Buscar

Etiqueta

Dios

33# Volver a las raíces en nuevas maneras

Quienes me leen saben que soy cristiano. Quienes me conocen saben que tengo una forma particular de vivir la fe, con raíces católicas pero siendo bastante liberal en mi conducta. Lo reflexionaba hoy con Luciana, una persona linda que conocí este año, me considero devoto y creyente pero no del todo alineado a la institución Iglesia Católica. Por obvias razones.

Sin embargo el pensamiento social de la Iglesia y las acciones positivas que tiene en distintas comunidades –que muchas veces se ven tapadas por los escándalos, las teorías conspirativas y el brillo molesto del Vaticano- va mucho con mi forma de ser y pensar.

Mi formación en el voluntariado, mis valores y quien soy están forjados en lo que es la caridad cristiana, en dar la otra mejilla, en perdonar y tratar de ser siempre una mejor persona. Obviamente que evolucionaron conmigo al crecer, pero la base está ahí.

Entonces la semana pasada, al ir caminando me crucé con una de las hermanas del Colegio Nuestra Señora del Luján –que queda a una cuadra de casa- y decidí preguntarle, porque había escuchado previamente algo sobre misas en el colegio. Decidí preguntarle si había misa en el colegio y en que horarios eran. Me contestó muy amablemente que eran de lunes a viernes a las 8 de la mañana y me explicó que el párroco cambiaba y a veces venía uno de tal lugar y otras veces de otro lugar. Me dijo los lugares exactos. Yo, obviamente, no los retuve.

Para mis adentros pensé: “Si seguro voy.” Y después: “Dale Fabián, no te engañes, ¿8 de la mañana? Apenas podés levantarte cuando tenés una obligación”. Y así fue pasando la semana. Y como hay otras iglesias con horarios a los que puedo ir sin problemas me dejé estar. Pero el jueves le dije a una amiga que la iba a despertar a las 9 para que fuera a Punta del Este. Ella no creyó que yo me iba a despertar. Y pensé en matar dos pájaros de un tiro. Probar esta misa y probarle a mi amiga que podía ser puntual… en algo.

Y a las 8 estaba en el colegio. Éramos las monjas, el padre (que era de otro país por su acento), una señora y yo. Yo, como usualmente me pasa, desentonaba por completo. Pero a la vez, el saber la liturgia, las canciones y como actuar en este contexto, me hacía pertenecer.

La sencillez generaba un ambiente cálido y lleno de fe, que me hizo sentir más feliz que muchas misas de domingo. Realmente me gustaría convertirlo en un hábito mientras pueda porque en ese grupo de gente que optó por una vida tan distinta a mí, me sentí parte. Parte porque compartimos algo mucho más trascendente que es la fe y los valores más básicos.

Probablemente ellos vean como pecaminoso que yo sea gay, pero si piensen en que ayudar a quienes más necesitan, porque de la necesidad de otros lleno mis propias necesidades. Y eso es uno de los pensamientos que me sostienen.

Quizás no han tenido muchas oportunidades de estar cerca de gente tan liberal (y en cierto sentido tan tradicional y contradictoria) como yo, y es una oportunidad de eliminar prejuicios. Yo tampoco he tenido una exposición fuerte a hablar con ellas.

Quizás me vuelva parte de esa feligresía.

Eso no lo sé. Solo sé que el pasado viernes entré en un ambiente donde durante media hora Dios me invadió a mí junto a todas ellas y vivimos una experiencia linda y significativa de compartir el Evangelio.

Volví a mis raíces, pero animándome a ir a nuevos lugares, buscando siempre profundizar mi pensamiento, ampliar ideas y conocer el mundo que me rodea. A veces el mundo que me rodea está a una cuadra de mi casa y me regala experiencias únicas.

Volví a mis raíces, sin volver. Nadie vuelve a ser realmente el mismo, pero revisité lugares con una perspectiva nueva y fresca y me sentí bien.

Y lo más importante de tener nuevas experiencias en la vida es sentirse bien y de forma sana, sin importar que tipo de experiencias sean.

Encuentro (in)fortuito 7

El otro día fui a hacerme análisis de sangre de rutina, por la diabetes, y al salir lo primero que quise fue comprar algo de comer,  doce horas de ayuno no son para cualquiera. Estaba famélico.

El supermercado, de sus 8 cajas, tenía solo dos abiertas. Fui a la que se suponía era rápida. Solo llevaba mi clásica Pepsi light y un alfajor. Sin embargo resultó ser la más lenta. La caja recién abría, la cajera no tenía cambio de billetes de relativo poco valor como 200 pesos, había gente mayor antes que yo.

