Buscar

Etiqueta

Antisemitismo

La homofobia y el antisemitismo – descargo ante ataques personales a mí por parte de Florencia Radaelli

La homofobia y el antisemitismo – descargo ante ataques personales a mí por parte de Florencia Radaelli

En el mundo de las redes sociales mucha gente dice con liviandad determinadas palabras. No mide las consecuencias ni el dolor que puede generar en otra persona.

Y eso fue lo que hizo una joven, ex colega de la Universidad ORT, de la licenciatura en Estudios Internacionales más precisamente, Florencia Radaelli desde un comienzo al publicar una provocación en un evento que personas tanto de izquierda como de derecha que no concordamos con la gestión del Ministro de Defensa de nuestro país.

Escribía dando su apoyo al Ministro (y está en todo su derecho de hacerlo) refiriéndose de una forma muy violenta a quienes no lo apoyamos. Al contestarle, le digo que ella es hija de un torturador de la dictadura. Y que es tonta.

La primera acusación fue dura pero es porque su padre es Eduardo Radaelli, acusado del asesinato del ex agente de inteligencia chileno Eugenio Berríos. Hace alrededor de trece años que está abierta esta causa. Y considero que es verdad lo que le dije, aunque fui un poco duro. Quizás ella le crea a su padre, a Radaelli que dice que los testigos son pagos, que las evidencias están manipuladas y una larga lista de etc. Este hombre fue extraditado a otro país, a Chile, para ser juzgado. Quizás le crea a Radaelli que su extradición es política, cuando bien sabemos que las extradiciones se hacen cuando los países tienen tratados que permiten la extradición y en caso de haber evidencias de que amerita una extradición.  El más ciego es el que no quiere ver.

La segunda fue producto del enojo y de mi percepción personal de ella como estudiante. Además porque en sus publicaciones dice utilizar argumentos cuando solo utiliza epítetos descalificativos. Sin embargo la reacción de ella fue tremenda. Me acusó de zurdo porque soy simpatizante del Frente Amplio y eso no me da vergüenza ni es ningún secreto. Con argumentos sólidos voto al Frente Amplio, a distintas listas y distintos candidatos de acuerdo a la oferta que hay en el momento de efectuar el acto eleccionario. Si en un momento me convence un candidato de otra fuerza política como el mejor director del destino del país o de la municipalidad, contará con mi voto.

Luego me acusó de judío. Si bien soy cristiano, es un orgullo ser un judío adoptado por mi trabajo como educador en Proyecto Shoá y como voluntario del Centro Recordatorio del Holocausto. Mi trabajo generando consciencia sobre lo dañino de la discriminación me da orgullo y el recibimiento que tuve dentro de la colectividad, el apoyo que tengo en cada iniciativa que propongo, el respeto con el que se me trata y escucha, me hace amar ser parte de esto y es un honor ser judío. Sin embargo lo grave es que ella considere que diciéndome judío puede ofenderme.

También me acusó de homosexual, por supuesto utilizando adjetivos más soeces. No estoy orgulloso de mi orientación sexual porque es un dado. Es como si estuviera orgulloso de ser rubio. Es un hecho con el que nací y que simplemente acepto. Sin embargo si estoy orgulloso de como lo encaro. Estoy orgulloso de estar fuera del closet y de usar mi experiencia, la discriminación que viví para inspirar a otros a ser fuertes y a superar esos momentos difíciles.

También me criticó por escuchar a Taylor Swift, que es hoy en día una de las cantantes más premiadas y más consumidas en el mundo entero. Es portadora de records mundiales en venta pocas veces vistos. Es decir que muchas personas escuchamos su música. Y por supuesto que ser fanático de una mujer que inspira a una generación entera a ser mejores, que consuela a sus fans en los peores momentos, cuando sufren por un corazón roto o por bullying es motivo de orgullo para mí.

Decidió también que soy ignorante. No lo soy, porque como pudieron ver más arriba me informé sobre quien es su padre, sobre donde proviene y porque realiza este tipo de ataques y agravios.

También me acusó de mala persona. Simplemente no me conoce. Dedico mi vida a ayudar a otras personas, personas que están atravesando situaciones de bullying o haciendo trabajo comunitario. Hacer trabajo comunitario o voluntariado es una parte de mi identidad, está en mi ADN.

Les comparto las fotos del intercambio epistolar para que vean por ustedes mismos la actitud antisemita y homofóbica de esta joven en el siglo XXI. Esta joven usa en su cuello una pequeña cruz representando su fe en Dios y en Jesucristo. En las enseñanzas cristianas está el amar al prójimo tanto como a sí mismo. Se debe querer muy poco a ella misma, si es que a su prójimo, a mí, me trata de esta manera.

11539772_10153304468806550_2041277655_o 11347643_10153304471341550_1842923335_o

a sí mismo.

Denuncia: Venta de libros antisemitas en Librería Horizonte, Montevideo.

Con gran dolor mientras recorría la feria del domingo de la calle Tristán Narvaja, en Montevideo –famosa por su pintoresca feria-  veo en la vidriera de una librería, la Librería Horizonte, dos textos antisemitas, llenos de mentiras que han provocado odio, discriminación y violencia hacia una comunidad que integra nuestro país.

Entre a la librería a explicarle que iba a denunciar y hacer saber que esos libros estaban allí. La señora que atendía me miro con desidia siguió cobrando a la clienta que estaba comprando allí un libro y con poco interés escucho que yo la iba a denunciar por esto y que lo iba a difundir.

Uno de los libros en la vidriera era el infame y famoso “Los Protocolos de los Sabios de Sion”. Este texto, que actualmente es fácilmente localizable en internet ha sido controversial no solo por su contenido, probadamente falso, sino por su gran difusión a lo largo del siglo XX.

Escuchando las siguientes palabras podemos empezar a reflexionar sobre la gravedad de que se venda este libro, como si fuese una novedad en un escaparate…

“Si alguna vez un texto pudo producir un odio masivo, es este….Este libro no es sino mentiras y difamación.”
Elie Wiesel, Ganador del Premio Nobel de la Paz

Esta publicación es la publicación antisemita más famosa y distribuida de nuestro tiempo y sus mentiras continúan circulando y sirven de argumento para diseminar el odio hacia los judíos. A pesar de que esta obra es una ficción intencionalmente escrita para culpar a los judíos de distintos males que aquejan al mundo y de querer dominar el planeta a través de una conspiración judía. Sin embargo los sabios de Sion y su conspiración nunca existieron.

El origen de este texto se remonta a principios de siglo XX. En Rusia fragmentos del texto fueron publicados por un diario ruso, lo cual no sorprende dado que en Rusia han ocurrido ataques hacia los judíos a lo largo de los últimos siglos. Igualmente la versión que más circula es la publicada en Ruisa en 1905 como apéndice del libro El Grande en el Pequeño: El Advenimiento del Anticristo y el Dominio de Satán en la Tierra, por el escritor ruso Sergei Nilus.

El origen de los protocolos entonces es, poco claro pero sus intenciones si lo son. Su intento es presentar a los judíos como conspiradores contra el estado. El texto se presenta como actas de reuniones de lideres judíos en donde se describen planes secretos de judíos para dominar el mundo mediante la dominación de la economía, medios de comunicación y fomento de conflictos religiosos.

En la década del 20 el diario londinense Times presento evidencia de que los Protocolos eran un plagio copiado de una sátira francesa en la que no se mencionaba a los judíos de 1864 (El Dialogo en el Infierno entre Machiavello y Montesquieu). Un capitulo de Biarritz (novela de 1868 de Hermann Goedsche) también inspiró los Protocolos.

Durante la gesta por el gobierno nazi, Alfred Rosenberg le mostro los protocolos a Hitler, cuando éste estaba desarrollando sus ideas, e incluso el dictador citó estos textos en sus primeros discursos políticos. El partido nazi publicó por lo menos 23 ediciones de este texto entre 1919 y 1939. Creo que esto evidencia lo maligno que puede ser un libro como el que hoy, en el Uruguay democrático vende la Librería Horizonte.

En 1935 un tribunal suizo multo a líderes nazis por circular esta edición en su país debido a la falsedad, el carácter difamatorio, etc. En 1964 el Senado de Estados Unidos declaro que los Protocolos eran fabricados y critico el texto por usar las técnicas propagandísticas de Hitler.

Más recientemente (1993), un tribunal ruso dictamino que Pamyat, una organización de extrema derecha, había cometido un acto antisemita al publicar los Protocolos. En mi opinión venderlo también es un acto antisemita y la Librería Horizonte debería retirar esta mercadería y pedir disculpas a la colectividad judía y al pueblo uruguayo en general por el daño que le está haciendo.

Lo preocupante de los Protocolos es su creciente popularidad y que en distintos rincones del mundo se presentan como ciertos.  Su acceso es cada vez más fácil y se deben tomar medidas. Creo en la libertad pero no en el libertinaje. Estas ideas provocan demasiado daño como para que permitamos que se difundan como un libro ficcionario más.

El otro libro que estaba en la librería era también infame pero quizás un poco menos conocido. El libro se llama El judío internacional, un problema del mundo. Este libro lo escribió el empresario estadounidense Henry Ford y fue publicado por primera vez en 1920 y tuvo gran influencia en la expansión del antisemitismo, que es ODIO HACIA LOS JUDIOS. También influyó en la formación de la ideología nazi, como el otro texto mencionado a priori.

Este texto fue publicado por un semanario antisemita de derecha dirigido por el secretario privado de Ford, Ernest G. Liebold. Este periódico también había publicado y difundido los Protocolos. Es curioso que la Librería Horizonte colocara los textos uno al lado del otro y en una vidriera ¿no? Más que curioso es intencional. Es un acto intencional de discriminación. Vender estos textos fomenta el odio, la discriminación y la violencia.

Este libro es un extenso texto, originalmente publicado en cuatro tomos y traducido a seis idiomas. Tuvo gran aceptación en la Alemania nazi y también fue utilizado por Hitler como una de sus fuentes para escribir mi lucha, de hecho esta citado textualmente. Fue el único estadounidense citado por el genocida en su obra.

Si bien Hitler y Ford se tenían admiración mutua (al punto de que Ford fue condecorado con la Gran Cruz del Águila Alemana, la mayor dignidad que pudiera obtener un extranjero en la Alemania nazi), aparentemente Ford no escribió personalmente su libro y debido a las denuncias por difamación y los juicios por parte de la comunidad judía, Ford tuvo que cerrar en The Independent en 1927, aunque el daño estaba ya hecho y la Shoá (Holocausto) vendrían pocos años después.

La peligrosidad de la difusión de estos textos es innegable y si la Librería Horizonte no es antisemita y sólo quiere captar los (espero pocos) compradores antisemitas que quieran consultar los textos, debería repensar sus valores como negocio y darse cuenta de que cuenta con el oprobio de quienes a diario construimos con nuestro aporte una sociedad justa, sin discriminación ni violencia porque la equidad comienza cuando reconocemos el derecho a los demás a ser diferentes.

Espero se tomen cartas en el asunto y se resuelva esta cuestión en breve porque la venta de estos textos es inaceptable.

Fabián Álvarez

Vidriera de la Libreria Horizonte, 2 de noviembre de 2014. Montevideo, Uruguay
Vidriera de la Libreria Horizonte, 2 de noviembre de 2014. Montevideo, Uruguay

2 de noviembre de 2014

Denuncia: Insólita discriminación – BURLANDE FEST

Artículo editado por el diálogo con los organizadores de la fiesta, como muestra el artículo que le sigue a este en el blog. 

En Montevideo, en este verano lluvioso, las propuestas nocturnas son siempre las mismas. La gente se aburre, y  gracias a las redes sociales surgen propuestas diferentes para que la gente se divierta.

Una de ellas es la que organizaron cinco jóvenes, a la que llamaron Burlande Fest. Burlande Fest, entre otros tuvo gran popularidad en sus primeras dos ediciones.

La fiesta consiste en una mezcla de muchas ideas extraídas de fiestas típicas de otros países, como Estados Unidos, donde se juega al ping pong con cerveza (beer pong, aparece en películas… aunque la cerveza estadounidense es mucho más suave que la nuestra) como también diferentes juegos para embriagarse, bailar y divertirse hasta que la noche se convierta en día.

Si bien hoy en día este tipo de fiestas no son las que me parecen más seductoras, no pecaré de pacato al decir que no existieron o existirán momentos en los que me pueda sumar a propuestas hedónicas, algo irreflexivas e irresponsables como lo que son estas fiestas.

Sin embargo la tercera edición suma a su propuesta varios elementos nefastos, algunos de los cuales fueron borrados ¿u ocultados? de su descripción.

En primer lugar, como broma algo tardía, suma como parte del divertimento el “baño de Santa Teresa”. Muchos conocen el video filmado en el cual una mujer fuera de sus cabales quizás por drogas o alcohol fue filmada manteniendo sexo oral con muchos hombres.

El video, en mi opinión, más que sexual era humillante dadas las condiciones de la muchacha, dado que en realidad más que disfrute por parte de las dos personas, lo que se podía apreciar era como varios hombres reían y se burlaban de una mujer que les estaba practicando este tipo de sexo por menos tiempo del que un hombre normal puede llegar a tener una erección o sentir placer.

El caso llegó hasta la justicia y ponerlo como broma en una descripción de un evento de una fiesta, por más que quiera ser un recurso humorístico, es una falta de respeto hacia la mujer.

Pero lo más lamentable quizás sea la discriminación ante planchas y judíos, a quienes la entrada les es denegada por un “estricto control de derecho de admisión”.

El famoso derecho de admisión ha hecho que muchísimos hombres y chicas no entren a discotecas por las más diversas razones: la forma de vestirse, su sexualidad, su edad, su apariencia, caprichos de quien cuida la puerta, etc. Todos hemos vivido situaciones de este tipo, o conocemos gente cercana que las vivió. Un evento con tantos invitados (13 823) y al que asistirán según Facebook 308 personas, seguramente cuente con personas que hayan tenido esa lamentable experiencia.

La discriminación a los planchas muchas veces existe porque asociamos esta forma de vestir o de hablar con la delincuencia, lo cual es un prejuicio. Asociar la pobreza con la delincuencia es moralmente incorrecto, por más que existan casos en los cuales coincida que personas que podemos identificar como planchas roben. Puede que esa estética, esa forma de ser o de hablar no nos guste, pero tenemos que respetarla como también ellos deben respetarnos a nosotros.

Quizás no podamos cambiar como determinadas personas nos traten, quizás ustedes piensen que los planchas a veces nos gritan cosas, al menos a mí me pasa por mi sexualidad. Sin embargo, el respeto parte desde mí, y el poder para cambiar está en mí. Si yo no predico con el ejemplo, no puedo reclamar después que se me trate así.

Lo segundo en cambio, la discriminación a los judíos es lo que más me preocupa. Me preocupa porque en un país con un 0,3% de población judía, que este colectivo en particular sea visto como diferente y se lo quiera separar de un “nosotros aparentemente normal” es hasta ridículo.

El estado avanza en la educación del Holocausto (Shoá), y somos los jóvenes los que replicamos un modelo discriminador hacia un colectivo religioso y cultural. No tiene mucho sentido. No sé donde hunde sus raíces. ¿Quizás en los padres o abuelos, que veían al judío como avaro comerciante? ¿Quizás en ver como una parte de este colectivo vive en pocitos y goza de un nivel socioeconómico en particular?

Este tipo de discriminación es ilegal, y como tal en general está oculta. Ver casos así donde sale el antisemitismo a la luz es raro, y me sorprende que sea en jóvenes.

Yo no soy judío, ni soy plancha, pero me solidarizo completamente en este caso. Los judíos que conocí me han abierto puertas, brindado su amistad y hasta oportunidades que luego capitalicé para crecer y convertirme en un mejor ser humano. Y creo que el intercambio fue mutuo.

Por eso escribo con dolor esta denuncia.

Por eso creo que como jóvenes deberíamos aprender a ser más abiertos, desprejuiciados y conocer el mundo tal cual es, y no a través de los estereotipos que nublan nuestra visión.

Espero que estos jóvenes reflexionen, se disculpen y cambien su actitud. Que crezcan. Que sus valores se vuelvan más humanistas. Que en sus corazones se borren los atisbos de discriminación porque todos somos iguales. Si nos cortan sangramos, si nos discriminan lo sufrimos. Y todos hemos estado de los dos lados del mostrador. Es bueno actuar como nos gustaría que actuaran con nosotros.

Debajo adjunto un par de imágenes como testimonio de la discriminación.discriminación 2

discriminación

Encuentro (in)fortuito 7

El otro día fui a hacerme análisis de sangre de rutina, por la diabetes, y al salir lo primero que quise fue comprar algo de comer,  doce horas de ayuno no son para cualquiera. Estaba famélico.

El supermercado, de sus 8 cajas, tenía solo dos abiertas. Fui a la que se suponía era rápida. Solo llevaba mi clásica Pepsi light y un alfajor. Sin embargo resultó ser la más lenta. La caja recién abría, la cajera no tenía cambio de billetes de relativo poco valor como 200 pesos, había gente mayor antes que yo.

Y detrás empiezo a escuchar críticas,  hablando mal de la cajera primero, luego de la clienta, comentarios que llegaron al punto de ser antisemitas, “Y si, seguro que es judía no quiere pagar.” Luego siguieron, “y quién va a querer pagar, este gobierno nos está hundiendo” Y de ahí faltó criticar a Dios, porque todos se unieron en una sola crítica y nube de negatividad, hasta parecía vérsele una nube negra por encima de sus cabezas. Cada quien criticando a quién mejor le venía en gana en vez de concentrarse en ver la situación que estaba pasando.

Sólo uno dijo, y sí, con la reforma gigante que hicieron en el supermercado probablemente ahorren en personal en la mañana. El supermercado estaba como nuevo, y con 8 cajas disponibles y gente deseando trabajar, seguramente sea ese el caso.

Sin embargo, hasta que esa persona dijo eso, y como era un adulto y sonaba razonable fue aceptado (porque yo ya había hecho otro comentario, apelando a una actitud más positiva, comentario al cual ladraron, diciendo que yo porque era joven, que no tenía obligaciones, cuando en realidad estoy atravesando un momento difícil en mi vida, que por supuesto no me interesaba compartir con gente tan cerrada como esa).

Las críticas siguieron hasta que cada uno pagó. Cuando fue mi turno, la saludé con la mejor de mis sonrisas (aunque no tuviera tantas ganas de sonreír), con los mejores modales, y ella esbozó una sonrisa.

Hacía muchos años, cuando estaba en catequesis nos decían que dedicáramos un acto a Dios en el día, creo que ese fue mi acto del día. Volví a esa costumbre de hacer al menos una cosa bien, no sólo por Dios sino como ejemplo cuando voy a dar los talleres de Proyecto Shoá. Y como viene el verano y uno se olvida de lo que es estar parado y ser un ejemplo para los chicos a los que les habla, seguiré con esta práctica lo más que pueda.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: