Buscar

mes

junio 2015

La homofobia y el antisemitismo – descargo ante ataques personales a mí por parte de Florencia Radaelli

La homofobia y el antisemitismo – descargo ante ataques personales a mí por parte de Florencia Radaelli

En el mundo de las redes sociales mucha gente dice con liviandad determinadas palabras. No mide las consecuencias ni el dolor que puede generar en otra persona.

Y eso fue lo que hizo una joven, ex colega de la Universidad ORT, de la licenciatura en Estudios Internacionales más precisamente, Florencia Radaelli desde un comienzo al publicar una provocación en un evento que personas tanto de izquierda como de derecha que no concordamos con la gestión del Ministro de Defensa de nuestro país.

Escribía dando su apoyo al Ministro (y está en todo su derecho de hacerlo) refiriéndose de una forma muy violenta a quienes no lo apoyamos. Al contestarle, le digo que ella es hija de un torturador de la dictadura. Y que es tonta.

La primera acusación fue dura pero es porque su padre es Eduardo Radaelli, acusado del asesinato del ex agente de inteligencia chileno Eugenio Berríos. Hace alrededor de trece años que está abierta esta causa. Y considero que es verdad lo que le dije, aunque fui un poco duro. Quizás ella le crea a su padre, a Radaelli que dice que los testigos son pagos, que las evidencias están manipuladas y una larga lista de etc. Este hombre fue extraditado a otro país, a Chile, para ser juzgado. Quizás le crea a Radaelli que su extradición es política, cuando bien sabemos que las extradiciones se hacen cuando los países tienen tratados que permiten la extradición y en caso de haber evidencias de que amerita una extradición.  El más ciego es el que no quiere ver.

La segunda fue producto del enojo y de mi percepción personal de ella como estudiante. Además porque en sus publicaciones dice utilizar argumentos cuando solo utiliza epítetos descalificativos. Sin embargo la reacción de ella fue tremenda. Me acusó de zurdo porque soy simpatizante del Frente Amplio y eso no me da vergüenza ni es ningún secreto. Con argumentos sólidos voto al Frente Amplio, a distintas listas y distintos candidatos de acuerdo a la oferta que hay en el momento de efectuar el acto eleccionario. Si en un momento me convence un candidato de otra fuerza política como el mejor director del destino del país o de la municipalidad, contará con mi voto.

Luego me acusó de judío. Si bien soy cristiano, es un orgullo ser un judío adoptado por mi trabajo como educador en Proyecto Shoá y como voluntario del Centro Recordatorio del Holocausto. Mi trabajo generando consciencia sobre lo dañino de la discriminación me da orgullo y el recibimiento que tuve dentro de la colectividad, el apoyo que tengo en cada iniciativa que propongo, el respeto con el que se me trata y escucha, me hace amar ser parte de esto y es un honor ser judío. Sin embargo lo grave es que ella considere que diciéndome judío puede ofenderme.

También me acusó de homosexual, por supuesto utilizando adjetivos más soeces. No estoy orgulloso de mi orientación sexual porque es un dado. Es como si estuviera orgulloso de ser rubio. Es un hecho con el que nací y que simplemente acepto. Sin embargo si estoy orgulloso de como lo encaro. Estoy orgulloso de estar fuera del closet y de usar mi experiencia, la discriminación que viví para inspirar a otros a ser fuertes y a superar esos momentos difíciles.

También me criticó por escuchar a Taylor Swift, que es hoy en día una de las cantantes más premiadas y más consumidas en el mundo entero. Es portadora de records mundiales en venta pocas veces vistos. Es decir que muchas personas escuchamos su música. Y por supuesto que ser fanático de una mujer que inspira a una generación entera a ser mejores, que consuela a sus fans en los peores momentos, cuando sufren por un corazón roto o por bullying es motivo de orgullo para mí.

Decidió también que soy ignorante. No lo soy, porque como pudieron ver más arriba me informé sobre quien es su padre, sobre donde proviene y porque realiza este tipo de ataques y agravios.

También me acusó de mala persona. Simplemente no me conoce. Dedico mi vida a ayudar a otras personas, personas que están atravesando situaciones de bullying o haciendo trabajo comunitario. Hacer trabajo comunitario o voluntariado es una parte de mi identidad, está en mi ADN.

Les comparto las fotos del intercambio epistolar para que vean por ustedes mismos la actitud antisemita y homofóbica de esta joven en el siglo XXI. Esta joven usa en su cuello una pequeña cruz representando su fe en Dios y en Jesucristo. En las enseñanzas cristianas está el amar al prójimo tanto como a sí mismo. Se debe querer muy poco a ella misma, si es que a su prójimo, a mí, me trata de esta manera.

11539772_10153304468806550_2041277655_o 11347643_10153304471341550_1842923335_o

a sí mismo.

Algunas reflexiones sobre el genocidio armenio

Algunas reflexiones sobre el genocidio armenio

foto 2

Tras asistir al Seminario Internacional – Reflexiones en torno al genocidio armenio, no pude dejar de pensar en algunas cuestiones que nunca había considerado.
En Uruguay el reconocimiento a este genocidio es parte de nuestra tradición democrática, republicana de respeto a los derechos humanos y al orden jurídico internacional y nadie cuestiona que entre 1915 y 1923 ocurrió el primer genocidio del siglo XX, terrible en sí mismo como todo genocidio, repudiable y condenable como crimen de lesa humanidad por sus características propias y lamentable porque fue un precedente e inspiración al Holocausto y a otro tantos crímenes del siglo XX, tristemente llamado el siglo de los genocidios.


Sin embargo la realidad uruguaya no es la que impera en la mayor parte del mundo. Potencias como Estados Unidos, países cuyo pueblo ha sufrido el flagelo de un genocidio como es Israel y otros tantos sitios aún no se pronuncian contra el Estado turco, en tanto genocida y negacionista de lo que ocurrió con armenios y otros grupos étnicos atacados por los Jovenes Turcos en su afán de homogeneizar el anterior Imperio Otomano plurinacional y pluriétnico.


Se esperaba que el 24 de abril Estados Unidos tomara un valiente paso y reconociera lo obvio. Pero las presiones políticas, geopolíticas y económicas lo impidieron. El caso israelí es aún peor porque debería declararlo por una cuestión de principios. Luego se queja del negacionismo en el mundo árabe del Holocausto. Pero las mismas presiones se lo han impedido.


Valientemente Su Santidad el Santo Pontífice Francisco habló del genocidio armenio como lo que es. Y fue duramente criticado por el gobierno turco (incluidas declaraciones de Erdogan, presidente del país) que en declaraciones inusitadamente irrespetuosas lo mandó a estudiar. Según los turcos estos temas habría que dejarlos a historiadores. Los historiadores dicen que fue un genocidio, como cualquier persona con dos dedos de frente. Los tergiversadores, los intelectuales que no pagan con su vida el decir la verdad, los negacionistas, esos son los que según Turquía hay que leer, estudiar y creer. Turquía, el Sol no se puede tapar con el dedo.


El reconocimiento es el primer paso para una reparación posible. El genocidio es hoy parte del acervo cultural del pueblo armenio. Sin embargo ese acervo cultural sigue siendo exterminado a diario. Cada día que pasa sin que se reconozca lo que pasó, ocurre un nuevo genocidio. A esto lo llamamos genocidio cultural.

El genocidio cultural implica la destrucción parcial o completa de manifestaciones materiales culturales como también simbólicas. La prohibición de enseñar un lenguaje propio, el armenio, su cultura, sus danzas, como la destrucción de sus templos, o la prohibición de celebrar oficios allí, el cambio de nombres de calles, etc., son todo formas de eliminar una etnia, un grupo, un pueblo y en suma son formas no violentas físicamente de perpetuar un genocidio. Y Turquía lo viene haciendo desde 1915.


Hace 100 años Turquía se convirtió en un país genocida y aún no decide parar. Y esto no es responsabilidad del pueblo turco de hoy, o al menos no de todo su pueblo, sino de la mayoría de sus gobernantes. Y digo la mayoría porque existen fuerzas políticas minoritarias que luchan por tener un país progresista, de respeto a la nueva agenda de derechos, la equidad de género, la protección a la población lgbt, las políticas sociales y sobre todo la limpieza de esa mancha que representa el genocidio armenio en la historia turca, para lo cual es fundamental un reconocimiento y posterior reparación.


Dentro de lo que hace esta fuerza política (el partido se llama HDP) se incluye el nombrar a los lugares también en idioma armenio, para mitigar los daños del genocidio cultural.


Queda mucho por hacer y por aprender para que no se repitan estos episodios de violencia, de crímenes en contra de la humanidad, de genocidios, para que podamos vivir en paz como el crisol de etnias, religiones, grupos humanos que somos.

foto3

En La Terraza

Con los ojos en medialuna,
mitad abiertos y mitad cerrados,
lo veo embelesado
es que está sintiendo la música y eso lo deja hipnotizado.

Los acordes diáfanos y eternos de música de noches sin tiempo
pareciera que se apoderan de nuestros cuerpos
en esas noches para el recuerdo.

Mientras escribo de sensaciones se embriaga mi mente
y entre más de tres mil respiraciones siento la suya
y se que esa fragancia es única y proviene de quien amo.

Es curioso pensarlo.
Nunca pensé en la respiración como aroma.
La respiración como olor es sin duda algo impensado de sentir,
excepto si estás enamorado.

Ruidos y ecos que se repiten en una terraza que realmente no existe
conspiran para lanzar ese conjuro de una noche nolvidable.

Me siento relajado
como no me sentía con él en el pasado.
¿Es que acaso somos los mismos?
Me lo pregunto porque desde siempre
dicen que el agua del cauce del rio nunca es el mismo.
Y hoy me siento con él igual distinto.

Lo miro y no puedo dejar de esbozar una medialuna,
ni dejar de agradecer a mi buena fortuna
de tenerlo como compañero de ruta
en esta vida que es, sin duda, una aventura.

foto1

El páramo en el que quiero refugiarme

Entrecierro los ojos y te veo

porque estoy soñando contigo con los ojos abiertos

y, menos raramente, también cuando los tengo cerrados.

Es una suerte que pueda soñar contigo así espero

con más calma el bálsamo que son tus besos.

En la oscuridad de mi litera

larga y fría se hace la espera.

Esperar el día para volverte a ver se vuelve una dura odisea

que con las más dulces demostraciones de amor se recompensa.

Aún no se como por tanto tiempo permanecimos apartados

y debo reconocer que no todo ese tiempo separados me sentí desahuciado

porque en esos días incluso aprendí a querer y quererme; es que estuve enamorado

pero hoy no me imagino un destino distinto que el estar juntos y a tu lado.

Cualquier otra cosa me haría sentir simplemente desesperado.

No podría soportarlo y estaría devastado.

Y con los ojos abiertos o cerrados,

con el ánima siempre en soñador vuelo,

y el espíritu abierto e indómito

te espero para en tus rulos oscuros mis manos juguetonamente posar

y tu boca con arrolladora ansiedad besar

porque tus labios en los míos son hoy el páramo en el que quiero refugiarme.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: