Con gran dolor mientras recorría la feria del domingo de la calle Tristán Narvaja, en Montevideo –famosa por su pintoresca feria-  veo en la vidriera de una librería, la Librería Horizonte, dos textos antisemitas, llenos de mentiras que han provocado odio, discriminación y violencia hacia una comunidad que integra nuestro país.

Entre a la librería a explicarle que iba a denunciar y hacer saber que esos libros estaban allí. La señora que atendía me miro con desidia siguió cobrando a la clienta que estaba comprando allí un libro y con poco interés escucho que yo la iba a denunciar por esto y que lo iba a difundir.

Uno de los libros en la vidriera era el infame y famoso “Los Protocolos de los Sabios de Sion”. Este texto, que actualmente es fácilmente localizable en internet ha sido controversial no solo por su contenido, probadamente falso, sino por su gran difusión a lo largo del siglo XX.

Escuchando las siguientes palabras podemos empezar a reflexionar sobre la gravedad de que se venda este libro, como si fuese una novedad en un escaparate…

“Si alguna vez un texto pudo producir un odio masivo, es este….Este libro no es sino mentiras y difamación.”
Elie Wiesel, Ganador del Premio Nobel de la Paz

Esta publicación es la publicación antisemita más famosa y distribuida de nuestro tiempo y sus mentiras continúan circulando y sirven de argumento para diseminar el odio hacia los judíos. A pesar de que esta obra es una ficción intencionalmente escrita para culpar a los judíos de distintos males que aquejan al mundo y de querer dominar el planeta a través de una conspiración judía. Sin embargo los sabios de Sion y su conspiración nunca existieron.

El origen de este texto se remonta a principios de siglo XX. En Rusia fragmentos del texto fueron publicados por un diario ruso, lo cual no sorprende dado que en Rusia han ocurrido ataques hacia los judíos a lo largo de los últimos siglos. Igualmente la versión que más circula es la publicada en Ruisa en 1905 como apéndice del libro El Grande en el Pequeño: El Advenimiento del Anticristo y el Dominio de Satán en la Tierra, por el escritor ruso Sergei Nilus.

El origen de los protocolos entonces es, poco claro pero sus intenciones si lo son. Su intento es presentar a los judíos como conspiradores contra el estado. El texto se presenta como actas de reuniones de lideres judíos en donde se describen planes secretos de judíos para dominar el mundo mediante la dominación de la economía, medios de comunicación y fomento de conflictos religiosos.

En la década del 20 el diario londinense Times presento evidencia de que los Protocolos eran un plagio copiado de una sátira francesa en la que no se mencionaba a los judíos de 1864 (El Dialogo en el Infierno entre Machiavello y Montesquieu). Un capitulo de Biarritz (novela de 1868 de Hermann Goedsche) también inspiró los Protocolos.

Durante la gesta por el gobierno nazi, Alfred Rosenberg le mostro los protocolos a Hitler, cuando éste estaba desarrollando sus ideas, e incluso el dictador citó estos textos en sus primeros discursos políticos. El partido nazi publicó por lo menos 23 ediciones de este texto entre 1919 y 1939. Creo que esto evidencia lo maligno que puede ser un libro como el que hoy, en el Uruguay democrático vende la Librería Horizonte.

En 1935 un tribunal suizo multo a líderes nazis por circular esta edición en su país debido a la falsedad, el carácter difamatorio, etc. En 1964 el Senado de Estados Unidos declaro que los Protocolos eran fabricados y critico el texto por usar las técnicas propagandísticas de Hitler.

Más recientemente (1993), un tribunal ruso dictamino que Pamyat, una organización de extrema derecha, había cometido un acto antisemita al publicar los Protocolos. En mi opinión venderlo también es un acto antisemita y la Librería Horizonte debería retirar esta mercadería y pedir disculpas a la colectividad judía y al pueblo uruguayo en general por el daño que le está haciendo.

Lo preocupante de los Protocolos es su creciente popularidad y que en distintos rincones del mundo se presentan como ciertos.  Su acceso es cada vez más fácil y se deben tomar medidas. Creo en la libertad pero no en el libertinaje. Estas ideas provocan demasiado daño como para que permitamos que se difundan como un libro ficcionario más.

El otro libro que estaba en la librería era también infame pero quizás un poco menos conocido. El libro se llama El judío internacional, un problema del mundo. Este libro lo escribió el empresario estadounidense Henry Ford y fue publicado por primera vez en 1920 y tuvo gran influencia en la expansión del antisemitismo, que es ODIO HACIA LOS JUDIOS. También influyó en la formación de la ideología nazi, como el otro texto mencionado a priori.

Este texto fue publicado por un semanario antisemita de derecha dirigido por el secretario privado de Ford, Ernest G. Liebold. Este periódico también había publicado y difundido los Protocolos. Es curioso que la Librería Horizonte colocara los textos uno al lado del otro y en una vidriera ¿no? Más que curioso es intencional. Es un acto intencional de discriminación. Vender estos textos fomenta el odio, la discriminación y la violencia.

Este libro es un extenso texto, originalmente publicado en cuatro tomos y traducido a seis idiomas. Tuvo gran aceptación en la Alemania nazi y también fue utilizado por Hitler como una de sus fuentes para escribir mi lucha, de hecho esta citado textualmente. Fue el único estadounidense citado por el genocida en su obra.

Si bien Hitler y Ford se tenían admiración mutua (al punto de que Ford fue condecorado con la Gran Cruz del Águila Alemana, la mayor dignidad que pudiera obtener un extranjero en la Alemania nazi), aparentemente Ford no escribió personalmente su libro y debido a las denuncias por difamación y los juicios por parte de la comunidad judía, Ford tuvo que cerrar en The Independent en 1927, aunque el daño estaba ya hecho y la Shoá (Holocausto) vendrían pocos años después.

La peligrosidad de la difusión de estos textos es innegable y si la Librería Horizonte no es antisemita y sólo quiere captar los (espero pocos) compradores antisemitas que quieran consultar los textos, debería repensar sus valores como negocio y darse cuenta de que cuenta con el oprobio de quienes a diario construimos con nuestro aporte una sociedad justa, sin discriminación ni violencia porque la equidad comienza cuando reconocemos el derecho a los demás a ser diferentes.

Espero se tomen cartas en el asunto y se resuelva esta cuestión en breve porque la venta de estos textos es inaceptable.

Fabián Álvarez

Vidriera de la Libreria Horizonte, 2 de noviembre de 2014. Montevideo, Uruguay
Vidriera de la Libreria Horizonte, 2 de noviembre de 2014. Montevideo, Uruguay

2 de noviembre de 2014

Anuncios