Inefable es lo que siento por vos desde el comienzo

por eso desde entonces escribo tan poco

¿Cuál es el propósito de escribir palabras cuando lo que quiero decir

nunca lo podré conjugar en una torpe rima?

Es increíble que cuando me pedís que te cuente una historia

o entone una melodía

porque te cuesta apagar tu cuerpo

que cree que aún es de día

en vez de encontrar mi voz chillona y sin alegría

sienta que es polvo de hada, de cuya garganta solo un sonido melifluo saldría.

 

Hace semanas algunas líneas escribía

demasiado de prisa, casi a hurtadillas

en este amor vivido con prisa.

 

Y congeladas por un rato quedaron

Porque mi corazón por un momento se vio quebrado.

Lejos estaba la algarabía con la que al mundo desafiaba

teniendo como estandarte este amor que sentía.

 

Amor que enfrentó retos como todo amor nuevo.

Porque aunque que apareciera fue simplemente serendipia,

No fue un amor buscado, simplemente hallado

Como quien de repente se encuentra entre amarillo

y en la palma de la mano se posa aguijoneando esa aguja escondida en el pajar.

 

Verte entre mis brazos al decirte esas cursilerías,

con ese lenguaje que si no has amado seguro no entenderías,

Verte con la piel colorada

con tu cabeza de dorada corona

y la boca algo insolente como manzana roja

que supone siempre un desafío, una pregunta y una invitación

a una dialéctica que tarde o temprano termina en guerra

 

Podría ver a este amor como etéreo

Y si bien es delicado y sincero

Más que suave brisa de primavera

a veces es fuerte tormenta que mueve todos los cimientos.

 

Pero tras la tormenta el cielo se aclara

y se ven hasta las estrellas más distantes del firmamento

hasta donde llega mi amor

hasta el inconmensurable infinito y el más allá.

Aunque no lo creas sos todo lo que puedo desear

y nunca pensé que así de repente pudiera volver a amar.

Anuncios