Hace tiempo que poco escribo

y me parece que es porque estoy contigo

porque contigo soy feliz

y se cierra alguna que otra cicatriz.

Quizás siendo feliz

pensaba que más que rimas en la punta de mi lengua

mis dedos producirían palabras inconexas .

 

Quizás es cierto.

Aún no lo sé.

Hoy escribo mucho frente a un destino incierto.

 

¿Es la incertidumbre la que me motiva a escribir?

¿O será la ansiedad que eso conlleva

que hace que vengan palabras ligeras?

 

El destino es ignorado y el futuro no nos está dado

como ese presente, como ese regalo

pero aunque no sabido es imaginado.

 

Imaginarse certezas

y vislumbrar siempre conmigo tu piel tersa

tu mirada dulce y tus ojos canela

hacen que más que querer escribir

solo pretenda todo contigo vivir.

 

Y hoy insolente y de repente golpea ese envoltorio dorado.

Hallazgo de tiempos pasados y dulces devorados

que creo que rápido volverán.

 

Aunque hoy eso sólo depende de vos

y parece que estás como tu voz que  a veces titubea.

Entonces esa perspectiva también tambalea.

 

 

Anuncios