La homofobia y el antisemitismo – descargo ante ataques personales a mí por parte de Florencia Radaelli

En el mundo de las redes sociales mucha gente dice con liviandad determinadas palabras. No mide las consecuencias ni el dolor que puede generar en otra persona.

Y eso fue lo que hizo una joven, ex colega de la Universidad ORT, de la licenciatura en Estudios Internacionales más precisamente, Florencia Radaelli desde un comienzo al publicar una provocación en un evento que personas tanto de izquierda como de derecha que no concordamos con la gestión del Ministro de Defensa de nuestro país.

Escribía dando su apoyo al Ministro (y está en todo su derecho de hacerlo) refiriéndose de una forma muy violenta a quienes no lo apoyamos. Al contestarle, le digo que ella es hija de un torturador de la dictadura. Y que es tonta.

La primera acusación fue dura pero es porque su padre es Eduardo Radaelli, acusado del asesinato del ex agente de inteligencia chileno Eugenio Berríos. Hace alrededor de trece años que está abierta esta causa. Y considero que es verdad lo que le dije, aunque fui un poco duro. Quizás ella le crea a su padre, a Radaelli que dice que los testigos son pagos, que las evidencias están manipuladas y una larga lista de etc. Este hombre fue extraditado a otro país, a Chile, para ser juzgado. Quizás le crea a Radaelli que su extradición es política, cuando bien sabemos que las extradiciones se hacen cuando los países tienen tratados que permiten la extradición y en caso de haber evidencias de que amerita una extradición.  El más ciego es el que no quiere ver.

La segunda fue producto del enojo y de mi percepción personal de ella como estudiante. Además porque en sus publicaciones dice utilizar argumentos cuando solo utiliza epítetos descalificativos. Sin embargo la reacción de ella fue tremenda. Me acusó de zurdo porque soy simpatizante del Frente Amplio y eso no me da vergüenza ni es ningún secreto. Con argumentos sólidos voto al Frente Amplio, a distintas listas y distintos candidatos de acuerdo a la oferta que hay en el momento de efectuar el acto eleccionario. Si en un momento me convence un candidato de otra fuerza política como el mejor director del destino del país o de la municipalidad, contará con mi voto.

Luego me acusó de judío. Si bien soy cristiano, es un orgullo ser un judío adoptado por mi trabajo como educador en Proyecto Shoá y como voluntario del Centro Recordatorio del Holocausto. Mi trabajo generando consciencia sobre lo dañino de la discriminación me da orgullo y el recibimiento que tuve dentro de la colectividad, el apoyo que tengo en cada iniciativa que propongo, el respeto con el que se me trata y escucha, me hace amar ser parte de esto y es un honor ser judío. Sin embargo lo grave es que ella considere que diciéndome judío puede ofenderme.

También me acusó de homosexual, por supuesto utilizando adjetivos más soeces. No estoy orgulloso de mi orientación sexual porque es un dado. Es como si estuviera orgulloso de ser rubio. Es un hecho con el que nací y que simplemente acepto. Sin embargo si estoy orgulloso de como lo encaro. Estoy orgulloso de estar fuera del closet y de usar mi experiencia, la discriminación que viví para inspirar a otros a ser fuertes y a superar esos momentos difíciles.

También me criticó por escuchar a Taylor Swift, que es hoy en día una de las cantantes más premiadas y más consumidas en el mundo entero. Es portadora de records mundiales en venta pocas veces vistos. Es decir que muchas personas escuchamos su música. Y por supuesto que ser fanático de una mujer que inspira a una generación entera a ser mejores, que consuela a sus fans en los peores momentos, cuando sufren por un corazón roto o por bullying es motivo de orgullo para mí.

Decidió también que soy ignorante. No lo soy, porque como pudieron ver más arriba me informé sobre quien es su padre, sobre donde proviene y porque realiza este tipo de ataques y agravios.

También me acusó de mala persona. Simplemente no me conoce. Dedico mi vida a ayudar a otras personas, personas que están atravesando situaciones de bullying o haciendo trabajo comunitario. Hacer trabajo comunitario o voluntariado es una parte de mi identidad, está en mi ADN.

Les comparto las fotos del intercambio epistolar para que vean por ustedes mismos la actitud antisemita y homofóbica de esta joven en el siglo XXI. Esta joven usa en su cuello una pequeña cruz representando su fe en Dios y en Jesucristo. En las enseñanzas cristianas está el amar al prójimo tanto como a sí mismo. Se debe querer muy poco a ella misma, si es que a su prójimo, a mí, me trata de esta manera.

11539772_10153304468806550_2041277655_o 11347643_10153304471341550_1842923335_o

a sí mismo.

Anuncios