A veces miramos la cartelera de cine y deseamos ver una película. Pasan los días e incluso las semanas y no nos decidimos a salir de casa y verlas. Las excusas se multiplican hasta el infinito. Falta de tiempo, de compañía o de dinero son las más comunes. Hoy comparto mi visión de algunas películas que estuvieron en la cartelera de cine montevideana en 2015 y que no podés dejar de ver.

Ahora están tan solo a un click de distancia. ¡Ya no hay excusas! Es momento de disfrutar buen cine. 

Ocho apellidos vascos

ocho apellidos vascos

Rafa es un andaluz de pura cepa que nunca ha tenido o querido salir de Sevilla para conseguir lo que hace plena a su vida, que son las mujeres, la gomina y la juerga. Un día todo cambia porque aparece una mujer que se le resiste. Ella es  Amaia (Clara Lago), una vasca con una personalidad completamente opuesta a la suya. Al menos en apariencia, porque ni Amaia es lo que muestra ni tampoco lo es Rafa. Él está decidido a conquistarla y viaja hasta un pueblo de la Euskadi profunda. Allí, hará lo que sea, incluso hacerse pasar por vasco, para conquistar a Amaia.

En la película vemos la evolución de dos personajes, que más que personajes son arquetipos, completamente estereotipados, de cómo es un andaluz y una vasca, de cómo es un hombre tradicional y una mujer moderna, feminista y empoderada, a verdaderas personas con contradicciones, vicisitudes y enredos.

Además también hay una cómica dinámica de enredos entre personajes e historias que se van cruzando, en donde los engaños van cayendo y siendo tapados con otros engaños y complicaciones hasta finalmente llegar a la verdad y a un final feliz.

Graciosa y fresca es una comedia recomendable para ver en pareja o en familia.

Ficha técnica:

Título Original: Ocho apellidos vascos
País: España
Año: 2014
Género: Comedia
Duración: 98′
Calificación: Todo público
Dirección: Emilio Martínez-Lázaro
Protagonistas: Clara Lago – Dani Rovira
Elenco: Carmen Machi – Karra Elejalde – Alberto López- Alfonso Sánchez

 

En un patio en París

en un patio en paris

Antoine es un músico cuarentón que decide dejar su carrera. Deambula sin rumbo durante algunos días hasta que consigue que lo contraten como encargado de mantenimiento de un antiguo edificio. Mathilde es una jubilada que vive allí y descubre una grieta en la pared del salón que la aterroriza, como lo hace el mundo que la rodea en general. Entre Antoine y Mathilde surge una fuerte amistad, robustecida porque ambos están pasando un momento difícil.

Por su descripción la película parecería ser una comedia liviana. Sin embargo esta cinta abre un territorio expresivo donde la comedia de situaciones desconcertantes abre la puerta al drama, en el que la desesperación y las dudas existenciales se adueñan de la escena para finalizar siendo una entrañable y agridulce comedia de Deneuve en la que, como las flores que crecen en la pared del edificio, crece la esperanza de que existe una salida a esa honda tristeza, confusión y desesperación frente al mundo que ambos personajes atravesaban.

Es particularmente destacable la actuación de Catherine Deneuve que en esta interpretación se nos ofrece más humana que nunca, aunque haciéndole un guiño a Repulsión (Roman Polanski, 1965) al tener ribetes de la autista frígida en la que esa película dio vida.

Ficha técnica:

Título Original: Dans la cour
País: Francia
Año: 2014
Género: Comedia dramática
Duración: 97′
Calificación: Todo público
Dirección: Pierre Salvadori
Protagonistas: Catherine Deneuve – Gustave Kervern
Elenco: Féodor Atkine – Pio Marmaï – Michèle Moretti- Nicolas Bouchaud

Mis días felices

mis_dias_felices-cartel-5268

Caroline recién ha cumplidos los 60 y está atrapada en un matrimonio aburrido, teniendo tiempo libre pero sin saber qué hacer con él. Una jubilada reciente, dueña de una belleza sensual y siendo aún muy activa, con dinero y tiempo se vincula con un joven y este vínculo pondrá en entredicho Al acercarse a un centro ocupacional, conoce a uno de los instructores que le permite reencontrarse consigo misma, volviendo a tener días felices.

Esta película nos permite reflexionar sobre una realidad que quienes somos jóvenes vemos muy lejana. En el imaginario colectivo parece ser de abuelos asexuados, de semblantes bondadosos y coronados con cabello blanco como la nieve. La película nos plantea que incluso en una etapa en la que pareciera que lo mejor de nuestras vidas ya pasó también es posible el goce. Sin embargo esta película es idílica porque la realidad de la mayoría de los jubilados no es la de la Europa más rica, que tienen jubilaciones que les permiten condiciones de disfrute en ciudades a la orilla del mar, lo que le hace a uno más sencillo ser optimista.

El valor de la película radica en que, sin prejuicios, nos muestra la vida de esta mujer, odontóloga con hijas y un nieto pero con una agenda llena de horas sin nada que hacer. En su camino aparece un hombre que la lleva a la infidelidad. Infidelidad retratada sin moralismos típicos, sin ser vista como un hecho condenable sino como un hecho que simplemente ocurrió en un matrimonio desgastado en su pasión pero no en el afecto. El ojo feminista de la directora Marion Vernoux se ve en este particular enfoque, mostrando una abuela que no es sólo eso, sino una mujer con múltiples aristas sin tampoco disminuir a los personajes masculinos, también complejos e interesantes.

Ficha Técnica:

Título Original: Les beaux jours
País: Francia
Año: 2013
Género: Drama-Romance
Duración: 94′
Calificación: +15 años
Dirección: Marion Vernoux
Protagonistas: Fanny Ardant – Laurent Lafitte
Elenco: Patrick Chesnais – Jean-François Stévenin -Fanny Cottençon – Catherine Lachens

Anuncios