Dos reconocidos fashionistas del medio local, Steven Vázquez y Tav Lust protagonizaron el último escándalo del mundillo de la moda uruguaya. Y eso me lleva a la pregunta con la que titulo esta nota, ¿Hay espacio en este medio para dos divos fashionistas? ¿Van con nuestra idiosincrasia como pueblo este tipo de rencillas mediáticas o son contenidos que consumimos de los enlatados comprados en Argentina pero no los queremos ver en el medio local?

Según informa TV Show (El País digital) Steven comenzó esta guerra al criticar la forma de hacer una crítica de Tav, co-conductor de Verano Caliente, programa de Canal 7 de Maldonado a la modelo Fernanda Sosa, radicada en Miami.
La trayectoria de Ststeven viejoeven es extensa y la de Tav también, a pesar de lo jóvenes que son ambos. El poder conocerlos personalmente es un privilegio porque ambos son personas cálidas y apasionadas por la moda y expresar identidad a través de sus estéticas particulares. Reconozco que al conocerlos a ambos me chocaba su visión en moda y su estilo pero rápidamente aprecié lo innovador de sus propuestas y como rompían con la transgresión, patrones de la normalidad en cuanto a como nos vemos y como nos vestimos y también visibilizar lo invisible.

Hoy veo los estilismos de ambos y considero que han crecido a pasos agigantados en sus elecciones, luciendo más sofisticados, depurados y con direcciones estéticas más claras. Supongo que es lo que nos pasa a todos, incluso a los fashionistas, que con el tiempo conocemos más nuestro cuerpo y nuestra identidad y elegimos prendas que nos engalanen mejor, resalten nuestros atributos y expresen nuestra identidad.

La moda ha sido siempre el campo de batalla contra la heteronormatividad, a pesar de episodios aislados como las desafortunadas declaraciones de Giorgio Armani (que decía, en resumidas cuentas, que si sos gay que no se te note por la vestimenta, aunque dentro de su clientela hay un alto porcentaje de homosexuales visibles e incluso el mismo ha declarado sus propias tendencias sexuales divergentes a la heterosexualidad).

Por ver que ambos trabajan en el mismo medio y, con sus diferencias, pareciera que van en una misma dirección, el de hacer más masivo el acceso a la moda a través de sus distintos trabajos me sorprendió su pelea y me comuniqué telefónicamente con ambos.

Steven Lindo collage
Al hablar con Steven y recorrer un poco la pelea y lo que ha sido su trayectoria recordábamos sus comienzos como modelo y luego como diseñador de moda (yo sigo queriendo un short que diseñó de panamá blanco con encaje, extremadamente jugado para Uruguay y más hace algunos años) y relacionista público. Luego nuestro blog publicó que, al menos temporalmente, se retiraba del diseño para profundizar su formación profesional, que hasta ese momento había sido en otro campo (la abogacía). Estudió en Espacio Buenos Aires producción de moda y dentro de sus trabajos se encuentran la docencia en Fer Sosa Modelos, Anama Models Uruguay. Trabaja en Andreina Vignoly. Es productor en Trendy Pop Producciones de distintos eventos y es editor de moda en DressStyle Magazine. Justamente este escándalo surgió tras su vuelta de la BAFWeek en Buenos Aires, en la que había sido corresponsal.

Al colgar con Steven me comuniqué con Tav. Las conversaciones comenzaron de forma similar y con información reservada y que pidieron no se difunda. Como dirían las abuelas, en todos lados se cuecen habas. Lo que si es claro es que ambos fashionistas difieren en la forma de trabajar y encarar su carrera, algo que para el ojo común no percibiría porque a simple vista uno ve dos chicos extravagantes y hasta complementarios; el rubio y el morocho.

TavLindo collage

La charla con Tav fue extensa e intensa, como lo es él. Tav arrancó a los 16 años en Punta del Este haciendo estilismos y peinados en Punta del Este. Se trabajaba la moda desde el brillo y la superficialidad, una visión que Tav dice no compartir, pero uno no elije en que trabajo arrancar sino como va a dirigir su carrera.

Dentro de sus credenciales se encuentran el trabajo pero también el estudio. Estudió Comunicación y Diseño en la Escuela de Pablo Giménez como también teatro y actuación en distintas instituciones entre ellas la escuela de Valery Lynch. Se dedicó además de a la moda, a la actuación, participando en varios proyectos, entre ellos una película que se estrenará en México en poco tiempo y una comedia musical con Laura Martínez que también se lanzará próximamente a la cartelera de actividades culturales de nuestro país.

Tav High fashionLe surge la oportunidad de poder comunicar moda, música y actuación a finales del año pasado. Tav no quiere vestirse con plumas ajenas y remarcó en la charla que no es un periodista sino un comunicador porque la moda comunica. Opina con fundamentos de investigación en la temática de la moda y con argumentos personales y su idea es siempre traer tips y tendencias de la moda internacional a nuestro medio, presentar looks de trendsetters y hacer cool huntings.

Sin embargo el formato de crítica de moda fue el que más atrajo al público y fue lo más funcional al show en el que participa y fue, en suma, lo que lo hizo más conocido fuera del mundillo de la moda. Sin embargo, y esto es a titulo personal, su crítica de moda es diferente a la crítica que podemos ver los programas de chimentos argentinos porque critica el look y no a la persona. Si bien la persona puede sentirse mal o dolida por la crítica, porque en muchos casos si eligió una prenda fue porque le gustaba y eso dice algo de su identidad y en general a nadie le gusta ser criticado, la crítica no es al individuo sino a lo que lo recubre. Y no deja de ser ropa. Y en nuestra estética podemos trabajar y evolucionar para mostrar lo que realmente queremos y ahí, incluso habiendo críticas, estaremos conformes y felices de enseñar al mundo quienes somos.

Además para Tav la crítica enseña y yo concuerdo y agrego, enseña al criticado y al resto de nosotros. Todos aprendemos de los aciertos y de los desaciertos de los demás y sacamos ideas para poder vestirnos.

El primer punto de la crítica de Steven a Tav se encontraba una descalificación a la trayectoria de Tav debido a la reciente cobertura que Steven había hecho de la BAFweek. En ese sentido yo encuentro esta descalificación inválida porque al recorrer ambas carreras, los dos fashionistas tienen credenciales que acreditan su labor. Además al hablar con Tav, él remarca que su visión es más conceptual y considera la estética de Steven más comercial y de glamour y brillo. Y en ese sentido concuerdo. Por eso quizás usaría en momentos más cotidianos prendas que usa Steven pero admiro el coraje de Tav a la hora de armar ciertos estilismos.

La crítica seguía y decía que cómo un hombre con pollera podía criticar un look de alguien. Como Tav remarcaba, la moda tiene diferentes rubros y aspiraciones y su visión es conceptual. Existe también la moda social, que tiene sus reglas y es en ese marco en el cual el critica el look de alguien. Si bien yo no soy muy amigo de las convenciones y considero que las personas deben sentirse cómodas con lo que usen, sea en la circunstancia que sea, cuando salimos a la vida estamos expuestos a que los demás nos miren y juzguen nuestra apariencia y si esa apariencia es acorde a lo que se espera de nosotros en ese momento y lugar. Podemos animarnos a usar lo que queramos, que es lo que Tav, Steven, y fashionistas o amantes de la moda más anónimos como yo y otras tantas personas hacemos o podemos tratar de seguir las convenciones. De cualquier forma estamos expuestos al escrutinio público y al juicio de los demás, más en nuestra sociedad totalmente pueblerina. Como estamos expuestos para mí lo mejor es hacer lo que queramos porque a alguien seguro le va a desagradar, entonces ¿cuál es el punto de querer gustarles a todos? Nadie es monedita de oro. Además como dato al margen, a lo largo de la historia los hombres han usado falda por el mismo o más tiempo que las mujeres, por lo que la crítica respecto a la falda tampoco me parece válida.

Creo que la forma de criticar a alguien es con argumentos. Si yo hubiese sido Steven hubiera tomado lo que dijo Tav y hubiera rebatido punto por punto. En particular a mí Fernanda Sosa no me maravilla y que viva en Miami tampoco me hace pensar en una it girl o en glamour. Al conocer Miami y sus habitantes, mi opinión es que tienen un estilo marcado que para mí es vulgar. Por supuesto siempre hay honrosas excepciones que confirman las reglas. Sin embargo Tav trabaja con una chica como Clarissa Abreu que tampoco me parece una modelo de alta costura. Si fuera a juzgar a estos fashionistas por el trabajo que hacen con una u otra modelo no pensaría gran cosa de ellos. No estamos hablando de modelos de la talla de Majo Martínez, Romina Di Bartolomeo o Pía Bongoll, que además son el tipo de modelos que a mí particularmente me gustan.

Modelos de verdad

Pero la moda y los arquetipos estéticos son subjetivos. Los objetivos de cada una de las modelos, su formación en moda y lo que quieren hacer con sus carreras y sus vidas son diferentes, varían de acuerdo a cada una. También varían las oportunidades que van teniendo. Y Tav y Steven al hacer equipo con ellas y trabajar no escriben un manifiesto estético sino también que pueden hacer para contribuir a que la modelo logre lo que quiere lograr. Y eso no necesariamente está alineado al cien por ciento con las visiones particulares de ellos.

Al tratar personalmente a Steven, veo una persona humilde y con una sonrisa y una palabra dulce siempre en la punta de la lengua para decirme. Sin embargo en su estado público no vi esa humildad sino la vorágine y la pasión con la que las personas de la moda suelen expresarse cuando quieren compartir su visión. También vi un amigo defendiendo a una amiga y colega.

Sin embargo no creo que las carreras de ninguno de los fashionistas se puedan sostener en escándalos porque Uruguay es diferente a la Argentina. Somos un pueblo y al ser chico todos nos conocemos y las intrigas rápidamente se desenredan y la gente pierde interés. Un escándalo, aquí y en cualquier lado, pone en el tapete tu nombre y es lo que haces con ese nombre lo que te dará proyección y futuro.

Con el revuelo mediático Steven aprovechó para publicitar un evento caritativo. Nada más noble que eso. En el día de hoy (sábado 15 de agosto) a las 19 hs en Bethel Spa Carrasco, el coréografo Marcelo Mendez dará una clase de Power Full Dance a beneficio del merendero Casavalle. Para asistir sólo hay que llevar un juguete para donar a dicho merendero. Yo trabajé en la zona de Casavalle, en el liceo Impuso, como voluntario y allí conocí la realidad de la zona muy bien y esta actividad es una iniciativa más que loable.

merendero

Por otro lado Tav me comentaba en su conversación aspiraciones de corte más profesional a futuro. Le interesaría poder trabajar con una empresa, como hizo Vale Valuchi al tener una línea de ropa con Geánt, para poder llevar moda al público general. También es una meta noble porque es bueno sacarle el tinte elitista al diseño y saber que todos podemos vestirnos bien y sentirnos a gusto con nuestra imagen sin que se nos vaya el presupuesto en eso.

tav
Si bien su personaje de televisión es extrovertido y tampoco es la imagen de la humildad remarcó que en todos sus trabajos con distintas grifas como Tokio Seven y Bellmur deseó transmitir la humildad y ese deseo de aprender.
En lo personal creo que ambos fashionistas tienen futuro porque nuestro país está fundándose en términos de moda. Existen pocos precedentes en lo que ambos hacen, tienen propuestas diferentes y este escándalo sólo es un trampolín más que les permitirá seguir andando este camino. Es una forma de avanzar y conquistar nuevos terrenos. No es la única forma, pero es tan válida como cualquier otra forma de obtener una oportunidad. Porque lo importante de verdad no es como uno obtiene las oportunidades sino como las valida y se sostiene en el tiempo. Y eso es con talento y trabajo duro. Y de eso tanto Tav como Steven saben.

Anuncios