Buscar

Categoría

Citas

Respuesta a mi entrada sobre Cimarrón

Respuesta a mi entrada sobre Cimarrón

diversidad 1

Muchas acusaciones se hicieron respecto a mi persona y a los motivos por los cuales escribí la entrada anterior. Y muchas las contesté. Sin embargo se hace imposible contestarlas todas. Lleva mucho tiempo y en algunos casos es hasta doloroso.

Lo que escribí lo escribí porque la historia se repite a sí misma. La seguridad de las puertas de las discotecas, por sus propias ideas o por órdenes de los dueños, no permite entrar a las personas por distintos motivos. Por su raza, por su orientación sexual, por su vestimenta, y la lista continua ad infinitum.

Yo tengo la piel dura para leer lo que me puedan responder a esto y a la otra entrada en el blog. Yo tengo la piel dura como para que me pasen esas cosas en la puerta de Cimarrón y anteriormente en el Club y en Tres Perros Buceo. Hoy decidí hablar. En aquellas oportunidades lo intenté pero la voz no salió. Era más chico y no podía soportar el escarnio de personas que ni me conocen. Ahora puedo.

Y puedo porque pienso en los chicos que con 18 años o menos viven la discriminación a diario. Como la viví yo. Y que no encuentran su voz. Y que quizás los inspire a hablar y a defenderse.

Algunos de los cuestionamientos que viví fueron respecto a los motivos por los que no me dejaron entrar. Muchos dijeron que no era por la sexualidad sino por la vestimenta. Quizás piensen que discriminar por la apariencia física es menos grave que por la sexualidad. Decir puto a alguien queda feo, pero mariposa o afeminado o ridículo o mal vestido no es tan grave.

Establecieron que es una tradición vestirse de determinada manera para ir a un boliche. Sin embargo, yo no estoy atentando contra una tradición, solo no la voy a seguir. No estoy obligado a seguirla. La ley no me obliga a seguirla para poder entrar a un lugar bailable. Son normas que seguimos por costumbre, pero que no son justamente obligatorias o vinculantes por ley. No hay una ley que me diga que tengo que ir vestido a Cimarrón con bombacha de campo y camisa a cuadros.

Otras personas me hablaron de difamación. Difamar es afirmar una mentira. Yo no afirmé una mentira. Yo dije exactamente como fueron los hechos. Luego di una interpretación personal que podrá o no ser compartida por las autoridades competentes. De hecho yo apruebo todos los comentarios que aparecen en mi espacio personal, ofensivos o de apoyo. Creo en la absoluta libertad de expresión.

Atacaron mi estética pensando que podían herirme de esa manera. Más ganas me dan de seguir teniendo la estética que tengo. Atacar por lo exterior a una persona es ser frívolo. Y frívolo en la peor de las maneras. Es ser prejuicioso.

Me acusaron de querer hacerme famoso o popular e incluso de querer un trabajo en el MIDES. Y de ir a los medios de comunicación con la noticia. De hecho yo escribí mi descargo en unblog personal del cual Montevideo Portal se enteró y decidió comunicarse conmigo para difundir mi historia. Y yo acepté. Algunos se molestaron porque hice la denuncia pública antes que la legal. La denuncia legal la debo hacer entre semana. Por lo que era imposible hacerla antes que la pública. Y ambas cumplen funciones diferentes. La legal cumple la función de que se cumplan las leyes. La pública de generar un debate sobre este tema y que la gente reflexione.

Otra acusación fue la de menoscabar el movimiento LGBT con un reclamo frívolo o chico. Si una persona puede menoscabar un movimiento con una historia tan larga como el colectivo LGBTQ en Uruguay, evidentemente ese movimiento no es fuerte. Y no es el caso de la colectividad diversa de nuestro país. Además ellos decidirán si apoyarme o no. Y por ahora han decidido apóyame. Por algo será.

Me dijeron que si el dueño me escribió a mi blog, ¿por qué era cortante? Porque bajar el lomo quizás es la actitud que tienen las personas sometidas por este orden de heteronormatividad y de masculinidad donde se impone un modelo de ser por sobre otro. Pero no es mi forma de ser. Lo que viví lo viví, y casi me hacen dudar de mí mismo. Por suerte hay testigos que vieron lo mismo que yo. Acepto que fue un gesto amable que me escribiera. Pero no me interesa volver. Porque yo vuelvo a ir ¿pero qué pasa con aquellos jóvenes que en Cimarrón o en otros lados son discriminados y no saben cómo responder? ¿Qué señal le damos a los boliches? Les damos la señal de que pueden hacer lo que quieran, pueden discriminar a la mujer desarreglada o negra, al chico gay o que se viste diferente, etc. Y esto no puede seguir siendo así.

Todo acto de discriminación chico o grande, constituye discriminación. No creo que la lucha LGBTQ se tenga que concentrar en esto. Su foco no va a ser poder entrar a todas las fiestas habidas y por haber. La muerte de las trans y la falta de respeto de los medios a su identidad de género es una lucha mucho más importante. Pero la discriminación y el odio germinan de una semilla pequeña. Entonces hay que atacar y combatir a la discriminación en todas sus expresiones.

La discriminación es un absoluto. Se discrimina o no. Todos lo hacemos en algún momento, es cierto. Pero tener consciencia del problema y cambiarlo es una parte de la solución. Y yo esa conciencia la tengo.

diversidad 2

Anuncios

Recordamos: Romina Yan

romina-yan-1775493w618

Hace cuatro años Romina Yan murió de un ataque cardíaco a los 36 años. Actriz y cantante, dejó en toda una generación el recuerdo de sus ojos color de cielo, esos ojos límpidos y llenos de una magia irrepetible.

El dulce homenaje de su madre tras un montón de programas que este año le rindieron tributo hizo que quisiera escribir esto. De hecho el día anterior al aniversario de su muerte hablé de ella en una cena. Es que sigue presente como un recuerdo indeleble de mi infancia.

Aquí les dejo un link para que vean el homenaje de su madre:

http://personajes.lanacion.com.ar/1731294-el-dulce-homenaje-de-cris-morena-a-romina-yan-a-cuatro-anos-de-su-muerte

Su madre, la bella Cris Morena, con su pluma logró escribirle las frases más bellas para que dijera en el rol que la catapultó a la fama regional e internacional. Como la inocente pero corajuda Belén Fraga defendió a los niños del sufrimiento y el dolor del abandono, del abuso.

Si, es verdad, fue de una manera idealizada y azucarada para que los niños la vieran.

Si, es verdad, era un mundo fantasioso.

Pero a través de sus canciones y diálogos se transmitieron valores e ideas que hicieron felices a una generación de niños y adolescentes. El valor de la amistad, de la honestidad, de la valentía y del amor eran temas frecuentemente abordados por ella.

Para quienes en nuestra niñez nos sentimos solos y vulnerables, escucharla era un bálsamo que curaba un poquito el alma. Por ejemplo, escuchar esta canción:

Nunca estás solo, siempre habrá un amigo
estando a mi lado, no serás vencido
y juntos haciendo un nuevo mundo
alcemos las manos y miremos el Sol

Si le das la espalda, te darán la espalda
y en la vida amigo, codo a codo vas
si escondes tu cara no podrás mirarla
y en la vida amigo hay que saber mirar.

Si negás tu mano, pedirás en vano
y al cerrar el alma se escapa el amor
y es muy triste amigo que camines solo
si tenés hermanos caminás mejor.

Juntos podemos volar, volar.

Este fragmento es parte de la obra de teatro, el cierre de hecho, en una de las temporadas (Gran Rex, 2001). Así elijo hoy recordarla.

Despertá a la vida, abrí los ojos al amor, elegí sin miedo por donde caminar, deja atrás todo lo que te hace daño. Los miedos son paredes que encierran nuestro corazón y no lo dejan respirar.

Dejate llevar por las señales de la naturaleza, abrigá al alma en invierno, desplegá las alas en otoño, volá hacia el riesgo en primavera, disfrutá el calor y la luz en el cuerpo y en el corazón en verano, observá como avanza la vida en la vida. Donde algo se pierde, otro algo se encuentra. Cuando el camino parece terminar otro camino comienza. Después de una tormenta siempre sale el sol, después de la noche hay un nuevo día. Cada paso tuyo es el paso de todos. Las lágrimas nos ayudan a sanar el alma y a abrirle la puerta a la risa. El corazón es inmenso y en el caben todos los amores, cabe el perdón, caben las gracias…

Las palabras importantes en todos los idiomas son palabras chiquititas y fáciles: SI, OUI, YES, AMOR, LOVE, L’AMOUR. Los grandes sueños están compuestos de muchas cosas diferentes, así como la luz del sol es la suma de sus millones de rayos. Que no te falte amor para seguir viviendo, por sobre todas las cosas: que no te falte amor.

Rincon-de-luz-Movie

Una página no tan conocida del nazismo: Eutanasia

El nazismo en general y la Shoá (Holocausto) en particular tienen un sinfín de páginas oscuras, algunas más a la luz y otras un poco más ocultas. Hoy voy a escribir sobre una de ellas, la eutanasia.

¿Por qué no son víctimas de la Shoá?

En general cuando enumeramos a las víctimas de la Shoá, solemos incluir a homosexuales, Testigos de Jehová, comunistas, gitanos y discapacitados entre otros. Es decir todos los perseguidos por el nazismo.

Sin embargo, si bien el sufrimiento en los campos de concentración y exterminio, la persecución y discriminación y la muerte de estos grupos humanos son homologables, la palabra Shoá u Holocausto (que se pueden utilizar indistintamente, aunque Shoá en hebreo significa catástrofe mientras que Holocausto refiere a un sacrificio a Dios, por lo que cada vez se prefiere usar más el primer término) son usadas para nombrar al genocidio nazi contra la población judía.

Lo ocurrido con las otras víctimas, matanzas por odio, no constituyen un genocidio porque no estaba la intencionalidad de destruir al grupo parcial o totalmente, o no constituyen ni grupos étnicos, culturales o religiosos (por ejemplo, en el caso de los homosexuales o discapacitados). Al no cumplir ambas condiciones de la definición que acuñó Raphael Lempkin de genocidio, no podemos englobarlos como víctimas de la Shoá pero si como víctimas del nazismo.

En particular los discapacitados fueron de las primeras víctimas del nazismo.

Programa Aktion T4

La palabra “eutanasia”  que literalmente significa “buena muerte”, se refiere usualmente a causar la muerte sin dolor de un individuo con una enfermedad crónica o incurable. Es, hasta el día de hoy, un tema muy controversial. En el nazismo, sin embargo refería a la matanza sistemática de los discapacitados mentales y físicos que estaban internados en instituciones y que se cree que generalmente era sin el conocimiento de sus familias.

Este punto es altamente discutido, dado que publicaciones recientes muestran que muchas familias sabían que sus parientes iban a la muerte. Se piensa que el planeamiento del programa comenzó en julio de 1939.

Este programa, que duró de 1939 a 1941, fue un programa –llamado de eutanasia- creado y ejecutado durante la época nazi en Alemania, teniendo como responsables médicos y enfermeros cuyo objetivo era eliminar a personas que se creía que eran enfermos incurables, niños y adultos con problemas de salud mental o física hereditarios que no fueran productivos a la sociedad. Al día de hoy se estima que se mataron de forma sistemática entre 200.000 y 275.000 personas. El nombre T4 viene de la ubicación de los cuarteles generales donde se planificaba estos hechos terribles, en Berlín en la calle Tiergardenstrabe 4.

Este programa se efectuó en seis centros situados en Alemania y Austria (que fue anexada durante este tiempo). Los centros son: Grafeneck (Baden-Wurtemberg), Brandeburgo, Bernburg (Sajonia-Anhalt), Hartheim (Austria), Sonnenstein (cerca de Pirna, Sajonia) y Hadamar (cerca de Limburgo, Hesse).

A diferencia de la Shoá, los centros de asesinato estaban ubicados en Alemania, mientras que los seis campos de exterminio estaban ubicados en Polonia.

Pero al igual que en la Shoá dentro de las personas asesinadas había hombres y mujeres de todas las edades, desde niños que fueron los primeros asesinados hasta ancianos. Las características de las víctimas eran variopintas. Había personas que portaban enfermedades o defectos hereditarios según criterios médicos –a veces dudosos- de la época como enfermos de epilepsia, aunque también se encontraban ancianos cuyas familias no podían hacerse cargo.

A diferencia de la Shoá, para el programa de eutanasia hay una autorización de Adolf Hitler firmada en octubre, con fecha de 1ro de setiembre de 1939 (fecha que coincide con el inicio de la Segunda Guerra Mundial).

La firma de Hitler de 1939 fue una autorización secreta para proteger a los médicos, el personal médico, y los administradores que participaban en el programa de posibles procedimientos penales en su contra. Y la ante-datación de la misma tiene como objetivo sugerir que el programa de eutanasia estaba relacionado con medidas de guerra, como si pudiese ser justificado este programa de alguna manera.

 

Como mencionábamos anteriormente, las víctimas de este programa eran personas que según los criterios médicos vigentes eran consideradas y presentadas como vidas indignas de ser vividas. Esta expresión fue incorporada dentro de la retórica nazi, para referirse a gente que de acuerdo a las políticas de higiene racial del III Reich, se les negaba el derecho a la vida. Su final era la muerte o la esterilización.

Sin embargo el concepto no nace con los nazis sino que fue creado y propagado desde finales del siglo XIX, principalmente por médicos y organizaciones del mundo que estaban a favor de la eugenesia y la eutanasia. El concepto fue clave en la ideología nazi y usado para justificar la Shoá y también el plan de eutanasia, las leyes de eugénesis y los demás programas de matanza y exterminio.

La frase textual sobre la vida indigna de ser vivida, aunque no el concepto, aparece recién en 1920, en el título lo de un libro, Libertad para la aniquilación de la vida indigna de la vida, escrita por un psiquiatra llamado Alfred Hoche y un jurista Karl Binding. El concepto tuvo su zenit con la creación de los campos de exterminio. Además justificó la experimentación con seres humanos y los programas de eugenesia y eutanasia de los que venimos hablando.

Las leyes de eugenesia fueron una serie de políticas sociales nazis cuyo objetivo era la mejora de la raza a través de la Aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento de la especie humana. Es decir cortar la cadena hereditaria. Es decir asesinar y esterilizar como mencionamos antes. Se incluía pero no se limitaba a delincuentes, enfermos mentales, discapacitados físicos, disidentes políticos, pedófilos, homosexuales, haraganes, dementes, religiosos y débiles dentro de las víctimas de las leyes de eugénesis y en particular del programa T4. Básicamente todos aquellos considerados desviados o fuente de conflicto social tanto en la Alemania nazi como en la Europa ocupada.

La categoría de desviado incluía a los enfermos mentales y discapacitados físicos, disidentes políticos, pedófilos, homosexuales, matrimonios interraciales y delincuentes. La otra categoría, la de conflictivos socialmente, por su parte, aglutinaba a miembros del clero, a comunistas, gitanos, Testigos de Jehová entre otros.

Hasta ahora no exploramos cómo funcionaba exactamente el programa. Los médicos de T4 seleccionaban a los pacientes para morir, pero raramente los examinaban personalmente sino que a menudo basaban sus decisiones en documentos de su legajo médico y los diagnósticos del personal institucional de donde se encontraban.

Los seleccionados eran transportados a los sanatorios que servían como centrales de gasesamiento, diciéndoles que iban a hacerse una evaluación física y tomar una ducha para desinfectarse. Tal y como se dijo luego en la Shoá. Conocemos el resto de la historia. En vez de bañarse, eran asesinados en cámaras de gas, usando monóxido de carbono puro (diferente a las cámaras de los campos de exterminio en las que se usaba Zyklon B). Sus cuerpos eran quemados en crematorios adyacentes a los edificios de gaseamiento y las cenizas de las víctimas eran tomadas de una pila común y enviadas en urnas a sus familiares, sin preocuparse de una correcta identificación. En el envío, se incluía un certificado de defunción con una causa y fecha de muerte ficticia. La muerte imprevista de miles de hospitalizados, con certificados extrañamente parecidos dio lugar posteriormente a la oposición de algunos familiares y de miembros del clero, que no sabían realmente que era lo que ocurría, si bien vamos a ver que la preparación ideológica para aceptar este plan, comenzó mucho antes de que comenzara el programa.

Si bien mencionamos que el programa comenzó en 1939, la propaganda comenzó mucho antes. El hincapié que ésta hacía era que las personas, además de llevar una vida indigna de vivirse, representaban una carga económica y un impedimento para el futuro de Alemania y su “raza”, la raza aria. Argumentos que hoy encuentro sinceramente condenables, pero que a la vez, en el siglo XXI uno puede interpretar determinados acontecimientos como la aparición de estas ideas en discursos e incluso acciones, pero de formas más livianas.

La propaganda fue intensa, y las acciones para llevar a cabo este tipo de programas médicos en la Alemania nazi comenzaron mucho antes del nazismo. El programa T4 está relacionado tanto económica como ideológicamente con organizaciones internacionales y el movimiento médico internacional que estaba a favor de la eugenesia, y las respectivas legislaciones y programas llevados adelante por varios países como, para poner un ejemplo, la esterilización masiva de enfermos hereditarios en Estados Unidos, Australia y diversos países de Europa durante la primera mitad del siglo XX y que de hecho continuó, con mucha menor intensidad luego del nazismo en muchos rincones del mundo.

Volviendo un poco a T4, el programa fue funcional a la economía alemana de esa época. Por ejemplo los recursos hospitalarios, sanitarios y presupuestales se utilizaron y redirigieron a otras necesidades económicas, determinadas por la guerra y la ocupación de los países del este europeo.

De hecho, el programa de eutanasia fue extendido a presos de los campos de concentración que mostraban un deterioro físico permanente, y no servían para trabajar. Cuando el programa fue cerrado, el personal que se ocupaba de llevarlo a cabo fue trasladado a los campos de concentración y de exterminio. Y es con las víctimas del programa Aktion T4 que se probaron las cámaras de gas, instaladas en hospitales e instituciones psiquiátricas. A esta parte específica del programa Aktion T4 se le llamó Aktion 14f13 y es considerado la antesala de la implementación de los campos de exterminio masivos como Auschwitz, donde fueron utilizados los métodos y como mencionábamos anteriormente, a veces también los médicos, del T4.

Uno pensaría que un programa tan cruel como este, tan conocido además por su propaganda, sería rechazado por la mayoría de la gente, pero la verdad es que, al igual que en la Shoá, el mundo miró y no hizo nada. Este programa fue ampliamente aceptado y respaldado por la casi totalidad de los médicos y sin ninguna resistencia real, salvo el gremio de las enfermeras que rechazó el programa aunque se vieron involucradas por ser parte del sistema sanitario.

Fue la resistencia y presión popular por parte de los afectados (algunos pocos familiares y allegados y algunos pacientes que pudieron usar su voz) y también parte de algunos circuitos religiosos, tanto católicos como protestantes lo que condujo a que oficialmente se suspendiera el programa en 1941 aunque no implicó el desmontaje de la organización criminal establecida para desarrollar estos plantes, ni el cese de los asesinatos en los centros destinados para esto. Hitler ordenó parar el programa de eutanasia al fin de agosto de 1941, dado el conocimiento público generalizado de la medida y la estela de protestas privadas y públicas sobre las matanzas, especialmente de miembros del clero alemán.

De hecho, terriblemente, el programa de niños fue el que continuó de forma oficial. Las voces de sus padres generalmente no salieron a defenderlos, y en algunos pocos casos llegaban tarde. El asesinato masivo de ancianos y adultos continuó de forma más descentralizada y secreta, dándoles a los médicos más poder sobre sus pacientes, al tener menos requisitos burocráticos. En agosto de 1942 recomenzaron las matanzas.

Las víctimas ya no eran asesinadas en cámaras de gas, sino por inyección letal o sobredosis de drogas en varias clínicas dispersas por toda Alemania y Austria. También muchas de estas instituciones privaban sistemáticamente las víctimas adultas e infantiles de comida. El programa de eutanasia continuó creciendo y llegando a incluir una amplia gama de víctimas: los llamados asociales, pacientes geriátricos, víctimas de bombardeos, y extranjeros que hacían trabajos forzados.

De hecho en esta segunda etapa se mató a más gente que en la primera, y este asunto continuó luego de la guerra, con la caída del régimen nazi, dado que hoy se conoce que algunos médicos continuaron matando luego de la ocupación aliada.

Sin embargo es interesante conocer quiénes fueron los que se opusieron y se arriesgaron por defender lo que consideraban correcto. Por ejemplo el obispo alemán Clemens August von Galen (1878-1946), quien se enfrentó públicamente a la “acción T4” mediante pastorales y otros escritos. A veces el rol de la Iglesia Católica en todo el proceso de la Shoá y del nazismo es visto como el de cómplice de los perpetradores, cuando en realidad su rol no es tan claro. Si bien no hubo un pronunciamiento fuerte y masivo de la Iglesia frente a estos crímenes, si hubo personas como von Galen que se la jugaron. Según documentos publicados tras el fin de la guerra, el nazismo decidió no ejecutar al obispo en el momento en el que se oponía para evitar que se convirtiera en un mártir de la resistencia. Pero pensaba ejecutarlo después de la victoria final. Otros sacerdotes católicos también hicieron lo mismo, como Bernhard Lichtenberg, desde Berlín, entre otros. Su suerte y la de otros tantos no fue como la de von Galen. Lichtenberg falleció cuando era trasladado a un campo de concentración, y otros sacerdotes fueron encarcelados.

Es esta resistencia, junto con la de la gente afectada la que consiguió provocar la oposición, o al menos la crítica de algunos jueces y militantes nazis en contra del programa. Por supuesto que esta crítica no tuvo la fuerza que debería tener.

Durante la fase inicial de las operaciones, de 1939 hasta 1941, alrededor de 70.000 personas murieron en el programa de eutanasia. En el procedimiento del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg (1945-1946), se calculó que el número total de víctimas era de 275.000 personas.

