Parece que nunca hubiese existido.

Pero  pasó.

Existió y fue intenso pero se fue.

 

El ayer se fue para poder pensar en presente.

Es irónico que se fuera sin que lo estuviese echando.

Tanto intenté que así fuera y de repente…

comenzó a pasar tan naturalmente

 

Ni trabajoso ni un esfuerzo se siente

dejar que me cuide.

Hoy alguien me está cuidando

y la coraza se va quebrando

y el corazón de a poco va curando

y ahora finalmente pertenezco a este momento.

 

Y en este momento seré fuerte

porque aunque exista el riesgo de que todo salga mal

eso definitivamente no me detendrá

de dejarme llevar y decidir amar.

 

Tal muestra de bravía ni siquiera es una decisión consciente

es algo que simplemente se siente

como si fuera el canto de las alondras

o de voces melodiosas que resuenan en mi cabeza llena de pajaritos.

 

Pajaritos como los recién nacidos teritos

que con su madre tera caminan en el camino que yo piso

todos los días cuando a trabajar me dirijo

aunque en mi mente todos los pasos me llevan a este preciso momento.

 

Momento en el que en tu cama escrito estas líneas mientras te espero…

parece que estuvieras esquivo pero no lo estás,

en realidad rápidamente te vestís porque llegué temprano

porque me dominan mis ansias de tener siempre mis manos en tus manos.

Anuncios