Y detrás empiezo a escuchar críticas,  hablando mal de la cajera primero, luego de la clienta, comentarios que llegaron al punto de ser antisemitas, “Y si, seguro que es judía no quiere pagar.” Luego siguieron, “y quién va a querer pagar, este gobierno nos está hundiendo” Y de ahí faltó criticar a Dios, porque todos se unieron en una sola crítica y nube de negatividad, hasta parecía vérsele una nube negra por encima de sus cabezas. Cada quien criticando a quién mejor le venía en gana en vez de concentrarse en ver la situación que estaba pasando.

Sólo uno dijo, y sí, con la reforma gigante que hicieron en el supermercado probablemente ahorren en personal en la mañana. El supermercado estaba como nuevo, y con 8 cajas disponibles y gente deseando trabajar, seguramente sea ese el caso.

Sin embargo, hasta que esa persona dijo eso, y como era un adulto y sonaba razonable fue aceptado (porque yo ya había hecho otro comentario, apelando a una actitud más positiva, comentario al cual ladraron, diciendo que yo porque era joven, que no tenía obligaciones, cuando en realidad estoy atravesando un momento difícil en mi vida, que por supuesto no me interesaba compartir con gente tan cerrada como esa).

Las críticas siguieron hasta que cada uno pagó. Cuando fue mi turno, la saludé con la mejor de mis sonrisas (aunque no tuviera tantas ganas de sonreír), con los mejores modales, y ella esbozó una sonrisa.

Hacía muchos años, cuando estaba en catequesis nos decían que dedicáramos un acto a Dios en el día, creo que ese fue mi acto del día. Volví a esa costumbre de hacer al menos una cosa bien, no sólo por Dios sino como ejemplo cuando voy a dar los talleres de Proyecto Shoá. Y como viene el verano y uno se olvida de lo que es estar parado y ser un ejemplo para los chicos a los que les habla, seguiré con esta práctica lo más que pueda.

29#La amistad

 

La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.

Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.

Aristóteles decía esto respecto a la amistad. A mí últimamente dos amistades y alguien más me reprochan egoísmo y egocentrismo.

Otros amigos sin embargo saben que si llaman, estoy ahí para lo que precisen, pero que en la cotidiana es difícil encontrarme. Al menos en esta época de mi vida. Una época dada a la introspección.

Sin embargo los reclamos de egocentrismo de una y de otra fueron bien diferentes. Por un lado mi egocentrismo en un caso fue no prestar atención a un logro espectacular que ella había tenido, en el otro, fue producto de quejarme de por qué estando yo mal durante todo un año, el apoyo dado era tan poco, cuando yo sentía que mi apoyo y mi respeto a su trabajo y a su persona eran muy grandes.

Me di cuenta que el amor se manifiesta de distintas maneras, que hay formas diferentes de ser amigos, y algunas son compatibles con uno y otras no tanto.

Me di cuenta que no hay que ser tan duros, porque cuando uno señala con el dedo hay tres dedos que te señalan a vos.

Me di cuenta, que cada vez estoy más solo pero quienes se quedan valen el doble. O el triple.

Con un amigo ayer, tan absorto en mi mismo estaba que no lo apoyé en el momento que su abuela murió. Y decía que había tanto que él no había podido decirle. Y yo podría haber tenido muchísima empatía para con él. Porque cuando mi bisabuela murió, estando yo en Estados Unidos y habiendo soñado que moría pocos días antes, o con mi abuela adoptiva, la mamá de Paola, Norma cuando estaba en Brasil, me paso lo mismo. Hubo muchas palabras que no pude decir.

Pero estaba metido en mi mundo y lo ignoré. Sin embargo, me perdonó, o al menos me sigue hablando. Las relaciones de tantos años, pueden curar y pueden sobrellevar golpes.

fabi xtino

Creo que la amistad es un camino que se va construyendo piedra por piedra, día tras día.

Creo que Dios es sabio y nos cruza con las personas apropiadas en el momento apropiado para que crezcamos y seamos mejores.

También nos presenta desafíos y batallas, pero nada que no podamos superar. Dios aprieta pero no ahorca.

La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.

Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.

Analizando poesía: El Albatros – Baudelaire

Tuve la oportunidad de volver a encontrarme con la literatura y analizar junto a un amigo un poema. Acá queda nuestro trabajo, desmenuzando el albatros.

El Albatros – Análisis del poema

Por distraerse, a veces, suelen los marineros
Dar caza a los albatros, grandes aves del mar,
Que siguen, indolentes compañeros de viaje,
Al navío surcando los amargos abismos.

Formalmente podemos ver que el poema tiene cuatro cuartetos, por lo que se lo puede relacionar al parnasianismo. . Retornan al clasicismo, buscan la perfección de la forma y en el contenido se oponen al subjetivismo romántico.

