Buscar

Categoría

Ideas

Acordes cotidianos

Suena en mis oídos la música que siempre suena y todo el primer ómnibus de día y ya lejos quedó mi desayuno, mis inyecciones y pastillas que me permiten continuar vivo.

En el balanceo del ómnibus entre cierro los ojos mientras me empuja toda mi voluntad para continuar el día. Para continuar con mi vida. Y miro al mundo despertarse y pienso si realmente están despiertos. ¿Realmente estoy despierto?

Y la música cambia en este teléfono inteligente, cambiando absolutamente la atmósfera reflexiva de lo que escribo. Y las palabras igual fluyen pero son un río sin un curso fijo ni un destino determinado.

Y el cielo está gris y parece que hubiera perdido la guerra y a veces lo extraño. Extraño a ese hombre que me hizo suyo durante algunos meses, pero aún no estoy limpio.

Y pienso en todos a los que mi impureza no les importa porque ven en mi un poco de consuelo y amor que a veces les falta. Amor que a mi me falta y que decido entregar porque el amor no se retacea, se multiplica.

Y el día continúa, y subo de a poco las escaleras mientras sigo escribiendo, mientras sigo intentando cuidarme un poco, principalmente para poder seguir dándome a otros.

Sin embargo si me soy honesto también arrastro los pies en el viejo piso de pequeñas venecitas verdes antes de zambullirme en la piscina pensando infantilmente que podré arreglar mi autoestima si cambio ligeramente mi envase.

Y eso es contradictorio a todo lo que digo creer pero es curioso que no siempre sentimos lo que creemos.

El día continúa y con el me olvido de esta reflexión, porque brillan miles de soles a diario, aún en los días nublados.

Anuncios

Ser incluido

De repente sentir que este es mi lugar

y que nosotros ponemos las reglas

y que me dejo llevar

como río que inexorablemente irá a un mar.

 

Y nuevas coincidencias

y la desesperanza de antaño

que me mete en lugares recónditos

que no son lugares

y vuelvo a lo terrenal

y dos extraños conocidos me llevan a jugar en Las Vegas con los chicos que mi subconsciente aún ve como todo lo que no soy

y a lo que no pertenezco

como turista en mi propia tierra

que en mi interior aún no es mía.

 

Quince años luego de realmente no pertenecer,

y de tener aquella errada impresión

de que los demás se sienten cómodos en su propia piel,

puedo sentir que pertenezco

aunque no exista pertenencia

porque siempre se anhelan las ausencias.

 

El deseo contenido

ironías del destino

roces y mimos

y miradas que por momentos son profundas

complejas y tristes.

 

Yo las veo

porque son un espejo de lo que soy,

y de lo que siempre en parte seré.

 

Y pregunto porque me importa

aunque sea por ese instante

de absoluta entrega

de intimidad con ropa

porque lo que caen son las armaduras.

 

Cuando no se que decir

simplemente atino

en un gesto automático

a sonreír

Esperando que esa mueca

me haga escapar de todas mis falencias

Y me haga sentir que no tengo deficiencias.

 

Generalmente esa sonrisa

que esconde miedos

también muestra mi dulzura

mi humanidad entera

y en mi fragilidad

vulnerable y sin subterfugios

termino protegido.

 

Y de repente

en este silencio ensordecedor

no siento temor

ni siento reparos.

 

Me siento al amparo

de mis nuevas fortalezas

que me permiten afrontar con entereza

momentos que ya no son de debilidad

ni de tanta incomodidad

sino felices,

compartidos

con extraños conocidos.

En respuesta a lo publicado en el Diario El País sobre la presentación de Manini Ríos en el ciclo de presidenciables de la B’nai B’rith

Me parece patético que el titular de un diario acerca de la presentación de un presidenciable sea que es “cantado” que en Uruguay va a haber un atentado terrorismo.

manini rios

Era obvio que en donde hizo esa presentación alguien iba a preguntar por atentados, cantado dice, sin evidencias de verdad de absolutamente nada, sin las condiciones que se dan donde realmente ocurren atentados terroristas, sin que en ningún país de la región post década de los 90s ocurriera nada, alarmando a la población. Y a una población sensible con ese tema. Un irresponsable, un crápula y un cara dura.

Lo de Gomensoro fue terrorismo y el señor fue un encubridor. ¿Alguien de ese auditorio habrá preguntado algo sobre eso o la empatía es selectiva?

La AMIA duele, David Fremd duele, las pintadas antisemitas duelen, pero también duele que exista gente que le niegue el derecho a la verdad y justicia a víctimas del terrorismo de Estado o que no entienda los derechos de las mujeres o que sienta que vea cómo nazis lo apoyan es una casualidad y no producto de lo que su imagen política genera en la audiencia.

Me da vergüenza como teniendo en sus bases a neonazis la B’nai Brith lo invita. ¿Un comunicado alcanza para tapar el hecho de que este candidato atrae a racistas y discriminadores y que este partido es básicamente Manini Ríos? Me da vergüenza porque los gentiles que trabajamos en serio contra el antisemitismo, nos importan los derechos humanos de todos y no sólo de algunos como a Manini Ríos (votante del pre referéndum contra la ley trans, contrario al aborto -diciendo, sin estadísticas ni apoyo del conocimiento en ciencias sociales acerca del tema- que las mujeres lo usan como método anti-conceptivo).

Me da vergüenza que se olvide que la Shoá comenzó con discriminación y se le dé cabida a gente que discrimina a otros.

Seguramente va a haber gente que me responda que ese espacio le da la chance a todos, pero ¿hasta donde es válida la libertad de expresión cuando alguien al hablar y al hacer vulnera los derechos humanos de otros?

Todos esos que respondan a mi critica a la B’nai B’rith que hablen tranquilos que seguiré trabajando dos tercios del año (entre formarme, escribir y difundir acerca de la Shoá) con el mismo compromiso, porque las causas justas lo merecen aunque exista gente y organizaciones que no vea en otros causas justas y les de espacio a personas nefastas cómo está.

Enlace a artículo del Diario El País Uruguay respecto a los dichos en el evento de la B’nai B’rith:

https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/cantado-ocurrira-atentado-pais-dice-manini.html?utm_medium=elpaisuyfb&utm_source=Facebook#Echobox=1565869035

 

Indignaciones cotidianas #1

Ayer fue la concentración/marcha por la conmemoración del día de los Mártires Estudiantiles. Por supuesto que acaté el paro parcial de AFUTU con la más absoluta convicción de la pertinencia del mismo y acompañe la concentración un rato hasta que me tenía que ir a otro compromiso previamente adquirido.

martires 1

Mientras iba en el ómnibus en un momento una señora pregunta porque la demora, que es esa marcha y entre despierto y dormido (los ómnibus me dan sueño y tenía la suerte de tener asiento) le contesto, porque alguien le había dicho que era por Líber Arce.

Ella, visiblemente molesta por la inconveniencia de que jóvenes recuerden el pasado, salgan a las calles a manifestarse para que no pase en un futuro, sumándosele también su oposición a una reforma constitucional que saca a los militares a las calles (y como ya sabemos la última vez nos salió mal eso de que se metan en lo interno, en la seguridad pública, porque no es su especialidad el respeto a las normas democráticas ni el trabajo en seguridad interna, ellos se deben al trabajo en el caso de una guerra o emergencia nacional).

Martires estudiantiles 2

Sigue diciendo que eso pasó hace 30 y pico de años y le retruco que si fuera su hijo no pensaría qué pasó poco tiempo. Y se arma una discusión en el ómnibus donde todos pensaban en si mismos y en su propia comodidad y nadie en él derecho a la libertad de expresión, en que es un día al año y es siempre el mismo día y se puede prever desde los inspectores de tránsito y el gobierno como hacerlo más eficiente.

Pero no, ellos se quejan de los jóvenes que se manifiestan y todavía los ridiculizan diciendo cosas como que el año que viene ponen un puesto de bebidas alcohólicas en mención a muchos estudiantes tomando alcohol. Una vez más, no critican a quien vende a menores sino a los jóvenes (aunque muchos eran mayores de edad, miembros de gremios universitarios y público en general acompañando). Ganamos la libertad de poder tomar alcohol en la calle, de tener el pelo q falda a una mujer para poder entrar a un liceo, no tener miedo a que compañeros estudiantes o profesores desaparezcan.

Al final me corrí de asiento porque la ira era incontenible. Y me encontré con otra cara del mismo problema. Me puse a charlar con una señora que si manifestó durante su juventud, y en todas las marchas del silencio, y que dice que ahora es un boleto. Ella ya no vota, supongo que tiene la edad para no hacerlo más, y no la renovó a su credencial porque no renovó su esperanza en que las cosas cambien, en que se termine la impunidad y ¿quién puede culparla? Dos veces votamos para mantener la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, una ley ilegal y condenada a nivel internacional porque los crímenes de lesa humanidad no prescriben.

Una vez más sentí vergüenza de ser uruguayo y de lo tibio que somos… y como en la Marcha del Silencio también sentí orgullo de un pequeño gran río de gente que sí alza la voz para que no vuelva la oscuridad a nuestro país ni se olvide.

martires estudiantiles 3.jpg

No estoy listo

Pensaba que estaba listo para escuchar que me amabas

pero no se que esperaba

a donde iba

o quien me llamaba.

 

Y no estaba listo

y estoy perdido

en una oscuridad absoluta

y esa noche me desgarra. 

 

Me perfora como el sonido de las tizas contra la pizarra

me parte como la piel áspera de mis manos sucias

esa tristeza infinita

inconmensurable

inexplicable.

 

Y no estoy listo para amar

ni para oírte.

No estoy listo.

Una mirada frente a una invitación

Miradas que van y vienen. Y me percato de ellas al instante. Palabras que suenan a lo lejos. O quizás suenan muy cerca y yo pretendo no escuchar. Durante años decidí no escuchar. Pero siempre tuve muy buena vista, incluso mirando tras cristales dañados o empañados o sucios. Y al sentirme mirado, bajaba la cabeza. A veces aún lo hago. Como si estuviese desnudo. Y el corazón me late tan rápido como la cantidad de pensamientos. Sobre cómo no encajo. Sin dudas no pertenezco.  Sobre cómo me disfrazo sin demasiado éxito.

Y desde afuera quizás se vea como una quimera. Un simple chico rubio. Y que algunos dirían carilindo. Y que algunos dirían que se viste demasiado llamativo. Y que sin dudas nadie piensa que quiere pasar desapercibido. Ser invisible o ser entendido.

Y desde adentro me siento incomprendido, que no pertenezco y que no le encuentro sentido. Sentido a los espacios en los que debería estar habitando… camuflado, integrado. Y sin embargo sea donde sea siempre me siento ajeno. Y pronto será viernes. Y pronto será la noche de un bonito show. Al que fui invitado como también el día anterior a otro lado, donde tampoco siento pertenecer aún si quisiera.

Por alguna razón me genera menos nervios, el jueves que el viernes. El jueves no es día de celebración, siempre puedo escudar mi incomodidad con vagas excusas y volver a mi rincón donde nadie me hará preguntas. Donde nadie me hará.

El viernes es volátil. Y miradas pueden ir y venir. Y yo no saber leerlas. Puedo parecer demasiado intenso o demasiado frío. O demasiado distraído aunque esté todo el tiempo autoconsciente. De lo delgado de mis brazos y lo amarillo de mis dientes. De granos que aún no me abandonan, de grasa qué abulta mi vientre. De no saber qué decir o decir demasiado. De no sentirme relajado. De verme apretado. En mi propia consciencia de mis imperfecciones y autoexigencias.

Yo soy volátil para adaptarme a los viernes. Para ocultar todo lo que siento frente a la inseguridad y la duda.

Y desde afuera quizás no se vea nada de esto, a veces pienso. Piensan que pienso demasiado y sin duda a veces lo pienso. ¿Pero qué pasa si ven todo con mi misma mirada?

Día del Orgullo – Por Fabián Álvarez

Este día del Orgullo es un día muy especial. Es un día de lucha, de recuerdo de quienes nos precedieron en la lucha por nuestros derechos, por despatologizar la homosexualidad como enfermedad y la lucha por el respeto y la dignidad de nuestros cuerpos disidentes, de respeto por nuestra identidad y nuestros derechos humanos continua.

CD45B9E7-19C9-48FA-824C-CCEB3A7CD046.jpeg

Hace alrededor de 80 años los homosexuales fueron enviados a campos de concentración por parte de los nazis y como ellos muchas personas fueron víctimas de persecución. La dictadura uruguaya y la primera administración de Julio María Sanguinetti practicó razzias contra nuestro colectivo. En un día como hoy es importante recordar. Somos un colectivo con poca memoria, y eso debe cambiar.

Dentro de nuestro colectivo es especial la situación de la población trans cuya precariedad laboral, educativa y de salud recién se comienza a trabajar para reparar y tenemos políticos en el sistema uruguayo como Veronica Alonso, Dastugue, Iafigliola y Amarilla, del Partido Nacional que consideran que se otorgan con la Ley Trans Ya privilegios a una población cuya media de vida es la mitad que la del resto de la población uruguaya, cuya discriminación e invisibilización está presente incluso en quienes defienden los Derechos Humanos, los medios de comunicación, el sistema político, la justicia que no llega en los asesinatos y ataques de odio.

F91785CA-8F26-42B1-94F3-25ECA8CF9A84.jpeg

Se cumplen 50 años de Stonewall, las protestas en NYC que dan la fecha al día del Orgullo y que marcan un punto de inflexión en la lucha por el reconocimiento de nuestra dignidad humana. Pero que sin dudas no son el comienzo de la lucha… ni el fin.

Fundamental es recordar a las víctimas de la epidemia del VIH-SIDA y la discriminación, desidia y abandono que enfrentaron los primeros que la padecieron y que The AIDS Memorial estuvo recordando en sus publicaciones en Instagram a lo largo del mes.  Continuar educando en eliminar los prejuicios, la prevención, el chequeo y el tratamiento y buscar la mejora de las condiciones de vida es un pilar de la lucha del colectivo LGBT y muchas veces está incluso invisibilizado dentro de nuestra comunidad. 

Miles de intelectuales, artistas y muchos miles más de anónimos y anónimas, aquellos tíos eternamente solteros, aquellas que se quedaban a vestir santos fueron invisibilizados por la imposibilidad de vivir sin miedo y fuera del closet. Por ellos hoy hablamos y recordamos.

Algunos valientes hablaron y su voz fue más fuerte que la de una multitud. A esa gente le debemos tanto y les estoy agradecido.

BC666C11-EEC8-4FF2-A58C-A9908737E1A1.jpeg

Desde niño vivo la discriminación. Se me corrigió la forma de caminar, se me prohibieron juegos y programas de televisión para mirar. El tránsito educativo fue una tortura de comienzo a fin. Se me prohibió entradas a boliches. Hasta una vez una persona me tiro un vegetal en mal estado desde un carrito de hurgadores en Punta Carretas hace no tantos años.

El Día del Orgullo no es un día de celebrarnos solamente sino también de mostrarle al mundo que resistimos, que sobrevivimos y que seguimos adelante brillando con todo ese glitter que aparece en las marchas.

Y que estamos acá para seguir dando batalla.

C1F96815-8FDF-44EF-9B87-0F37B5038CD1.jpeg

Taylor Swift lanzó su nuevo tema “You need to calm down” y se consolidó como el gay icon que no sabíamos precisábamos

Taylor Swift hace poco hizo un livestream por Instagram de alrededor 9 minutos que todos los swifties miramos independientemente de que fuera lo que estuviéramos haciendo, porque tras años de silencio mediático en la era Reputation, donde no habría explicación, solo reputación, recuperamos a nuestra bubbly TayTay que tanto extrañábamos.

378C11CF-76CF-4E6C-9B72-E831C60054E2

En ese livestream nos confirmó algo que todos los fans de ley sabiamos, su álbum se llamará Lover, palabra repetida dos veces en su single ME! y que aparece en el videoclip lo suficiente como para que todos los atentos a las pistas a las que Taylor nos tiene acostumbrados lo viéramos. Asimismo nos contó que su álbum tendrá 18 canciones (muchas canciones como casi todos sus álbumes salvo Reputation) y cuatro versiones deluxe que deberé comprar (ya estoy tramitando la tarjeta Mi dinero para comprar por internet).

CFE07C9F-35FC-4F22-A3D8-71E887DFA93F.png

Taylor Swift a lo largo de su carrera se caracterizó por un silencio casi imperdonable en asuntos de política, de defensa de derechos y de cualquier asunto que pudiese generar polémica entre sus fans. Naciendo de la tradición country quizás tenía miedo de que sus fans más conservadores la rechazaran. Además arrancó siendo una adolescente. Aunque ya en Speak Now en el video de Mean aparecía un chico gay sufriendo bullying… ¿Qué tan justo es pedirle a una adolescente que se pronuncie sobre tantos asuntos sobre los que no tiene una opinión formada?

Taylor ya no es una country darling de rubios bucles y aunque sigue siendo America’s sweetheart encontró de a poco su voz. Desde 1989, donde en Welcome to New York incluyó la línea “and you could want who you want, boys and boys and girls and girls”  planteando ya un apoyo tácito a la diversidad sexual y luego apoyando financieramente la batalla legal entre Kesha y Dr Luke, a quien ella acusa de abuso sexual y de frenarla por razones contractuales de poder desarrollar su carrera hasta que enfrenta su propio caso de abuso sexual, presentándose en todas las instancias legales, ganando el caso y pidiendo un dólar simbólico como retribución y donando muchísimo dinero a causas relacionadas con la lucha por el abuso sexual hacia mujeres.

Donar dinero no es algo ajeno a la estrella pop. Se popularizó el término swiftmas dado que, ella revisando redes sociales se ha contactado de múltiples maneras con sus fans, invitándolos a participar de videoclips como Shake it off, invitándolos a su casa (cocinando galletitas para sus agasajados) a escuchar previamente sus álbumes y visitándolos a sus casas, en hospitales e incluso en sus despedidas de soltera o en una boda gay en la que cantó la canción King of my heart. Volviendo a swiftmas, ha enviado paquetes personalizados para sus fans. También ha donado dinero para diversas necesidades, tiene su fundación. Es decir que tiene una conexión poderosa con sus fans aunque nunca se ha manifestado políticamente incluso durante la elección de Donald Trump.

Todo esto cambio en las mid-term eleccions en las que, a través de un largo posteo en Instagram pidió que los jóvenes se informaran, que ella en Tennessee votaría a un demócrata, que sentía la representaba por lo importante que es la participación de todos para generar cambios. A partir de entonces ya no permanecería callada en estos asuntos.

Sin dudas no lo hizo. Durante sus conciertos en su última gira hizo hermosos discursos sobre el mes del orgullo, sumándosele a los tradicionales discursos de aceptación personal y de amor propio frente a las rupturas y a los hopeless romantics que somos su fandom.

Cualquier demostración de amor y de reconocimiento a sus fans LGBT nos hubiera alcanzado pero nos llenó el alma cuando escribió una carta a su senador para que luchara por la aprobación de la Equality Act en la que se reconociera a la población LGBT como ciudadanos con la misma protección legal en Estados Unidos, exponiendo así el problema de forma global. Fans del mundo firmamos el acta y el senador en cuestión respondió y se comprometió a trabajar en el asunto. En su última aparición pública en el Wango Tango fue vestida de arcoíris y antes de cantar Delicate hizo un hermoso discurso dirigido a nuestra comunidad.

95AAB814-6D1B-4867-B42B-C4AF31F82C9B

Pero Taylor Swift cuando hace algo y se compromete lo hace all the way. Hoy lanzó un tema llamado You Need To Calm Down en la que se dirige brevemente a sus detractores para luego hablar de aquellos que quieren plantear la idea de que solo una mujer puede triunfar en el pop. Luego pasa a una defensa acérrima de sus amigos de la comunidad LGBT, diciendo frases como “shade has never made anyone less gay” o “why are you mad when you could be GLAAD” refiriéndose a una organización en defensa de los derechos LGBT “Sunshine in the streets in the parade when you’d rather be in the dark age… making that sign must have taken all night” acá podríamos ver una referencia a la Iglesia Bautista de Westboro, famosa por sus carteles humillantes en entierros a personas LGBT y otra clase de humillaciones públicas a nuestro colectivo. “You just need to take several seats and then try to restore  the peace and control your urges to scream to other people you hate…”  En este fragmento condena a quienes discriminan, y toma una postura firme.

Quienes seguimos a Taylor Swift hace más de 10 años jamás imaginamos a nuestra más querida darling haciendo esto en una canción upbeat pop y mucho menos acompañada de acciones políticas concretas en las que podemos ver qué no es solo una acción de marketing. Que hoy por hoy la estrella pop más grande, poderosa y rica del mundo decida defender a una de las poblaciones más desprotegidas y discriminadas del planeta nos hace querer apoyarla aún más no solo porque es una mujer que se hace querer porque es nuestro diario íntimo colectivo hace tanto tiempo para una generación de entre 10 y 30 años sino que hoy la admiramos por sus convicciones y por otra serie de cosas que nos puede ofrecer como persona además de cómo artista de calidad, como la escritora pop más prolífica de su generación y como una de las intérpretes más completas del mundo del espectáculo.

Ahora me iré a escuchar en modo repetición su último single hasta que lo sepa de memoria. Les recomiendo a todos hacer lo mismo.

Reputación

Faltan quince minutos para la una

y siento tu calor

y nos rodea blanco

que era absolutamente impredecible cuando nos conocimos.

 

La reputación nos antecede,

por como nos conocimos

por la diferencia de tu cuerpo y el mío

y los prejuicios me dieron miedo

únicamente una milésima de segundo

porque lo que sentimos precede

y entre sábanas y cenas

construimos nuestra propia fortaleza.

 

Y me separé de tus brazos para de verdad poder dormir a tu lado

como hago desde finales de marzo

y como nunca pude dormir con otro hombre

con la certeza de dormir en la seguridad

de que tus abrazos hasta me cubren de la lluvia

y el viento que a lo lejos se escucha.

 

Y siento cosas para las que las palabras concretas se quedan cortas

algunas quizás aún quedan grandes

pero este miércoles de madrugada

me sueño contigo un millón de semanas.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: