Muchas veces cuando vemos un hecho injusto y sabemos que lo que está pasando está mal o no debería de ser de ese modo, en vez de actuar para cambiar esa situación muchos deciden ignorarlo y pretender que eso no paso o no esta pasando. Y cuando preguntas el porque de que no toman alguna medida casi siempre te encontraras con la típica frase: “Las cosas son así, no se las puede cambiar. Si lo intentas es una pérdida de tiempo. No seas tan ingenuo…”.

Quiero saber cuando fue que el pararse y decir que algo esta mal se convirtió en algo ingenuo. Desde que momento nuestro sed de justicia se convirtió en algo que para muchos hoy en día no es nada mas y nada menos que un sentir molesto.

No quiero caer en el famoso cliché de decir que vivimos en una sociedad materialista y lo que siempre terminamos escuchando o por la televisión y se termina convirtiendo en un simple discurso con lindas palabras pero vacío de intención. Pero algo que es muy cierto es que llegamos a un punto en el cual nuestra propia humanidad se ha puesto en la balanza para ver si es algo útil o no. Y eso solo demuestra que en vez de avanzar y evolucionar como especie, solamente estamos retrocediendo a tal punto en el cual nos dejamos de ver unos a los otros como seres de la misma especie, a seres extraños capaces de hacernos cualquier cosa con tal de conseguir sus objetivos. O peor aun, llegar a tal punto en el cual nos sentimos con el derecho de decir quien merece vivir y quien no solamente por el hecho de no adecuarse a lo que nosotros consideramos como “normal”, siendo que el existir del ser humano ha sido de todo menos algo normal.

Por suerte aún sobran personas que no ven o piensan de esa manera tan superficial, pero lo que esta pasando hoy en dia es que esas pocas personas que aun siendo pocas tienen las fuerzas para poder cambiar esa realidad, son derrumbadas por la mayoría superficial diciéndoles que sus ideales de justicia no son otra cosa que simple ingenuidad y por ende no dándoles otra manera que convertirse en uno mas de ellos e ignorar todo lo malo que realmente esta sucediendo por causa de esa falta de acción.

Capaz es cierto que no cambiemos el mundo, que nos demos contra el piso por intentar hacer que las cosas sean realmente justas y que solamente sirva para lastimarnos. Pero por lo menos nosotros podremos vivir con nuestras conciencias limpias, por no haber cruzados los brazos al ver algo que no debería de estar pasando. Porque peor que darse de cara en el piso luchando, es el vivir de brazos cruzados mientras la angustia te va pudriendo por dentro de a pocos.

Anuncios