El parnasianismo fue un movimiento literario francés de la segunda mitad del siglo XIX creado como reacción contra el romanticismo  el subjetivismo y el socialismo artístico. El parnasianismo surge como oposición (antítesis) del romanticismo. Los parnasianos preconizaran una poesía despersonalizada, con una marcada preferencia por la antigüedad y por el lejano Oriente El parnasianismo francés tuvo una influencia decisiva en la corriente literaria latinoamericana del modernismo, siendo su principal exponente el poeta nicaragüense Rubén Darío.

Uno de los rasgos del parnasianismo es el exotismo (antigüedad y medio Oriente son temas del parnasianismo).

El albatros es un ave del sur (algo que para Baudelaire es exótico –Baudelaire nunca viajó fuera de Europa-).

Sin embargo, el mar se relaciona con el romanticismo (opuesto al parnasianismo). Hay una ironía en el poema porque los pasajeros (que representan a la sociedad), se divierten a través de la tristeza de otros. La situación del poema está planteada en el mar.

En los dos primeros versos encontramos planteada la situación de los albatros en relación al navío que acompañan. Es decir, los hombres que tripulan el barco –que representan la sociedad en la que Baudelaire se encontraba, agresiva para con él y su arte- atacaban al albatros –que representa al poeta-. La tripulación es agresiva porque, para divertirse dañan al albatros.

En este sentido encontramos relación con uno temas de Baudelaire: spleen. En francés, spleen representa el estado de melancolía sin causa definida o de angustia vital de una persona (depresión por la vida, nostalgia). Fue popularizado por Baudelaire.

Además vemos que estos hombres no aparecen individualizados, sugiere el anonimato que surge de la multitud (elemento típico de la ciudad –ambiente en el cual el autor se movía-). Los albatros aparecen presentados como “grandes aves de los mares”, se sugiere la majestuosidad de estos, y además conectamos a las aves con la idea de la libertad y de lo sagrado por la ubicación en las alturas. En general asociamos el cielo con Dios, y el volar con ser libres (por eso es sagrado y libre).

En estos primeros versos visualizamos que el albatros simboliza el poeta y la tripulación a la sociedad, por lo tanto se sugiere la relación conflictiva entre ambos.

En los siguientes dos versos encontramos una diferencia ya que se plantea el punto de vista de los albatros; “indolentes compañeros de viaje”, se manifiesta el aislamiento del poeta con la nula integración en la sociedad (Baudelaire fue considerado un poeta maldito, por su estilo de vida lleno de vicios, quien además solamente logró  escribir un libro, llamado Las Flores del Mal, que en su época no fue bien recibido –la gente no lo quería leer-).

En “amargos abismos” encontramos una sinestesia. La Sinestesia consiste en mezclar sensaciones de órganos distintos (audición, visión, gusto, olfato, tacto) o mezclar dichas sensaciones con sentimientos  (tristeza, alegría, etc…). La sinestesia en el verso se encuentra en que refiere al mar a través de dos sensaciones distintas. Una que se percibe a través del gusto (amargo) y otra a través de la vista (abismo). Este recurso connota la tristeza y oscuridad de este espacio.

Apenas los arrojan sobre las tablas húmedas,
Estos reyes celestes, torpes y avergonzados,
Dejan lastimosamente arrastrando las alas,
Sus grandes alas blancas semejantes a remos.

Encontramos que nombra la “cubierta”, algo creado por el hombre, cuando dice “reyes” se refiere a las aves –que estando volando en el cielo son los reyes del mismo-  y con “azul” refiere al cielo, es una metáfora que refiere a los albatros. Metáfora porque habla de los albatros sin nombrarlos directamente, sino caracterizándolos en el cielo como reyes. Una metáfora es una expresión relacionada a un objeto o idea particular pero que se aplica a otra palabra o frase para dar a entender que hay una similitud entre ellas.

Connota la superioridad, el poder, esa expresión sustituye “albatros”; que cuando caen en la cubierta son “seres torpes y vergonzosos” ya que no están en su ámbito natural que es el cielo. La cubierta es como si transformara las alas en “remos”. En el poeta simboliza que el uso de la imaginación que él podía hacer en un lugar libre, como el cielo para los albatros, se verá limitado por la sociedad, representada por la gente en la cubierta.

La cubierta aparece en el ámbito de lo concreto, es algo material creado por el hombre que se opone al cielo, como ámbito de lo natural.

“Dejan lastimosamente…” refiere a la pérdida con dolor, en contra de su voluntad, lo tienen que hacer pero eso les genera dolor. Hay una comparación con remos y alas. Las grandes alas se concretan con lo natural y es el elemento que le da libertad, también notamos el daño que produce la caída cuando compara con remos. Las alas blancas para el poeta son la imaginación, que para el poeta no le sirve vivir en sociedad. El poeta en la sociedad (el barco) no funciona, por eso dice que las alas (que representan su imaginación) no funcionan allí. El poeta no se siente libre de crear en medio de una sociedad agresiva.

