Cine Recomendado: Tan Frágil como un segundo

fragil 1

Encontrarte con cine uruguayo en la cartelera de cine de nuestro país es un acontecimiento extraño. Son pocas las películas que se producen en nuestro país y el común de la gente las ve como lentas, oscuras, pesadas y aburridas. Esto ha ido cambiando con la aparición de cintas como Mr. Kaplan, Re Locos y Re Pasados,  El Cuarto de Leo y Reus, entre otras, que han sido bastante concurridas y de temática variada y algo más luminosa que otras como Whisky o 25 Watts que, aunque gozaron del favor de la crítica especializada, dejaban a muchos de los espectadores particularmente compungidos.

Por eso cuando vi que estaba Tan Frágil como un Segundo para ver, decidí hacerlo. El título es llamativo, como también los flyers que la publicitan hasta hoy en algunas paradas de ómnibus en nuestra capital. Más de mil personas vieron la elogidada cinta dirigida por Santiago Ventura en el Festival de Cine de Montevideo. Tras un éxito de público así, la película llegó al circuito comercial.

La película trata sobre la explotación sexual de mujeres en Uruguay y la cuenta  a través de dos historias y esboza trazos de otras que se cruzan con la de nuestros dos personajes principales. Julieta (Berenice Perciballe) tiene 17 años y vive con su madre y sus hermanos en el interior de Uruguay. Su novio, Gabriel, la prostituye con diversos clientes, desde camioneros a jerarcas gubernamentales. Sofía (Vera Navrátil), de 16 años, es estudiante de un liceo privado en la capital y vive en una familia aparentemente estándar, con un padre estricto, un poco violento y un poco moralista. Junto a su mejor amiga, una chica cuya familia parece más ausente de lo que debiera estar, se introducen en el mundo de la publicidad y reciben una oferta demasiado buena para ser cierta. Sus historias se cruzan por el punto menos pensado y esperanzadoramente se separan, sin que a ninguna de las dos le depare un destino infernal, como pareciera en un momento que iba a suceder, en un mundo donde todo puede ser comprado y vendido. Y  de forma lamentable, decadente y patética, a muy bajo precio.

Este es el primer largometraje que Ventura estrena como director, coronando una serie de trabajos con Dodecá Producciones que comenzó con el corto Ya pasó todo (sobre embarazo adolescente) y siguió con el mediometraje sobre abuso sexual Hasta que salga el sol. Este tríptico es parte de un proyecto de Dodecá sobre películas con temáticas sociales.

Por eso este proyecto contó con el patrocinio de la Comisión Nacional del Uruguay para la UNESCO y con el apoyo del Ministerio de Turismo y Deporte, el Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio de Desarrollo Social, el Ministerio de Relaciones Exteriores, INAU, UTE, ANCAP – Gas Sayago y de la Fundación Banco República. Asimismo fue declarado de interés por el Comité Nacional para la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial y no Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes (CONAPEES), la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH), el Ministerio del Interior y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

La película generó interés de las instituciones que la apoyaron y patrocinaron debido al impacto que genera en el espectador con historias cotidianas, que podrían pasarnos a nosotros, o que podríamos conocer, o que le podrían pasar a seres queridos debido a que no están inmersas en una sola clase social o en un solo contexto geográfico sino que atraviesan nuestra sociedad como un todo compacto.

Si bien la prostitución que los uruguayos más imaginamos es la de las mujeres que lo hacen en las esquinas, existen otras maneras de explotación sexual más discretas, más cubiertas por el poder y el dinero (y de la que nos venimos enterando con creciente frecuencia en los últimos años) y también deben existir maneras, a través de las nuevas tecnologías y redes sociales cuyo impacto recién comensamos a vislumbrar.

Es interesante el lenguaje visual de la película. Sobre esta temática existen cintas avant garde e incluso cine transgresor absolutamente explicito. Impactan al espectador y lo concientizan de lo terrible de la situación. Pero ¿es el espectador uruguayo el indicado para este tipo de planteo? En mi opinión no, porque tal y como es nuestro territorio, de suaves ondulaciones, nuestra sensibilidad es bastante conservadora y veríamos con algo de oprobio la sexualización innecesaria, en especial debido a que las actrices se parecen a nuestras hermanas menores, a nuestras hijas, y no queremos verlas en ese lugar tan desprotegido.

Sin duda duda también lo hacen los documentales, porque nada supera a la ficción salvo la realidad. Pero ¿hay valor artístico en estas producciones? Lo hay en muchas dimensiones, en como esté musicalizado y filmado, en que material se selecciona. Hay un proceso de decisiones de cómo se forma esa narrativa. Sin embargo no es el mismo valor que el que tiene la construcción de una narrativa de ficción cinematográfica.

El sexo y la violencia en esta película están contados con fidelidad a la realidad pero de forma cuidada. Los cuadros sexuales no son explícitos y no hay desnudos. Respecto a la violencia, siempre es justificada en su contexto. De hecho las escenas más perturbadoras son aquellas que no existen, que uno en realidad no ve, solo escucha e imagina.

fragil 2

Coescrita por Ventura y Belén Baptista y producida por Dodecá, Tan frágil como un segundo cuenta con grandes nombres del teatro local. En mi opinión vale la pena acercarse y verla. Su estética bella y bien local, su temática diferente y su planteo responsable, así como las excelentes actuaciones la hacen sin dudas imperdible.

Ficha Técnica:

  • Título Original: Tan frágil como un segundo
  • País: Uruguay
  • Año: 2014
  • Género: Drama
  • Duración: 110′
  • Calificación: +15 años
  • Dirección: Santiago Ventura
  • Protagonistas: Vera Navrátil – Berenice Perciballe
  • Elenco: Fernando Dianesi – Álvaro Armand Ugón – Pablo Robles – Belén Baptista – Varina De Césare – Gabriel Calderón – Augusto Mazzarelli – Delfi Galbiati – Ramiro Perdomo – Charito Siciliano – Andrea Davidovics.
Anuncios