Fue en un instante

de susurros que gritan fuertes verdades

que te lo dije

y me pediste que lo repitiera.

 

Me negué como si en eso se fuera mi último hálito de vida.

Me fundí en un abrazo que aún me abrasa.

Me fundí en un abrazo que aún me abraza.

 

Lo siento bien cerca, me siento bien plantando

nos siento a los dos, hombres que son dos rocas

firmes

con miedo a que una ventisca

nos encuentre cerca de un risco

y volando vayamos cada quien a su propio abismo.

 

Vayamos de la mano,

al abismo juntos.

¿Todavía hay tiempo de no hacerlo?

¿O ya estamos flotando en la inmensidad?

 

No lo repetí

porque quiero que el futuro lo firme.

No lo repetí

porque quiero que se repita cuando actúe.  

 

Lo susurré desnudo entre tus sábanas blancas.

La desnude a mi alma

en esa palabra dicha como en penumbra

mientras dorados pasaban

diáfanos naranjas a través de guiños cómplices en la ventana.

 

Enamorado de nuestro minúsculo presente

obnubilado por tu cuerpo lleno de posibilidades

entregado a tu mirada que promete infinitos

y esperanzado con un futuro con signo de interrogación

Ansioso porque ya venga. ¡Que venga ya!

Enamorado.

Anuncios