Se llegó a juzgar a algunas familias de niños asesinados, a los médicos responsables, etc., pero ningún juicio quita a la humanidad entera de la mancha que este programa implicó. La justicia llegó tarde y fue poca. En donde se encontraba omisión por parte de la familia por proteger a sus parientes, en particular niños, se juzgaba a la familia. Cuando la familia no sabía, porque la censura de las cartas de las personas hospitalizadas existía y si bien hablamos de propaganda no todo el mundo realmente sabía lo que pasaba. También se llegó a juzgar a la oficina central, al consejo médico del partido Nazi y a los hospitales que permitían el envío de sus pacientes a los centros donde se los gaseaba.

Como consecuencia de este programa, se estableció el uso de las cámaras de gas y los crematorios para el asesinato sistemático. Los expertos que participaron en el programa de eutanasia fueron instrumentales en el establecimiento y la operación de los campos de exterminio usados después para llevar a cabo la “Solución Final”. Y además se comprobó que si a la sociedad no le importaban sus propios parientes aún menos le iban a importar los judíos y otros grupos minoritarios. Hubo padres contentos de que sus hijos “defectuosos” fallecieran. Este tipo de ideas, de programas, deshumanizan tanto a las víctimas, porque las convierten en cenizas de una pila, como a sus familias y a toda la sociedad, que mira y no ve, que simplemente no le importa, que considera que la vida humana tiene un valor en tanto una persona tenga cualidades físicas y mentales que lo incluyan dentro de una normalidad conceptual construida en base a preconceptos.

¿Vale más una persona sana que una enferma? ¿Podemos ponerle valor a una vida humana?

Original Traducción
Als die Nazis die Kommunisten holten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Kommunist.

Als sie die Sozialdemokraten einsperrten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Sozialdemokrat.

Als sie die Gewerkschafter holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Gewerkschafter.

Als sie die Juden holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Jude.

Als sie mich holten,
gab es keinen mehr, der protestieren konnte.

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar

 

Martin Niemöller (1892-1984)

Rouge

These are moments of new found hope, extreme joy, intense passion, wishful thinking, and in some cases, the unthinkable letdown. And in my mind, every one of these memories looks the same to me. I see all of these moments are bright, burning RED.  – Taylor Swift 

taylor 2

Estos son momentos de una nueva esperanza encontrada, de placer extremo, de intensa pasión, de hacerse ilusiones y en algunos casos de la impensable decepción. Y en mi mente, cada uno de esos momentos se ve exactamente. Yo veo todos esos momentos de un brillante rojo. 

En esta etapa de la vida estoy. En esa etapa de nuevas esperanzas, de vivir con pasión y placer, de ilusionarte y vivir alegrías y también decepciones. Y como Taylor, los momentos importantes en esta etapa se ven rojos.

52# Juegan con tu identidad

Hoy hablaba con un amigo y en un momento de la charla menciona que sentía que jugaban con su identidad cuando personas chismosas decían cosas que no eran ciertas sobre él. Y la frase escrita en la ventana del chat, con esas palabras, tan fuertes y certeras, repicó en mi mente varias horas. Cuando la gente dice cosas falsas respecto a vos pueden llegar a jugar con tu identidad.

Por supuesto, la gente habla y comenta nimiedades de las otras personas con las que convive. Desde criticar un nuevo corte de pelo hasta celebrar una decisión en la vida personal o laboral del otro, existen miles de comentarios emitidos de los que uno es protagonista y que, a pesar de ello, no puede controlar.

Hay algunos comentarios que son bien intencionados y otros que son simplemente dañinos. Y dentro de estos últimos hay algunos que fácilmente nos resbalan, sobre todo cuando ya pasamos por varias experiencias y nuestra personalidad está construida sobre bases más o menos sólidas. Si hoy escucho comentarios que critican mi pelo o mi forma de vestir, simplemente pensaré que tenemos gustos distintos y veré con oprobio su actitud de hablar a mis espaldas y no decírmelo de frente.  Quizás la crítica constructiva me sirva, sobre todo cuando las críticas no versan en temas superficiales como la apariencia sino en otros de mayor relevancia.

Sin embargo, no podemos ni controlar como nos ven los otros ni lo que hacen al respecto de esas ideas e impresiones que le generamos. Lo mejor que podemos hacer es fomentar que nos digan de frente que piensan.

Hay personas que lo dicen y te dan la chance de defenderte, te regalan el beneficio de la duda. Sin embargo otros sacan el dedo acusador y se consideran dueños de una verdad absoluta e irrefutable. Y muchas veces, con esto, juegan con tu identidad.

Por ejemplo, existen personas que te acusan de que un acto que creen que cometiste que no es acorde a los valores que profesas, a la religión a la que decís adherir. Que digan de mí que no soy un buen cristiano es jugar con mi identidad. Es poner en tela de juicio mi cosmovisión, mis valores éticos, mi moral.

Este es un ejemplo de muchos posibles.

Lo importante respecto a los comentarios, tanto aquellos que se hacen a nuestras espaldas como los que recibimos como balazos en el medio del pecho es discernir sus intenciones. Hay comentarios duros e hirientes que vienen de gente que nos quiere y conoce pero que fueron desafortunados en su contenido o en su forma de ser transmitidos. Que quizás desean ayudarnos de alguna manera, pero no fueron efectivos. Existen comentarios de personas que respetamos y que por esa estima, podemos considerar pertinentes. Quizás vienen de personas que ayudaron a moldear nuestra identidad. Pero la mayoría de los comentarios, sobre todo los chismes a nuestras expensas, a nuestras espaldas, vienen de gente que tiene demasiado tiempo libre, que no nos quiere bien, que quizás nos envidie. Entonces más que enojarnos, deberían darnos pena.

Igualmente, como dijo Jesús “El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”  (Evangelio según San Juan 8:7). No debemos olvidar que a veces nos divertimos haciendo algo que está mal como hablar de alguien que no se encuentra presente o aún peor, hablar de cosas sobre las que no tenemos pruebas fehacientes pero sin embargo hacemos pasar por hechos.

Siempre es bueno reflexionar sobre nuestras propias conductas y darnos cuenta que, como juegan con nuestra identidad, también a veces jugamos con las de otros. A veces es mejor pensar más y hablar menos, pero cuando lo hacemos, no cometemos errores.

Un poco de literatura uruguaya: la llamada “Generación Crítica”

En 1939, Carlos Quijano fundó el semanario Marcha, que era un medio de expresión crítica e independiente que contribuyó a formar una conciencia nacional. Este medio se caracterizó por la lucha contra el fascismo, defendiendo a su vez, la cultura, la democracia y la libertad de pensamiento.

En torno a este semanario se unieron los que más tarde se conocerían como “Generación Crítica” o “Generación del 45” que eran un grupo de escritores, principalmente cuentistas, que publicaban en diarios y revistas ya que no existía un mercado editorial uruguayo y además, la brevedad del género, les permitía experimentar.

El nombre de “Generación del 45” se lo dio Emir Rodríguez Monegal argumentando que en ese mismo año había finalizado la Segunda Guerra Mundial y se había iniciado la era atómica.

Además, 1945 constituyó una fecha importante para la cultura uruguaya ya que se estaba preparando la creación de la Facultad de Humanidades y Ciencias y de la Comedia Nacional.
Ángel Rama prefirió el nombre de “Generación Crítica” argumentando que lo que caracterizaba a sus miembros era el examen de las formas establecidas sometiéndolas a un análisis que huía de cualquier tipo de orientación dogmática.

Hugo Verani diferencia dos períodos:

  1. 1939- primer movimiento que rompió con remanentes naturalistas y buscó esquemas que respondieran a la nueva realidad, marcado por la publicación de El Pozo de Juan Carlos Onetti y la fundación del semanario Marcha.
  2. 1954- sus autores (entre los que se cuenta Carlos Martínez Moreno) acentuaron situaciones de significado social frente a la preocupación esencialmente literaria de sus predecesores.
    • Intelectualizada
    • Realista pero no verista
    • Preocupada por el rigor científico y crítico
    • Narraciones que tienden a la racionalización y al análisis frío
    • Prosa cuidada
    • Complejidad narrativa
    • Fórmulas propias y subjetivas (no hay cánones colectivos ni dogmáticos)
    • Preferencia por el tema urbano

Rasgos que caracterizan a la Generación Crítica

A continuación presentaremos a tres mujeres de la Generación Crítica

Amanda Berenguer

Poeta uruguaya nacida en Montevideo, en el año 1921. Académica de Honor de la Academia Nacional de Letras (2006). Miembro de la generación del 45. Se casó en el año 1944 con el escritor José Pedro Díaz.
Quehaceres e Invenciones (1963) constituye un vuelco fundamental en su poesía que no hará más que aumentar en la continua búsqueda de nuevas estructuras poéticas y exploraciones sonoras y fónicas para expresar su original visión del mundo y del arte.
En 1986 recibe el premio “Reencuentro de Poesía” organizado por la Universidad de la República por “Los signos sobre la mesa. Ante mis hermanos supliciados”. La dama de Elche (1987) recibe el primer premio en la categoría Poesía del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay. Municipal de Montevideo. La segunda edición de La dama de Elche, en 1990, recibe el Premio Bartolomé Hidalgo, que entrega la Cámara Uruguaya del Libro de Uruguay.

Ida Vitale

Poeta y crítica uruguaya nacida en Montevideo en 1924.
Estudió Humanidades en su país, siendo profesora de literatura hasta 1973 cuando la dictadura la forzó al exilio. Vivió en México de 1974 a 1984, radicándose definitivamente en Austin, Texas, desde 1989.
Su obra lírica, caracterizada por una honda emoción expresada de manera lúcida y privada de patetismos, la convierten en una de las voces principales de la llamada generación del 45, y en la actualidad,  en nombre insoslayable del panorama poético hispanoamericano.
Además de poeta, es autora de artículos periodísticos y de crítica literaria, así como de numerosas traducciones.
Parte de su obra está contenida en los siguientes volúmenes: «La luz de esta memoria» en 1949, «Palabra dada» en 1953, «Cada uno en su noche» en 1960,«Oidor andante» en 1972,  «Jardín de sílice» en 1980, «Parvo reino» en 1984, «Sueños de la constancia» en 1988, «Procura de lo imposible» en 1998, «Reducción del infinito» en 2002, «Plantas y animales» en 2003, y «El Abc de Byobu» en 2005.

Idea Vilariño

Poeta, crítica literaria, compositora de canciones, traductora, educadora: es difícil decir cuál de estas facetas de su trayectoria influyó en más personas. Nacida en Montevideo el 18 de agosto de 1920, antes de haber cumplido los treinta años era ya ampliamente conocida en el Río de la Plata por su talento en muchas de las disciplinas mencionadas. Durante la última mitad del siglo XX críticos y profesores de todo el mundo de habla hispana así como traductores de Austria, Brasil, Italia y Estados Unidos difundieron en abundancia su poesía.

Es un caso singular. Por su personalidad y convicciones, Idea Vilariño rechazó durante largo tiempo toda posibilidad de promocionar su nombre. Los editores la urgían a promover sus libros y ella se rehusaba. Más aun, mantuvo un silencio casi completo respecto a su obra, hasta el punto de negarse con regularidad a entrevistas de cualquier tipo. Sólo en 1997 aceptó contestar las preguntas planteadas por Rosario Peyrou y Pablo Rocca, en las que se basa el video Idea, estrenado en mayo de 1998, y que ahora puede encontrarse en bibliotecas. Si bien Vilariño aceptó diversos premios e invitaciones tanto en su país como en el extranjero, nunca quiso comentar sus poemas ni escribir sobre su obra poética.

Los despido con un bello poema de Idea.

Tal vez no era pensar – Idea Vilariño

Tal vez no era pensar, la fórmula, el secreto,
sino darse y tomar perdida, ingenuamente,
tal vez pude elegir, o necesariamente,
tenía que pedir sentido a toda cosa.

Tal vez no fue vivir este estar silenciosa
y despiadadamente al borde de la angustia
y este terco sentir debajo de su música
un silencio de muerte, de abismo a cada cosa.

Tal vez debí quedarme en los amores quietos
que podrían llenar mi vida con un nombre
en vez de buscar al evadido del hombre,
despojado, sin alma, ser puro, esqueleto.

Tal vez no era pensar, la fórmula, el secreto.
sino amarse y amar, perdida, ingenuamente.

Tal vez pude subir como una flor ardiente
o tener un profundo destino de semilla
en vez de esta terrible lucidez amarilla
y de este estar de estatua con los ojos vacíos.

Tal vez pude doblar este destino mío
en música inefable. O necesariamente…

Totó

 Era Totó quien hacía reir a Dorothy y la salvaba de volverse tan gris como todo lo que la rodeaba. Totó no era gris: era un pequeño perro negro, de largo pelo sedoso y pequeños ojos negros que brillaban, alegremente a cada lado de su diminuta y graciosa nariz. Totó jugaba el día entero y Dorothy jugaba con él y lo quería muchísimo.

mago de oz

50# I don’t know about you but im feeling 22

taylor 1Obviamente, por lo que ven en el título, voy a citar una canción de Taylor Swift. Si, su nuevo CD se volvió una obsesión, y el sonido que suena constantemente en mi casa.

La canción 22 no fue mi canción favorita de entrada. Definitivamente no fue Stay, Stay, Stay, Starlight o Trecherous. Sin embargo, ayer la escuché tres veces seguidas, y dije “Tengo que escribir mañana en el blog sobre esta canción, define como me siento ahora”.

No es una canción profunda, no necesariamente habla del amor y sus dificultades, como la mayoría de las canciones de Taylor Swift. Es, en cambio, una oda a la celebración y la fiesta, al sentirse bien. Y bien como me gusta a mí. Una oda que no recurra a los típicos lugares comunes de las canciones de fiesta, a los excesos vulgares del sexo y el alcohol, que si bien todos alguna vez hemos cometido, no son mi imagen idealizada de una fiesta perfecta y de una juventud en jolgorio.

Estoy en un momento de fiesta a pesar de todavía estar en un período de transición en la vida, y de tener que tomar decisiones dolorosas y definitivas, como cuidarme más de salud, como estudiar algo que laboralmente me pueda rendir en lo más inmediato y estudiar con más seriedad en general, como trabajar y administrarme de mejor manera, me siento así:

We’re happy free confused and lonely at the same time
It’s miserable and magical oh yeah
Tonight’s the night when we forget about the deadlines, it’s time uh uh.

Me siento feliz, confundido y a veces solo también. Y me pongo a analizar muchas cosas. ¿Por qué solo si estoy rodeado de gente? No debería sentirme solo. Pero en realidad muchas veces estás solo aunque puedas rodearte de gente amigable. Amigable… pero que no son tus amigos. Ya no me llena compartir actividades y lugares con gente copada.

Estoy más selectivo, la muchedumbre no me hace sentir bien. Sin embargo, cuando estoy con ESA gente, realmente me siento capaz de olvidarme de todos los deadlines, y se vuelve mágico.

El ser más selectivo me ha hecho valorar mucho mí tiempo. Si bien sigo diciendo que sí a demasiadas cosas, y hago cosas que realmente no están alineados a objetivos generales de mi vida, en cierta forma incluso lo random me nutre. Ya no pierdo tanto el tiempo.  Y esa selección también se aplica a quien decido  tener a mi lado de forma romántica. Y por eso estas noches de verano se vuelven:

It feels like a perfect night for breakfast at midnight
To fall in love with strangers
Everything will be alright if you keep me next to you

Encontrar a esa persona que valga la pena, ese soñador que quiera desayunar de noche, que banque mis locuras, que me obligue a quedarme (parafraseando a Stay, Stay, Stay, otra canción del CD Red de la susodicha) y que me empodere a seguir soñando, hace que uno se pueda volver mejor en todo lo que hace. El hombre y la mujer son seres gregarios, están hechos para vivir en sociedad, eso es un hecho. No sé si estarán hechos para el amor, pero cuando golpea la puerta, si uno decide abrirse a esa experiencia, la energía que va a sentir para hacer todo lo que tiene que hacer, será mucho mayor que cuando hace las cosas, simplemente por el mero deseo de hacerlas.  


It seems like one of those nights
We ditch the whole scene and end up dreaming instead of sleeping

¿Por qué digo esto? Porque creo que una persona especial  te coloca en un estado de humor tan onírico que hace lo excelente –como en mi caso seria dormir porque sufro de insomnio- en algo grandioso –soñar-.

Ese estado de alegría, esa fiesta que va mas allá del lugar fácil de la fiesta vista como sexo, drogas y rock and roll, te hace sentir poderoso. Te hace sentir que lo podes hacer todo.

