Montevideo siempre es fría y húmeda en julio y por ese entonces él odiaba eso. Ese día él odiaba al mundo. Aunque tenía trabajo no se sentía demasiado esperanzado en progresar allí. A la tarde tenía Facultad y tampoco estaba seguro de que estudiar lo iba a sacar de la realidad que tanto detestaba. Inocentemente Joaquín suponía que, si escapaba a otro país, todo lo que lo inquietaba finalmente se iría. E incluso de eso ya no estaba tan confiado.

Seguir leyendo “Cuento LGBT: El Amanecer de Joaquín”

Anuncios