Este alado viajero, ¡qué inútil y qué débil!
Él, antes tan hermoso ¡qué cómico y que feo!

¡Uno irrita su pico con una pipa encendida

otro imita, rengueando al inválido que volaba!

“Alado viajero” es una metáfora que refiere al albatros, que connota la idea de compañía, tránsito, superioridad y mirada amplia. Hay un paralelismo sinonímico con una estructura sintáctica similar. Se refiere a la misma idea con el objetivo de enfatizar en ella.

El Paralelismo consiste en la semejanza entre distintas partes de un texto. El Paralelismo Sinonímico es aquel que repite aproximadamente el mismo contenido.  

Se reafirma la nula identificación que se concreta con la idea del anonimato, propia de la multitud. “Irrita pico” refiere al daño físico que si lo conectamos con el poeta refiere a la censura (porque no lo dejan expresarse en sus poemas).

“otro imita, rengueando”; eso produce un daño psicológico y emocional. Ahí vemos como lo cómico tiene una connotación de desprecio. Se ríen de una discapacidad, es decir no solamente la hayan divertida sino también despreciable, indeseable. Ellos no querrían tener esa discapacidad.

El Poeta es semejante a este príncipe de las nubes,
Que frecuenta la tormenta y se burla del arquero.
Exiliado en el suelo, en medio de abucheos,
Sus alas de gigante le impiden caminar.

Se compara al albatros con el poeta, el poeta es el término comparado (que recibe nuevas características). “semejante a” es el nexo comparativo, es el “príncipe de las nubes” es el término comparante. Agrega información o connotaciones formado por una metáfora: sugiere la majestuosidad del ave cuando está en su ámbito. Encontramos otra metáfora en “frecuenta la tormenta”, connota que afronta las situaciones, esta metáfora sugiere el peligro que implica la sociedad. Aparte “exiliado” es el destierro involuntario, forzoso, lo han sacado de su ámbito en contra de su voluntad. “En medio de abucheos”, abucheos refiere a la sensación de burla, rechazo, implica ruidos molestos, está planteada nuevamente la censura a través de esa imagen auditiva.

11# Mi identidad 1.1

Para comenzar con este ejercicio, que creo que todos deberíamos haber en algún momento, debe comenzar con una guía simple de preguntas intuitivas. Yo voy a trabajar con la primera, con la más básica.

Para luego quizá seguir avanzando.

Trabajaré con esas que surgen cuando cerramos los ojos, como solemos hacer antes de dormir y o en mi caso mientras rezo (cuando me acuerdo).

O mientras me baño.

O en los momentos más azarosos, más poco personales como cuando estoy almorzando con mis nuevos compañeros de trabajo.

La primera pregunta le tengo pensada. Lo que no sé aun es que voy a responder. Simplemente me voy a lanzar a escribir.

¿Quién soy?

Mi búsqueda por la identidad recorrió demasiados caminos como para poder ser definida con una simple respuesta. Soy:

1. Hombre. Porque nací del sexo masculino y si bien no sigo un modelo clásico heteronormatizante me considero hombre.

2. Cristiano. En mis valores están los valores de nuestro Señor Jesucristo e incluso algunos mandatos subliminales de la Iglesia Católica, pero también sus valores. Amar a Dios por sobre todas las cosas, amar al prójimo como a uno mismo.

3. Voluntario. Yo doy por que yo necesito. Yo necesito muchísimas cosas por algo yo doy mi tiempo, mi conocimiento y todo lo que puedo para tratar de ayudar a otros que en el final me terminan ayudando a mí. Defino el voluntariado como forma de vida. Como actitud cotidiana. Soy miembro de Proyecto Shoá y ex miembro de Serví Tu Ciudad y alumnus de AIESEC. Tres instituciones que me marcaron.

4. Soy el miembro que falla en una familia. Realmente en este momento no logré ocupar los lugares que corresponden como hijo y como hermano pero voy a lograrlo, porque creo que es algo que me define.

5. Gay. Me gustan los hombres tanto sexual y eróticamente como compañeros de ruta, de vida. Me ve construyendo la vida al lado de otro loco lindo como yo, difícil de encontrar, como una aguja en un pajar. Ya lo encontré una vez. Veremos si Dios me concede esa dicha nuevamente.

6. Soy sobreviviente al bullying. Como ex victima de bullying y victima de discriminación casi cotidiana logré sobrevivir sin romper como mis ideales cristianos de paz, de dar la otra mejilla de tratar de ser la mejor persona posible. Sin embargo todo esto tuyo efectos en mi autoestima, en la forma en que me veo a mi mismo, en las relaciones que trazo con mis amigos, en las cuales siempre quiero agradar, en que no me siento cómodo en ningún lado ni tengo realmente raíces o sentimientos de pertenencia fuertes.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: