Buscar

mes

febrero 2015

Algunas reflexiones sobre la memoria de la Shoá en los uruguayos

Por Fabián Álvarez para CCIU (publicado el 26 de enero y publicado en Semanario Hebreo el 29).

A lo largo de todo mi proceso de escolarización, como le ocurre a la mayoría de los jóvenes no judíos, estudiamos el Holocausto como una de las tantas anécdotas o capítulos de la Segunda Guerra Mundial. Nos horrorizamos con las cifras, nos conmovemos con las imágenes y seguimos adelante en el programa estudiando el desenlace de la Guerra y el comienzo de la Guerra Fría.

Nuestra formación sobre la Shoá termina allí. Sabemos que Hitler y los nazis eran los malos de la película, sabemos que los aliados eran los buenos y con suerte conocemos la historia de una precoz escritora llamada Ana Frank.
Y de esta manera se educó a muchas generaciones…en el mejor de los casos.
Sin embargo la Shoá es un acontecimiento único y paradigmático que ayudó fuertemente en la definición de la construcción moderna de los derechos humanos, desde la Carta de las Naciones Unidas hasta las diferentes Convenciones que penalizan los crímenes de guerra y los genocidios. La Shoá incluso creó el término genocidio –aunque existiesen genocidios previos, que hasta el fin de la Shoá no tuvieron un nombre con el cual ser denominados-.
La Shoá interpela la condición humana. ¿Existe el mal absoluto? ¿Existe el bien absoluto? ¿De qué somos capaces los hombres? Dado que la Shoá nos permite formular estas y otras tantas preguntas, no debería ser un tema estudiado a la ligera, como un añadido en un programa de historia, sino de manera interdisciplinaria. Enfoques literarios y filosóficos deberían ser incluidos a la hora de conocer un poco que fue el Holocausto.

Entender la Shoá nos permite intentar no repetir esos actos de discriminación que llegaron a su cenit con los hornos crematorios y también entender el mundo en el que vivimos. Siguen existiendo crímenes de lesa humanidad y la Shoá no fue el único genocidio del siglo XX. Con la frase anterior no quiero apelar a la comparación ni a la equiparación. El sufrimiento humano es único e incomparable en cada una de las situaciones. Pero si podemos ver diferencias, similitudes, formas en las que estos conflictos fueron resueltos.
A pesar del vago conocimiento que los jóvenes uruguayos recibimos sobre la Shoá, cada vez que paso por una vidriera de una librería hay varios textos relacionados al Holocausto.

Y a pesar de que mucha gente sepa muy poco sobre lo que ocurrió en este período de la historia el cine casi todos los años nos trae una película que muestra un aspecto de la Shoá. Una de las más recientes es Ladrona de Libros. Uno podría pensar prejuiciosamente que el cine es una industria dominada por la judería mundial y, escudándose en esa teoría conspiratoria, decir que ese es el motivo por el cual hay tanto para narrar sobre la Shoá.
Sin embargo no solo el cine trabaja sobre la temática. Nuestro teatro independiente trajo varias obras este año que directa e indirectamente tocaron el tema. Algunas de ellas fueron El peor día de Freud –en el que se narra cómo debe Sigmund y su hija Ana dejar su hogar y refugiarse en otro país por la persecución que se les venía encima- o Tierra del Fuego –que si bien trata sobre el conflicto árabe-israelí tiene varias referencias a la Shoá-. Hasta se utilizó el tema de forma humorística poniendo en escena una obra de Bertolt Brecht, Historias Abominables que tiene como trasfondo como se vivía en la época del nazismo y muestra el sufrimiento de una judía ante estas nuevas condiciones de vida. Todas estas obras estuvieron en el teatro El Galpón, uno de los más distinguidos teatros independientes de nuestro país. Otra digna de mención fue Cristales Rotos, excelente obra del Teatro Circular.
Pero no fue el único lugar que utilizó a Hitler y el nazismo como fondo para montar un espectáculo. En la muestra de fin de año de la Escuela de Comedia Musical Luis Trochón se llevó a escena un musical llamado Las Productoras, en la que las productoras de musicales necesitaban tener un espectáculo fracasado para poder estafar a sus financiadores y eligieron mostrar al nazismo bajo una luz positiva.

Más allá del debate acerca de si se debería o no crear arte o determinado tipo de expresiones artísticas usando al nazismo y a la Shoá de fondo, lo que me parece peculiar es que a pesar de la enorme cantidad de información, la gente opte –conscientemente o no- por conocer tan poco sobre esta parte de nuestra historia como humanidad.

A lo largo de mis tres años como educador del Proyecto Shoá me llevé las mayores sorpresas tanto en ignorancia como en sapiencia por parte de los estudiantes. Sin embargo lo que he notado consistentemente es la superficialidad con la que se trabaja y se conoce el tema y lo mucho que falta para generar conciencia de que no es simplemente otro tema más del programa de historia sino que es un asunto que nos atraviesa como humanidad.

Aprender acerca de la Shoá debería implicar enseñarnos a ser mejores personas. A reflexionar sobre el bien y el mal, sobre la esencia del hombre. A darnos cuenta de lo peligroso que es prejuzgar, discriminar y ser violentos. A percibir que los límites entre lo que los nazis hicieron y lo que nosotros somos capaces de hacer son difusos.

Por eso este 27 de enero es tan importante. Porque es un día en el que podemos detenernos y reflexionar sobre cómo queremos preservar la memoria para las generaciones venideras. Para que esto no ocurra con el pueblo judío ni con ningún otro pueblo.

Por Fabián Álvarez
Educador Proyecto Shoá
Voluntario Centro Recordatorio del Holocausto

sem hem

Anuncios

#65 La rueda de la vida

Estoy leyendo un libro que se llama La Rueda de la Vida de Elisabeth Kübler-Ross y índicela tapa dice que hagamos lo que verdad nos importe porque solo así podremos bendecir la vida cuando la muerte este cerca. ¿No hay tanta verdad en esa frase? ¿No es la mejor forma de vivir? Pero ¿es la forma en la que vivimos?

Definitivamente no es la forma en la que siempre he vivido. Pero es la forma en la que voy a tratar de empezar a vivir.
El libro trata sobre una mujer cuyo destino estaba escrito. Escrito en las estrellas, marcado por Dios, trazado por las circunstancias históricas, ustedes lo pueden decidir. Ella creo que creía que Dios la llevó por ese camino. Es la historia de esta autora y su constante vínculo con la muerte como persona y como médica, como psiquíatra.

Nacida a principios de siglo en Suiza el primer horror que vio fue la Shoá (Holocausto) y sus víctimas. Y vio algo que le llamó la atención. Estuvo en el campo de concentración de Maidanek. Dentro de las barracas encontró dibujos de mariposas. Durante muchos años no los pudo entender, como tampoco podía entender como el hombre podía llegar a ser capaz de hacer lo que le hizo a otro hombre. Sin embargo con el tiempo se dio cuenta que tras la muerte nos volvemos mariposas. Según esta autora hay un cielo, una vida después de la muerte y hasta ángeles o guías. Pero todo esto no lo vamos a explorar en esta entrada porque lo que me interesa es como encara el momento en el que sabemos que vamos a morir.

Tras este comienzo siguió estudiando y trabajando, de Europa a Estados Unidos y su enfoque como médica nunca encajó con los estándares de la época. Su forma de encarar era escuchar a los pacientes, dejar que hablaran, en vez de negar que se estaban muriendo, costumbre de los médicos de la época. Y esto los ayudaba, se descargaban, decían lo que pensaban, expresaban sus últimos deseos, morían en paz y esa paz de a poco, a través de algunas etapas que ella fue nombrando como la negación, por nombrar una, terminaba llegando.

Así, terminó dando conferencias y creando una nueva forma de encarar el final al que todos vamos a llegar. No con negación, sino con aceptación una actitud positiva a la vida. Morir es tan natural como nacer y crecer pero lo hemos vuelto algo aterrador. Aterrador porque no sabemos que es lo que viene. Pero ¿no hay tantas cosas que no sabemos y no nos aterran?

Elisabeth_in_Garden-e1373318423606

#64 Algunas reflexiones sobre la amistad

Durante años tuve una visión adolescente sobre lo que implicaba ser amigo. Estar siempre. Ser como carne y hueso, pero todo eso ignora la individualidad de cada uno. Los amigos se complementan, no son gemelos pegados a vos.
Y hoy que estoy haciendo reposo veo que de a poco, van apareciendo caras familiares que estando dolorido o no me alegran el día, incluso si les tengo que pedir que se vayan porque necesito descansar. Y espero sigan apareciendo, espero que la siembra que hice en estos años de una buena cosecha. Cuando uno está enfermo para mí es de buenas costumbres visitar a la persona que está convaleciente. Pero no todos piensan igual.

Y eso lo entiendo. Hay gente que la limita el miedo al contagio, aunque sea imposible, o que está muy ocupada, o que es muy vaga como para hacerse el tiempo, pero demuestran su amor de otras maneras. Y ¿quién soy yo para juzgar como demostramos el amor?

Y hay gente que te sorprende. Una amiga vino con un regalo. Un peluche pequeñito que amé, porque mi niño interior ama los peluches. Y un libro… que nunca hubiera mirado, o comprado pero que al empezar a leerlo era el libro perfecto para el momento en el que estoy viviendo. Me está haciendo reflexionar y pensar en muchas cosas. Además regalar tu libro favorito demuestra un amor que yo no sabía que ella sentía por mí. Y que ahora más que nunca lo siento.

Entonces, las amistades vienen en todas las formas y tamaños en tanto en esos vínculos haya un sano amor.

Tu hemana

Con un ojo verde y otro amarillo
y un corazón más grande que su cuerpo
tu hermana los amaba con cada fibra de su ser.

Me la describiste y el recuerdo me pareció bellísimo
pero no entendí como no se mojaban tus ojos, porque estabas de corazón abierto
y esa falsa fortaleza para mí que soy un manojo de emociones, es difícil de ver.

Llena de energía
parecía una injusticia que a ella fuera esto lo que le sucedía.
Se que no crees en Dios
Y en eso no te daré palabras de consuelo.

Pero tuviste una vida llena de algarabía
con esa hermana, que más que hermana era confidente y amiga,
una hermana que vivió de prisa.
Un alma llena de vida,
que en todo exudaba alegría.

Y esa hermana esta en ustedes
vivos testimonios
caminantes recuerdos de que ella estuvo
y dejó una huella.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: