Buscar

Categoría

Artículos

Reseña: Lover (álbum) de Taylor Swift

Por Fabián Álvarez

No es secreto que quien les escribe es un absoluto y consumado swiftie que se siente absolutamente identificado con toda la obra de la cantante, música y compositora Taylor Swift desde sus inicios country hasta su último trabajo que condensa en 18 canciones quien fue, quién es y hacia donde va Swift como artista.

Taylor Swift es una storyteller desde sus inicios, como suelen serlo los cantantes country que te transportan a un lugar y a una situación de forma vívida, lo que les permite que su música tenga un significado más profundo para quien escucha, en especial cuando el compositor tiene las habilidades de Taylor Swift de hacerlo lo suficientemente específico para que los fans, que conocemos su vida, sepamos de que habla en específico, pero también puedan los simples mortales puedan identificarse con su música y que se convierta en parte de sus propias vidas. Seguir leyendo “Reseña: Lover (álbum) de Taylor Swift”

Anuncios

Un nuevo camino

Después de años de pensarlo me afilié online al Frente Amplio

Fue llenar un simple formulario, y todavía no pase los datos de la cuenta para que me descuenten algo para contribuir, pero si queremos seguir cosechando un mundo nuevo no veo mejor alternativa en este país que el Frente.

No estuve listo para militar en política partidaria durante años, siempre creí que mi activismo iba por el lado del servicio comunitario, del predicar con el ejemplo, de intentar brindarme al otro. Y ese otro puede tener muchos colores partidarios. Seguir leyendo “Un nuevo camino”

En respuesta a lo publicado en el Diario El País sobre la presentación de Manini Ríos en el ciclo de presidenciables de la B’nai B’rith

Me parece patético que el titular de un diario acerca de la presentación de un presidenciable sea que es “cantado” que en Uruguay va a haber un atentado terrorismo.

manini rios

Era obvio que en donde hizo esa presentación alguien iba a preguntar por atentados, cantado dice, sin evidencias de verdad de absolutamente nada, sin las condiciones que se dan donde realmente ocurren atentados terroristas, sin que en ningún país de la región post década de los 90s ocurriera nada, alarmando a la población. Y a una población sensible con ese tema. Un irresponsable, un crápula y un cara dura. Seguir leyendo “En respuesta a lo publicado en el Diario El País sobre la presentación de Manini Ríos en el ciclo de presidenciables de la B’nai B’rith”

Indignaciones cotidianas #1

Ayer fue la concentración/marcha por la conmemoración del día de los Mártires Estudiantiles. Por supuesto que acaté el paro parcial de AFUTU con la más absoluta convicción de la pertinencia del mismo y acompañe la concentración un rato hasta que me tenía que ir a otro compromiso previamente adquirido.

martires 1

Seguir leyendo “Indignaciones cotidianas #1”

Taylor Swift lanzó su nuevo tema “You need to calm down” y se consolidó como el gay icon que no sabíamos precisábamos

Taylor Swift hace poco hizo un livestream por Instagram de alrededor 9 minutos que todos los swifties miramos independientemente de que fuera lo que estuviéramos haciendo, porque tras años de silencio mediático en la era Reputation, donde no habría explicación, solo reputación, recuperamos a nuestra bubbly TayTay que tanto extrañábamos. Seguir leyendo “Taylor Swift lanzó su nuevo tema “You need to calm down” y se consolidó como el gay icon que no sabíamos precisábamos”

Why do I still love Taylor Swift

9BD4BE80-50D6-407B-A176-02304630710C.jpeg

I have never met Taylor Swift in person. I haven’t even attended to one of her shows as she haven’t toured near my country. Yet she has inspired me since I was 16. The outside and A place in this world made me feel understood. My first sort of boyfriend told me he thought about us with Love Story and You belong with me. Seguir leyendo “Why do I still love Taylor Swift”

Ex senador colorado confirmó en su biografía que Sanguinetti censuró la tanda de Sara Méndez — La Ventana

“Fueron los canales”, aseguró el ex presidente Julio María Sanguinetti sobre la censura a la tanda de televisión que Sara Méndez protagonizó para pedir el voto contra la Ley de Caducidad, en 1989. Pero el colorado José Luis Guntín escribió en 2010 el episodio por el cual Sanguinetti y los dueños de Canal 10 y […]

via Ex senador colorado confirmó en su biografía que Sanguinetti censuró la tanda de Sara Méndez — La Ventana

Nostalgia

Camino por una calle, o mejor dicho por su vereda, que atravesé mil veces y de pronto vuelve. Las nubes que tapan mi cielo celeste me traen una tarde que ya no existe. Ibas caminando a mi lado, bastante molesto y sin dudas obligado hacia donde yo quería ir, hacia donde yo debía ir. Y así era nuestro amor, condenado porque yo debía aprender en el camino hacia donde realmente tenía que ir, porque no sabía a donde quería ir. Y cuando lo supe era algo tarde para un amor ahogado por el peso del pasado. Seguir leyendo “Nostalgia”

Symcha Inwentarz: Una luz en la más absoluta oscuridad

CENTRO RECORDATORIO DEL HOLOCAUSTO – POR FABIÁN ÁLVAREZ

Y en ese momento en el que el mal absoluto se expresó, también se alzaron otras voces, otros brazos, otros cuerpos dispuestos a pelear del lado de los justos. Y de ellos si bien se sabe, no se escribe tanto ni vemos tantos libros en los escaparates de las librerías. Y estas líneas son un humilde intento de honrar su memoria, en particular la de Symcha Inwentarz. Ver galería de fotos.

Acerca de la Shoá han corrido ríos de tinta. Se han analizado las causas, los culpables y sus historias, el contexto histórico. Sobre los detalles más morbosos y tenebrosos podemos obtener miles y miles de páginas. Y a pesar de la creciente desaparición física de los sobrevivientes gracias a sus testimonios finales y las evidencias físicas que siguen apareciendo vamos a seguir, al menos por un largo tiempo, viendo aparecer libros y artículos sobre el tema.

Aunque el tiempo pase, la Shoá se convierte cada vez más en algo inabarcable porque nos interroga a todos, interpela a la condición humana y pone en el tapete la existencia de la maldad absoluta.

Y en ese momento en el que el mal absoluto se expresó, también se alzaron otras voces, otros brazos, otros cuerpos dispuestos a pelear del lado de los justos. Y de ellos si bien se sabe, no se escribe tanto ni vemos tantos libros en los escaparates de las librerías. Y estas líneas son un humilde intento de honrar su memoria, en particular la de Symcha Inwentarz.

Symcha Inwentarz es un héroe anónimo. Pocas veces se ha escrito sobre él y quien más se ha esforzado en mantener su memoria es su hija Larissa que lo describe como “un hombre humano, culto, sencillo… la persona que más he admirado en mi vida”. Muchos hijos podríamos decir esto de nuestros padres pero Larissa tiene mucho más por lo cual estar orgullosa de Symcha porque sin dudas fue un hombre extraordinario.

Para entender estas afirmaciones vamos a adentrarnos un poco en la historia de Larissa, la voz a través de la cual conocemos mejor a Symcha. Los padres de Larissa vivían en la Unión Soviética cuando fue invadida por la armada alemana. Si bien su padre era mayor, fue llamado a enrolarse para el servicio secreto de transmisión, por su profesión de ingeniero y un día llegó un trágico telegrama en el que se enteraron que había desaparecido. Se presume que fue fusilado.

Ahí comenzaron días duros de miseria y hambre indescriptibles para la familia de Larissa. Su madre tuvo múltiples empleos y en uno de ellos, conoció a Symcha Inwentarz, quien para Larissa es su padre.

Symcha nació en Varsovia, Polonia y durante la Segunda Guerra Mundial fue hacia Rusia, luchando permanentemente por sobrevivir, hasta que se encontró con Larissa y su familia. Sus intenciones eran las de ingresar en el ejército, pero al no poder ingresar terminó trabajando como tenedor de libros en una fábrica de azúcar. Ahí fue donde comenzó el camino que lo convirtió en uno de esos hombres grandes, que uno quisiera ser en caso de vivir situaciones límites. Entre los refugiados a los que atendía desde su trabajo había muchos huérfanos que calaron hondo en él.

Finalmente la guerra termino pero el infortunio de estos refugiados, en especial para los niños iba a seguir por mucho más tiempo y por eso Symcha decidió ponerse en acción para que los refugiados judíos pudiesen volver a su patria. Para esto consiguió dos locomotoras y 60 vagones y tras un largo viaje llegó a Polonia. Allí se buscaron sobrevivientes, familiares de estas personas sin mucho éxito. Algo que indigna tremendamente es la indiferencia del mundo y su gente durante todo este período, pero un hecho que me hace hervir la sangre y por un segundo perder la fe en la humanidad fueron los ataques de algunos polacos no judíos a polacos judíos –por antisemitismo o simplemente por no querer devolverle a los polacos judíos sus pertenencias- a su regreso, algo que Symcha vivió en carne propia. Su vida y ejemplo es lo que me hace recuperar una vez más mi fe en los hombres.

El viaje que comenzó con locomotoras continuó con camiones. En Polonia y en el resto del viaje más niños se sumaron. Estos niños no sabían leer ni escribir, algunos ni siquiera hablar. Vestían harapos y estaban hambrientos. Symcha no sólo era un buen hombre sino que, como dijimos, también era culto. Un pedagogo de nacimiento. Así les enseñó a todos el idish y el hebreo. Organizó con otros profesores clases de historia y hasta deportes. Symcha consideraba que un cuerpo sano les ayudaría a sanar las heridas del espíritu.

Finalmente llegaron a Francia 150 niños. No eran los mismos huérfanos que rescató Symcha. Estaban mejor vestidos y mejor arreglados y con la esperanza de un porvenir. Un porvenir en la tierra prometida, que aún no se llamaba Israel, sino Palestina.

Lamentablemente Symcha no pudo acompañar a esos niños por los que tanto dio. Su esposa debía ser operada y el grupo estaba listo para viajar en el Exodus. Sin embargo el barco fue detenido antes de llegar y algunos niños no sobrevivieron. Otros fueron a un campo de detención en Chipre. Sin embargo al final lograron establecerse en Israel.

El pensaba seguirlos un poco más adelante pero el destino tenía otros planes trazados para Symcha. Los tíos de Symcha vivían en Uruguay y tras la noticia convencieron a Symcha de emigrar a Uruguay en vez de Palestina a pesar del enorme apego que la familia sentía por todos los niños. Así, el 27 de diciembre de 1948 llegaron a Montevideo.

La vida de Symcha se no se redujo a esta epopeya heroica y un retiro tranquilo. No solo siguió en contacto con esos niños por el resto de su vida sino que se dedicó a educar a generaciones de niños en nuestro país. Y educadores con esa bravía realmente cambian el mundo.

Larissa

Los conocimientos que aprendió cuidando a sus inolvidables huérfanos los fue aplicando en el colegio en el que trabajó (la Escuela Scholem Aleichem). Cada generación con la que trabajó fue diferente. La primera, nutrida de inmigrantes que conocían el hebreo o el idish y a quienes eran fácil transmitirle los valores hebraicos. Luego vinieron los hijos, nietos y bisnietos de ellos. Los padres de sus alumnos también habían sido alumnos de este hombre. Formó parte de la historia de una comunidad y ayudó a moldearla.

Rescatar a los huérfanos marcó su misión en la vida. Vivió para la escuela. Vivió para enseñar y a través de la enseñanza para cambiar el mundo.

En la prensa montevideana, cuando Symcha murió salió un artículo titulado “Al maestro con cariño” en el que los huérfanos recordaban a este hombre por el amor que les dio. Merecidamente lo llamaban zeide (abuelo).

Y es deber de todos recordar esta luminaria en medio de la oscuridad porque si bien lo que Symcha hizo fue heroico y valiente, no fue sobrenatural. A veces nos vemos a nosotros mismos como minúsculos e insignificantes. Symcha no era un superhéroe. Era un hombre como nosotros. La diferencia entre gente como él y nosotros es, que por miedo o indiferencia, no conocemos nuestra misión en el mundo y la llevamos a la práctica.

Necesitamos tener claro que es lo correcto y actuar en consecuencia. Necesitamos inspirarnos en quienes, antes que nosotros, trazaron un camino a seguir. Un camino de rectitud, de ética intachable, de heroísmo. En las grandes y en las pequeñas situaciones de la vida. Quizás ninguno de nosotros viva una situación tan extrema, en la que la vida sea el costo de hacer lo correcto. Sin embargo por razones más banales a veces no hacemos lo que sabemos que tenemos que hacer. Symcha sabía lo que debía hacer y lo hizo. Es tiempo de que nosotros también lo hagamos, día a día.

“Eso de durar y transcurrir no nos da derecho a presumir, porque no es lo mismo que vivir honrar la vida…” y vaya que Symcha Inwentarz la honró.

La historia de Larissa y de su padre Symcha Inwentarz se recoge en el libro que se presentará el próximo 3 de julio de 2017 en la Kehilá. 

unnamed.png

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: