​Cuando las estrellas se apaguen 

y parezca que el mundo dejó de dar vueltas 

y el final parezca estar cerca 

incluso ahí en silencio estaré esperando

la tibieza de tu suave abrazo 

y uno más de esos tímidos besos

que soberbio pensé nunca habrían de acabar. 
Viví otro amor pero más incompleto 

que no tenía como final el horizonte del cielo. 

Que era tan finito como tan intenso

que nunca me trajo la calma de tus ojos cristalinos como el Río de la Plata. 

Que jamás me hizo visionar una vida en conjunto. 
Pero por lo mismo pareciera que hoy termina esta nueva odisea, 

Y comienza otra, la de dejar ir. 
¿Debería dejarte a ser libre como el aire? ¿Debería intentar que sigamos juntos, tu a mi lado? 

Anuncios