuando el camino parece terminar otro camino comienza. Después de una tormenta siempre sale el sol, después de la noche hay un nuevo día. Cada paso tuyo es el paso de todos. Las lágrimas nos ayudan a sanar el alma y a abrirle la puerta a la risa. El corazón es inmenso y en el caben todos los amores, cabe el perdón, caben las gracias…

Las palabras importantes en todos los idiomas son palabras chiquititas y fáciles: SI, OUI, YES, AMOR, LOVE, L’AMOUR. Los grandes sueños están compuestos de muchas cosas diferentes, así como la luz del sol es la suma de sus millones de rayos. Que no te falte amor para seguir viviendo, por sobre todas las cosas: que no te falte amor.

Rincon-de-luz-Movie

Anuncios