No lo podes hacer todo, sin embargo. Pero sentir que lo podes hacer, hace que ciertas cosas que no habrías encarado de determinada forma, y por ende no habrías conseguido lograr, las logres.

Vivir con amor, vivir en el amor nos hace la mejor versión de nosotros mismos. Por eso, empezar a ser selectivo, me hizo encontrar el amor verdadero en aquellos amigos que valen la pena, y el amor hacia mi mismo, el valorarme a mi y a mi tiempo, me llevo a una nueva aventura con un compañero de ruta que se ve muy prometedora.

Creo que como escritor del blog de líder, esta entrada tiene un único concepto:

Anímense a vivir la vida con amor, a amar con locura y a recorrer las rutas que sientan correctas en el corazón. Vivan la vida como si fuera la mejor parte de una fiesta, con energía, con ganas de seguir, con alegría. Solo al final de la fiesta uno baja el nivel de energía que le imprimen al momento…. Y para eso nos falta un montón.

Reflexión sobre la memoria de la Shoá (Holocausto)

shoa

El lunes pasado fue 27 de enero. ¿Les pareció que fue un día importante? ¿Qué recuerdan del lunes pasado?

El lunes pasado fue 27 de enero. El 1º de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución 60/7 que designa a ese día como Día Internacional de Conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto. Fue el día de liberación de Auschwitz-Birkenau, un campo de concentración icónico de la Shoa por parte de los soviéticos.

El lunes pasado fue un día de recuerdo. De recuerdo de que somos capaces los hombres. De recuerdo de La Maldad superlativa y con mayúsculas. El recuerdo de un horror que como humanidad vivimos con indiferencia. El recuerdo de cómo tratamos a la otredad. De cómo podemos vivir lo diferente. De cómo vivimos muy frecuentemente lo diferente.

Esta resolución es de 2005. ¿Tanto tiempo lleva construir la memoria? Y ¿qué memoria estamos construyendo? ¿Estamos aprendiendo de nuestros errores?

En el mundo siguen apilándose diarios repletos de tinta que describe atrocidades. Ruanda, Yugoslavia, Camboya, Birmania, Sudán, Somalia… son algunos países que, con solo nombrarlos ya nos traen una imagen visual de muerte, tragedia y destrucción.

Sin embargo, también se avanza. Tras la creación de la palabra genocidio, tras la verbo-génesis que dicho acto representó, se fueron creando instituciones que forjan un sistema político y un sistema de derecho internacional que procura asegurar la calidad de la ciudadanía a nivel mundial. También, con el correr de los años y con la valentía de los testimonios, la sociedad civil se fue organizando y creando distintas iniciativas para recordar, honrar la memoria y a sus víctimas y sobrevivientes, y sobre toda las cosas aprender.

¿Por qué nos cuesta tanto aprender?

Escribo esta pregunta porque no creo que nuestra generación esté ni cerca de superar los prejuicios, la xenofobia, el racismo y la discriminación que originaron tragedias como la Shoá u otros tantos genocidios a lo largo del mundo.

Apoyando el punto anterior, en nuestra cultura, en expresiones tan populares como el carnaval aparece la discriminación y la homofobia tal como lo señala Martín Inthamoussu respecto al carnaval en una carta abierta escrita el 31 de enero de 2013 y que recorrió los facebooks de muchas personas de Uruguay.

Semanas antes de esta carta salió una campaña para eliminar el racismo del lenguaje, y sigue dando de que hablar. La campaña para eliminar el racismo del lenguaje tuvo mucho apoyo y mucho rechazo también.

Quienes la rechazan se escudan en que el lenguaje que la gente utiliza no puede ser cambiado para no herir sensibilidades, que son simplemente expresiones, productos históricos. Lo que esta gente ignora es que el lenguaje, en cierta perspectiva, es una forma de creación de la realidad.

Empero, se avanza. Para recordar el Holocausto en Uruguay hubo un acto en el parlamento, donde todos los partidos políticos mostraron una abierta condena al hecho histórico y a la discriminación en general. Se emitió un comunicado en cadena nacional. También tenemos hace algún tiempo una ley, la 17817 que en su articulo 2 entiende por “discriminación toda distinción, exclusión, restricción, preferencia o ejercicio de violencia física y moral, basada en motivos de raza, color de piel, religión, origen nacional o étnico, discapacidad, aspecto estético, género, orientación e identidad sexual, que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública”.

Entender el mundo en que vivimos, la cultura occidental a la que pertenecemos, sin entender lo que pasó en el Holocausto es no tener una comprensión completa de porque hacemos lo que hacemos. De quienes somos.

Daniel Rafecas, en la Introducción de su libro Historia de la Solución final, explica por qué investigó y  trabajó con tanto tesón el tema del Holocausto: “La Shoá no atentó solamente contra el pueblo judío sino contra la humanidad en su conjunto: desde esta perspectiva, ya no puede ser considerada patrimonio exclusivo de un pueblo, pues su sombra proyectada pone en cuestión la mismísima condición humana. Preguntarse por la esencia del ser humano sin asomarse a la Shoá, sin enfrentar el significado profundo de Auschwitz, no tendría demasiado sentido en el siglo ZZI, pues se estaría excluyendo un aspecto fundamental de su compleja historia. (…) Por ello, la sola pertenencia a nuestras sociedades occidentales debería convocarnos a reflexionar sobre esta tragedia tan reciente de nuestra historia, que ha significado un quiebre decisivo en la utopía del progreso civilizador…”

Marcas de uñas dentro de una cámara de gas en Auschwitz.
Marcas de uñas dentro de una cámara de gas en Auschwitz.

Sin embargo tenemos que pensar que también se avanza hacia la dirección correcta en nuestra generación.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: