El filósofo Marshall McLuhan sugiere en su obra “El Medio es el Mensaje” que cada medio creado por y adherido al hombre es una extensión de su propio cuerpo. La ropa, un medio que transporta torrentes de información subjetiva, hace el papel de extensión de nuestra piel.

Como nuestro órgano mas grande, la ropa es la que controla nuestra temperatura corporal y sirve como una barrera, entre nuestro interior único y el exterior que se nos abalanza, configurando cada uno en su forma de vestir , en el uso de diferentes cortes y prendas nuestra propia identidad y forma de sentir al mundo.

Cantante y actor ganador del Oscar a mejor actor de reparto Jared Leto Ph: Jason Merritt Getty Images.
Cantante y actor ganador del Oscar a mejor actor de reparto Jared Leto
Ph: Jason Merritt Getty Images.

Toda esta parafernalia es muy linda, al menos que hayas nacido con un pene entre tus piernas. En esta sociedad machista el hombre no tiene permitido la expresión “a flor de piel”. Hombre de ley es el que no llora, el que no revela sus secretos y fuerte como un roble. Siempre racional, frío, patriarcal. Es probable que si la expresión no fuera síntoma de debilidad habría más mujeres viviendo su vida como quieren y hombres que no las golpearan hasta matarlas porque el controlar la pose de “macho alfa” se les fue de las manos.

La vestimenta es afectada, como todo parámetro de la vida humana por esta dogma. Esto salta a la vista en las vidrieras. Como persona de género masculino tengo que soportar el nadar en un mar solo de camisas de tartán, jeans rectos azules y camperas deportivas. Al menos claro que seas aventurero, vayas a la sección de mujeres, pidas unos jeans oxford (Del tipo de pierna ancha muy usado en los 70) que nunca encontraras en tu sección, de talle mas grande que el tuyo, claro,  para que al ponertelo no te provoque una atrofia testicular.

Entonces me planteo ¿Es necesario que por no tener opciones en mercado tenga que comprarme ropa destinada para mujer? ¿Tengo que conformarme con lo más básico porque no tengo otra? ¿Me tengo que bancar que se dude de mi genero solo por llevar una camisa floreada por la calle?

Falda GUCCI Ph: Vogue UK
Falda GUCCI
Ph: Vogue UK

La respuesta es un rotundo No. Por el simple hecho de que existen posibilidades. Desde hace un par de temporadas, en las grandes semanas de la moda ah aparecido una tendencia de atraer lo femenino a lo masculino en pequeñas dosis. Desde las prendas con estampados florales de Gucci para la primavera hasta el uso de faldas de hombre (si como leen) en diferentes pasarelas y celebridades masculinas.

GUCCI Estampado botánico Ph: Vogue UK
GUCCI Estampado botánico
Ph: Vogue UK

Parecen detalles inocuos, si se tratara de colecciones de mujer, pero para los hombres es una pequeña revolución. Al hacernos llegar diferentes nuevas formas hace que el mensaje de expresión se democratice de forma universal.

Como hombre siento que me he ganado (nos hemos ganado) el derecho de vestirnos de manera audaz y muy femenina. Porque lo femenino esta dentro de cada uno de nosotros. No debería ser una vergüenza parecer una niña, debería ser aplaudido y visto como normal, como lo es parecerse a un niño

Falda de tartan y campera motoquera de cuero. Street style. Cool Hunting.
Falda de tartan y campera motoquera de cuero.
Street style. Cool Hunting.

El problema surge en hacer entender a las masas que esto esta bien, ni que hablar de las tiendas de moda y sus dueños. Estos últimos por la mojigatería se están perdiendo la chance de generar en el público masculino local un área fuerte de consumo basado en la variedad de objetos para consumir. Una regla simple y básica del consumismo a nivel industrial en el que vivimos.

Cool hunting, street-style. Hombre brasileño.
Cool hunting, street-style.
Hombre brasileño.

Limitar al hombre a solo usar lo mínimo, es un auto-flagelo al pensamiento de que el hombre esta hecho para comandar al mundo. En siglos pasados los tacos eran usados únicamente por hombres de clase alta,

Luis XIV, monarca francés, uso los tacones altos como una forma de diferenciar a la nobleza del pueblo llano, sus favoritos, los de color rojo, llegaron a ser por medio de un edicto los usados exclusivamente por la corte . Somos lo que vestimos, nos debe acompañar en cada centímetro de nuestro físico, impulsado por la mente, que esta forjada, hace ya mucho tiempo por el afán de conquistar, cada horizonte que tenemos frente a nuestras narices.

Luis XIV y sus clásicos tacones rojos.
Luis XIV y sus clásicos tacones rojos.

Y aunque parezca superficial, la tela que nos cubre es parte de nuestro propio ser, por algo la vestimenta es sinónimo de conjunto de convicciones de una época. Sino, que venga cualquier historiador y que me lo desmienta.

Sthephan Blömer

11263070_10204206217331502_3183996570819485017_n

Estudiante de Comunicaciones, la ropa es mi segunda piel.

Anuncios