Y dice que recuerde mirar el cielo
brillante de colores artificiales y estruendoso…
cuando mi cielo mas bello es el mirado juntos en esta larga primavera.

Aún me restan cielos por mostrarte,
de cúpulas surreales
y un jardín de cuento de hadas
que habita entre nosotros tan solo a unas cuadras.

Quizás este cielo chino y de convencional emoción
sea el preludio de un millón de cielos de veras compartidos
con caricias en los crepúsculos
transmutadas en complicidades en el alba.

Quizás otro año no dejo de mirar el cielo belicoso
porque estas a mi lado cuando pides que alce los ojos al firmamento
y entonces lo haga como agradecimiento
como cuando otrora lo hacia en compungida plegaria.

Anuncios