Buscar

Autor

fabialvarez

Joven escritor de Montevideo, Uruguay.

¿Por qué es importante el programa de Formación Básica Profesional y por qué son valiosas nuestras prácticas docentes y experiencia?

El FPB es un programa diseñado para estudiantes que han fracasado en otros programas de formación media sea por dificultades de aprendizaje o cualquier otro motivo así como para aquellos jóvenes que necesitan aprender un oficio porque, por diferentes situaciones deben trabajar e insertarse en el mercado laboral. Sabemos que en el Uruguay de hoy un ciclo básico aprobado nos da pocas oportunidades y un oficio puede ser una salida.

Sin embargo esto no nos hace renunciar a quienes somos profesores de formar ciudadanos y el programa carece de asignaturas como Historia, Literatura, Geografía, etc y tiene UAL (Unidad de Alfabetización Laboral) como único espacio formal dónde el objetivo sea educar ciudadanos. La formación de ciudadanos con referencias culturales como conocer a Mario Benedetti entonces depende de la creatividad de los profesores que, integrando asignaturas como Informática e Inglés en mi caso, desarrollamos clases dónde además de utilizar el conocimiento que queremos que aprendan también introducimos, brevemente y como se puede, otro tipo de mensajes tal y como la libertad de cátedra nos permite.

El valor del programa entonces radica en atender necesidades de una población puntual como también en contener, en ayudar en los procesos de socialización, en el trabajo de formación de ciudadanos además de futuros trabajadores.

Desde este espacio reivindico el valor del Programa de Formación Básica Profesional en los cien años del nacimiento del gran Mario Benedetti.

Proyecto Mariposa: escribiendo sus palabras…

A propósito del Proyecto Mariposa, del que la Escuela Técnica Cerro, lugar donde trabajo, ha de participar, con uno de mis grupos comenzamos a ahondar en la historia de la Shoá (Holocausto) volviendo la mirada a las inmensas y breves líneas del poema de Pavel Friedman Z’L (Praga 1921, Auschwitz 1944) “La última mariposa”.

Alumna de FPB copiando el poema de Pavel Friedman.

En el contexto de la pandemia Covid-19 se redujo en mi espacio de clase las tradicionales fotocopias para evitar el pasaje de materiales y minimizar con eso las posibilidades de contacto y de contagio por lo que comencé a copiar las líneas del poema y el golpe ya comenzó al escribir los datos biográficos del autor. Ver ese criminal 1944 y el lugar de su asesinato, Auschwitz, duele e interpela. Siempre dolerá y siempre estará ahí para cuestionarnos. Ya al escribir el título un alumna se quejó diciendo que ese poema tan triste ya lo había dado su hermano en tercer año de liceo. Eso me generó una momentánea satisfacción. Para esa chica Pavel Friedman estaba presente a pesar de haber pasado más de 75 años de su muerte. Para su hermano la experiencia de leerlo fue lo suficientemente transformadora como para que hablase con su familia del contenido cursado en clase. Para eso uno es educador sobre la Shoá y utiliza la historia de la misma para educar en valores, en derechos humanos, en memoria…

Diseño de mariposa calcada y pintada en GIMP por alumno de FPB Informática.

Sin embargo, a medida que leía para copiar las líneas del poema para que los estudiantes pudiesen transcribirlo en su cuaderno mi letra se iba volviendo menos clara y de molde y de a poco se me iba haciendo un nudo en la garganta y en el estómago y se me iban llenando los ojos de lágrimas. De repente iba sintiendo cada una de las letras de cada una de las palabras que Pavel escribió hace tantas décadas. En sus palabras iba recordando las historias de los sobrevivientes que escuche personalmente, la de quienes leí y a quienes ví en videos y me iba llenando de dolor, de desesperanza. Con toda la fuerza que me quedaba terminé de copiar el cuaderno y de reponerme para que mis chiquilines solo copiaran sin hacerme demasiadas preguntas.

Poema La Última Mariposa de Pavel Friedman (Z’L).

Ver a mis colegas de todas las asignaturas enseñar acerca de mariposas, dibujándolas, estudiándolas, con ideas con mayor y menor profundidad en términos de honrar la memoria de la Shoá, enseñar derechos humanos y convivencia y ver de a poco llenarse mi tan querida escuela en el Cerro de esas mariposas, de esas historias, de esa ética que me atraviesan hace tantos años con las mariposas como símbolo me hace sentir muchísimas emociones, especialmente un enorme compromiso y sentido del deber desde los espacios que ocupo como docente y como parte de una institución de transversalizar e incluir contenido en todas las iniciativas y en todos los grupos que pueda para que Proyecto Mariposa en la Escuela Técnica Cerro sea, tal y como viene siendo por el trabajo de todos los compañeros docentes, mucho más que un mural sino una oportunidad de problematizar con los gurises lo que pasó hace más de setenta años con un millón y medio de pibes que, como ellos, tenían sueños y expectativas que fueron truncadas por no respetarse sus derechos de la niñez, sus derechos humanos.

Fragmento de boceto de profesores técnicos para incluir mariposas en su trabajo dentro del taller.

Más de setenta años después de terminada la Shoá hay un grupo de cientos de jóvenes del Cerro montevideano dibujando mariposas, algunas muy parecidas a las dibujadas en los espacios que Friedl Dicker Brandeis organizaba para que los pequeños de Terezin pudieran manifestar lo que les pasaba en su interior.

Dibujo de estudiante de mariposa amarilla, similar a la descrita en el poema de Friedman.

Cómo dijo Pavel Friedman en el poema, ya no hay mariposas en el ghetto, por eso a más de 70 años del final de la Shoá seguimos llevándolas como educadores para que nuestros estudiantes las multipliquen.

Alumna de FPB dibujando en GIMP una mariposa similar a las dibujadas en Terezin hace más de 70 años.

¡Sigamos construyendo un mundo donde puedan desplegar sus alas las más libres mariposas!

Una mirada sobre el Día Mundial contra la homofobia, bifobia, lesbofobia y transfobia

Hoy hace 30 años la Organización Mundial de la Salud eliminó de las enfermedades mentales a la homosexualidad. Hace una semana cumplí 30 años. Cuando nací todavía ser homosexual era una enfermedad. Yo nací “enfermo” y la gente que me rodeó de niño, de adolescente e incluso ahora, al menos la que es mayor que yo, se crió con esa mentalidad. Algunos pudieron ver en esa “enfermedad” que amamos y deseamos a personas de nuestro mismo sexo y que eso es parte de nuestra identidad y por todo lo que vivimos como minoría oprimida y discriminada esa identidad también desarrolló una cultura, una idiosincrasia, un folklore que también se suma a que amamos y deseamos personas del mismo sexo.

Seguir leyendo “Una mirada sobre el Día Mundial contra la homofobia, bifobia, lesbofobia y transfobia”

VIH: Salir de otro closet

Las palabras escritas han sido siempre mi refugio. Hoy no es la excepción. Los armarios y los disfraces me han quedado pequeños y hoy decido salir de uno de ellos.

No pensé, en el momento que me enteré hace algún tiempo ya, que fuese a contarlo de manera pública. Que fuese a escribirlo y que con eso, quizás se vuelva una nueva etiqueta, un nuevo camino desde el cual militar pero también es un nuevo dardo con el cual herirme.

Ya se lo había contado a mi familia y a algunos amigos, hasta lo trabajé en una dinámica de clase en la que contábamos sobre nuestros desafíos e incluso una Directora y colegas profesores lo sabían.

Me cuesta ocultar lo que me pasa, soy un depresivo ansioso y esta situación solo me genera ansiedad. Ansiedad por si podré encontrar el hombre que no tenga el estigma y me mire a mi y me ame a mi. Ansiedad por no sentirme juzgado por mi sexualidad.

A veces ser un cuerpo disidente, tener una sexualidad que no es la heteronormativa es aceptado en tanto representes perfectamente la heteronorma, solo que afectiva y sexualmente te vincules con alguien de tu mismo sexo.

Durante un tiempo quise ser eso y luego exploré mi sexualidad, mis morbos, mis fetiches y el lado oscuro de mi mente. No sé si alguno de todo aquello fue poco saludable pero lo sospecho porque me expuse a drogas y a sexo sin la seguridad que debería haber tenido y que sabía que debía tener.

Sin embargo después de haber estado tan dañado por el bullying y sentirme tan roto por dentro supongo que quise romperme más y por eso en mi búsqueda identitaria tomé riesgos que quizás no debería haber tomado.

Eso conforma parte de mi pasado y no se quien soy hoy. Hoy me paro como un hombre gay que vive con VIH, que el viernes se hará su primer chequeo post diagnóstico, que toma cuatro pastillas por día y que espera que todo salga bien.

Hoy me paro a contar qué hay días que estoy deprimido y que no puedo ni levantarme de la cama y otros que soy un rayito de sol porque las tripas me motivan a salir de las sábanas azules de mi cama de una plaza.

Y quizás alguien se pregunte porque decido hacer esto publico. Y es una pregunta legítima. Cada quien cuenta lo que tenga ganas de decir.

Hace poco le conté a un par de amigos, entre ellos un chico gay más joven que yo que tenía algunas dudas o fantasmas respecto a este tema y en un momento simplemente pensé en compartir mi experiencia para que el miedo se fuese.

Al día siguiente, ese chico y yo coqueteamos (yo voy a mantener en esta historia que fui absolutamente provocado, el susodicho se hará cargo de lo suyo) y la tercera persona, sabiendo que este chico tenía mambos con el VIH, miedos que se nos vienen enseñando desde hace generaciones le grita que tengo VIH, cosa que ya sabía y cosa que yo había confiado como un acto de amor.

Ese acto de amor y de confianza pendió de mi como una espada de Damocles en la que podía elegir seguirle el juego a uno de los chicos más bonitos que vi o enojarme con esta otra persona. Elegí disfrutar de ese momento, que fue de los más eróticos de mi vida y sobre el que escribiré en clave poética más adelante.

Además, la reacción de esta persona, si bien fue porque deseaba que no confundamos nuestra amistad, me lastimó tanto que escribiendo esto siento que nadie más va a tener el poder de volver a lastimarme así porque en este momento, con este texto me adueño de mi historia.

Este es el comienzo de mi camino con el VIH, y espero que sea un camino muy largo y en el que pueda aportar mi granito de arena en una lucha colectiva por encontrar la cura y mientras tanto luchar contra los estigmas y reclamar mejores tratamientos.

Agradezco a Santi, Seba y Lucas que en este tiempito me prestaron un oído para poder atravesar este proceso.

¡Gracias desde ya por leerme!

Marie Antoinette

Para aquellas directoras que hemos tenido que soportar trabajando

Aún no puedo olvidar que existís

porque habito mis días en tu castillo gélido

el cual dirigís como una reina de hielo de cabello como hebras de oro gastado

y ojos de un azul congelante.

Como si vivieras en una corte

te rodeas de cortesanas

que sienten que van a obtener premios y Flores

delatando a otros

y creando estratagemas

para caer en tu Gracia.

Y sin embargo poco te importa tu pueblo

al que te dirigís con mezquindad

y pequeñez

como Marie Antoinette.

Y pensando en su final

te podrías avivar

y cuidar a tus súbditos y cortesanos

porque entre escándalo y escándalo

pasos en falso y collares de diamantes que no te hacen brillar

como funcionaria

lucís como una mercenaria.

Ya podré olvidar que existís

porque nos define lo que amamos

y yo amo lo que hago

y a cada alumno al que le entrego mi alma.

26 de agosto de 2019

Grafemas

Te extraño.

Sin dudas tu mirada pícara y las líneas entre tus párpados

y saber que te vería a la mañana con el café recién hecho

hacían que cualquier día fuese mi domingo.

Lo nuestro se sentía nuevo,

y después de tres años me sentía nuevo.

Seguir leyendo “Grafemas”

Confesiones de un inseguro #1

A veces me siento un boludo.

Una vocecita me dijo dos veces, seguramente en broma, pero con algo de crítica, que comentaba en muchísimos muros de otros chicos argentinos. Yo sabía que importancia daba a un vínculo y cual a los demás. Empero me replantee si no estaba teniendo, luego de una purga de redes sociales un regreso a ese perfil demasiado público y volví a revisar quienes están en mis listas de contacto en todas las redes sociales y en mi agenda de WhatsApp, borrando también todas las conversaciones, porque quizás realmente precisaba un nuevo comienzo. Seguir leyendo “Confesiones de un inseguro #1”

Reseña: Lover (álbum) de Taylor Swift

Por Fabián Álvarez

No es secreto que quien les escribe es un absoluto y consumado swiftie que se siente absolutamente identificado con toda la obra de la cantante, música y compositora Taylor Swift desde sus inicios country hasta su último trabajo que condensa en 18 canciones quien fue, quién es y hacia donde va Swift como artista.

Taylor Swift es una storyteller desde sus inicios, como suelen serlo los cantantes country que te transportan a un lugar y a una situación de forma vívida, lo que les permite que su música tenga un significado más profundo para quien escucha, en especial cuando el compositor tiene las habilidades de Taylor Swift de hacerlo lo suficientemente específico para que los fans, que conocemos su vida, sepamos de que habla en específico, pero también puedan los simples mortales puedan identificarse con su música y que se convierta en parte de sus propias vidas. Seguir leyendo “Reseña: Lover (álbum) de Taylor Swift”

Un nuevo camino

Después de años de pensarlo me afilié online al Frente Amplio

Fue llenar un simple formulario, y todavía no pase los datos de la cuenta para que me descuenten algo para contribuir, pero si queremos seguir cosechando un mundo nuevo no veo mejor alternativa en este país que el Frente.

No estuve listo para militar en política partidaria durante años, siempre creí que mi activismo iba por el lado del servicio comunitario, del predicar con el ejemplo, de intentar brindarme al otro. Y ese otro puede tener muchos colores partidarios. Seguir leyendo “Un nuevo camino”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: